miércoles, junio 19, 2024

Benito Abraham Orozco, Opinión

México y la democracia ganaron

            Más que contundentes los resultados de la elección presidencial 2024, con un amplio margen entre la candidata ganadora Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez, rondando en los 32 puntos porcentuales entre una y otra, según los resultados del Conteo Rápido realizado por el INE.

            Con un nivel de confianza del 95 por ciento y una participación entre el 60 y el 61 por ciento, dicho Conteo reportó una votación de entre el 26 y el 28 por ciento para Xóchitl Gálvez, entre el 58 y 60 por ciento para Claudia Sheinbaum y entre el 9 y el 10 por ciento para Jorge Álvarez.

            Esa diferencia tan holgada, tan incuestionable, en contraste con las ofensas, desprecios, mentiras y fantasías del PRIAN y de sus seguidores, bien pudieran justificar posturas de alarde, burla y revanchismo de la propia presidenta virtualmente electa, de la coalición que la postuló y de sus simpatizantes y electores, pero de eso no se trata. En lugar de tales despropósitos debe buscarse la reconciliación de los mexicanos, como lo ha mencionado y ofrecido Sheinbaum Pardo, esperando que no tengamos otros seis años de infundios y resentimientos, y que no haya la necedad de la oposición para complicarlo todo.

            Advertidos están los del PRIAN que esa gran mayoría que optó por continuar con la Cuarta Transformación, como lo hicieron con AMLO, votamos por una propuesta de gobierno que encabezará la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo, y que no les extrañe que la lleve a cabo, máxime que tal parece se consiguió el Plan C, que permitirá aprobar las iniciativas legislativas necesarias para que México permanezca por el buen rumbo.

            El dos de junio no hubo ese aparato gubernamental pretendiendo comprar y amedrentar voluntades, como por décadas se impuso en los procesos electorales. No hubo ese régimen dictatorial que se supone debería infundir el miedo para inhibir preferencias contrarias. No se coartó la libertad de expresión de nadie, ni se requisaron medios de comunicación. Cada quien pudo asistir a las urnas a emitir su sufragio con plena libertad. Qué mejor muestra de que nuestra democracia en construcción fluyó adecuadamente.

            Pero ese refrendo a la Cuarta Transformación no es casual, gratuito, pues tiene su fundamento en el valiente, sensible, decidido, eficiente y honesto desempeño de un ejemplar estadista, Andrés Manuel López Obrador, así como en el esfuerzo comprometido de sus colaboradores. Hay que trabajar EN BUENOS GOBIERNOS para convencer. Igualmente, la limpia y excelente trayectoria de Claudia Sheinbaum, principalmente con los atinados resultados en su paso por el gobierno de la CDMX, contribuyeron primordialmente a que la gente hiciera conciencia de que el país ha ido por buen rumbo en el presente sexenio.

            Indudablemente la oposición (la derecha) también hizo su trabajo en ese propósito de continuidad, ya que con ese desdén hacia los que menos tienen y con su desfachatez y acciones humillantes contra quienes piensan diferente a ellos, pues obtuvieron rechazo en lugar de simpatías. La verdad no entiendo cómo con improperios pretendieron allegarse de adeptos, habiendo tenido un resultado evidentemente contraproducente. A uno que otro “intelectualoide” de fama nacional y local, habrá que hacerles ver que con “pendejear” y “taruguear” a quienes consideran inferiores a ellos por pensar distinto, lo único que evidencian es ignorancia e intolerancia. Hago votos porque estas personas reciban sensatez y se pongan a trabajar para convencer con hechos a quienes piensan distinto. Por favor, YA BÁJENLE, no sigan perjudicando la tranquilidad del país con dudas como las que continúa expresando Xóchitl Gálvez (aún y cuando ya reconoció el triunfo de Sheinbaum), que lo único que provocan es una mala imagen con su consecuente y rotundo rechazo. De veras se ven mal.

            Asimismo, es necesario que esas jerarquías religiosas y determinados ministros de culto, que tuvieron conductas vergonzosas, reprochables y decepcionantes por hacer llamados a votar en favor de la candidata del PRIAN, hagan conciencia que entre la feligresía también hay personas que por convicción, considerando el Evangelio, apoyan a la Cuarta Transformación porque esta ha atendido y resuelto, como nunca, las carencias de los que menos tienen, los pobres, que son el centro del Evangelio.

            Muy recomendable para quienes no resultaron triunfadores, el analizar y reflexionar sobre qué han hecho los que sí ganaron, para que los secunden en beneficio de la sociedad mexicana y no de oligarquías.

            Para quienes votamos nuevamente (o por primera vez) por los candidatos de la 4T, no nos sintamos “bichos raros” como nos lo quieren hacer sentir la oposición y sus seguidores, pues en nuestro Estado, de acuerdo con el corte del PREP —distinto al mencionado Conteo Rápido— de las 16:05 horas del lunes 3 de junio, con el 92.54% de las actas computadas en la elección presidencial, Claudia Sheinbaum llevaba un 52.63% contra un 35.15% de Xóchitl Gálvez; y en la elección de senadores con un 92.02 % de actas computadas (a las 16: 10 horas), Andrea Chávez Treviño observaba un 51.30% muy por encima del 37.60% de Mario Vázquez Robles. En cuanto a la elección de diputados federales de mayoría relativa en toda la entidad, con corte a las 16:45 horas y con el 91.81% de actas capturadas, Morena-PT-Verde obtenían un 49.61% de la votación (5 de 9 diputaciones) y PAN-PRI-PRD un 38.66% (4 de 9 diputaciones).

Es así que CHIHUAHUA SE VISTIÓ DE GUINDA, y por eso debemos andar con la seguridad de que también somos mayoría quienes simpatizamos con AMLO, Sheinbaum, Andrea Chávez y los demás candidatos y candidatas de la 4T.

Por otra parte, para quienes le apostaron “inocentemente” a encuestadoras sesgadas, habrá que creerles a empresas de cierta confiabilidad probada, y no a aquellas que iban en contra de toda razón demostrada por la mayoría de sus homólogas. ¿A caso pensarán que los mexicanos somos estúpidos como ellos lo señalan? Por el bien de México, de los mexicanos y de nuestra democracia en construcción, que venga la reconciliación y la continuidad de la Cuarta Transformaci