lunes, julio 04, 2022

Opinión

Pedro Sainz de Baranda: el broche de oro de la consumacion de la Independencia de México

Nació el 13 de Marzo de 1787 en San Francisco de Campeche, en aquel entonces perteneciente a la Capitanía de Yucatán, bajo el nombre de Pedro Rodrigo María de la Paz José Juan Antonio Salvador Ramón de la Santísima Trinidad Sáinz de Baranda y Borreyro, criollo novohispano nacido en el seno de una familia acomodada, su padre español Pedro Sáinz de Baranda, Ministro de la Real Hacienda de Campeche y su madre María Josefa Borreyro y de la Fuente.

Desde pequeño se inclino por el mar, al vivir en un lugar costero y de pescadores, por ese motivo a los once años, no está muy claro si sus padres lo enviaron o si él se escapó, lo cierto es que se embarcó en un navío mercante rumbo a España, con la intención de inscribirse en “El Ferrol”, que era la Escuela de la Armada Española, para iniciar su instrucción en la carrera Naval Militar. En 1803 causa alta como Guardia Marino; en 1804 es promovido a Alférez de Fragata por el Almirante Domingo Grandallana ; en octubre de 1805es asignado al buque Santa Ana del Almirante Federico Gravina y Nápoli, un marino ítalo-español, con quien peleó en la Batalla de Trafalgar, donde resultó con tres heridas de consideración, ganándose el grado de Capitán de Fragata.

Después de la Batalla de Trafalgar, que perdió España, pero que las acciones de guerra del “Santa Ana” y de Sáinz de Baranda le permitieron a la Armada Española hacerse de un cuantioso botín de guerra de cañones, municiones y ocho mil fusiles, Pedro Sáinz de Baranda es enviado a una misión donde recorre Venezuela, Cuba, la Florida y es puesto de nuevo a bordo del “Santa Ana”, con la responsabilidad de custodiar las aguas del “Seno de México”, que así se le llamaba al Golfo de México.

Por órdenes superiores es asignado al Cuerpo de Ingenieros Navales y es enviado de nuevo a Campeche para construir un fuerte y una muralla anticañones ; era ya 1815 y la Guerra de Independencia estaba en pleno apogeo, entonces Pedro decide que hasta ahí llegó su lealtad a la Corona Española, estaba en su país, él era mexicano criollo y comprendió que debía luchar por la independencia de su país. El 27 de septiembre de 1821, el Ejército Trigarante al mando de Agustín de Iturbide, entra triunfante en la Ciudad de México, sin embargo, esto no significaba que la Independencia estaba totalmente consumada, ni que las tropas españolas estaban totalmente sometidas.

En Veracruz, tropas españolas al mando del Mariscal de Campo Realista José María Dávila García continuaban dando pelea en el Puerto, habían ya tomado posesión del Fuerte de San Juan de Ulúa, al tiempo que un numeroso grupo de ciudadanos españoles protestaban contra el nuevo gobierno y solicitaban al Rey el envío de más tropas para reconquistar el territorio.

Mientras tanto Pedro Sáinz de Baranda que había sido nombrado Comisario de Artillería del Departamento de Yucatán, le solicita al Emperador Agustín de Iturbide le facilite personal naval, artillería y naves para expulsar a Dávila y sus tropas y cerrar así el ciclo independiente ; en un principio Iturbide dudó, pero luego se convenció de que necesitaba personal naval experimentado y entonces le otorga el nombramiento de Jefe Supremo de las Fuerzas de Mar y Tierra, con la misión de sacar a las fuerzas españolas y consolidar la independencia de México.

Para ello, a Sáinz de Baranda se le proveyó de una fragata, ocho corbetas, doscientos marinos y cien artilleros debidamente abastecidos, con los que decide iniciar un ataque y un asalto al Fuerte de San Juan de Ulúa, mismo que casi logran, pero al final resultó infructuoso ; en un ajuste a sus planes, Sáinz de Baranda decide establecer un bloqueo naval sobre la fortaleza, y en vez de atacarlos a ellos, ataca a los barcos españoles que traían suministros de guerra, provisiones y más tropas para la reconquista ; de esta manera, la batalla se libró en el Golfo de México, donde las heróicas tropas navales de Pedro Sáinz de Baranda hundieron varios barcos de la Armada Española y tomaron prisioneros a otros tantos ; con este bloqueo, a los atrincherados en San Juan de Ulúa no les quedó mas remedio que rendirse, firmar su capitulación y entregar el Fuerte a Sáinz de Baranda, quien de inmediato lo convirtió en prisión militar, quedando todos los soldados y marinos españoles prisioneros ahí mismo.

Con esta histórica acción de guerra, oficialmente la Historia señala que fue el cierre total de la Independencia de México, considerando al Capitán de Fragata Pedro Sáinz de Baranda y Borreyro, como el primer Marino de la Armada de México.

Con el motivo de honrar estos hechos, por decreto del 21 de noviembre de 1991, del Presidente Carlos Salinas de Gortari se instituye el “Día de la Armada de México” el 23 de noviembre.

Después de estos hechos heróicos, Pedro Sáinz de Baranda se dedicó a la vida política, siendo diputado, dos veces gobernador de Yucatán, y se dedicó junto al explorador estadounidense John Lloyd Stephens a la investigación de la cultura maya en la Península; falleció el 16 de diciembre de 1845 a los 58 años. Sus restos originalmente sepultados en la catedral de Campeche fueron trasladados el 13 de marzo de 1987 a la Rotonda de las Personas Ilustres, donde fueron inhumados de nuevo con todos los honores del Protocolo Naval Militar

Capitán de Fragata Pedro Sáinz de Baranda y Borreyro, el hombre que cerró con broche de oro la consumación de la Independencia de México.

Que tengan un muy buen día.

José Luis Jaramillo Vela

Fuentes Bibliográficas:

-www.gob.mx

-ieec.org.mx

-semar/sedena.gob.mx

-Wikipedia