miércoles, junio 19, 2024

Benito Abraham Orozco, Opinión

Preferencias para el 2024 

Cuando hablamos de estrategias de los políticos para obtener la simpatía de la población, no solamente exageran temas para desacreditar a sus oponentes, acompañados de bravuconadas y mentiras, sino que además se valen de encuestas a modo que, una vez transcurrido el proceso electoral respectivo, resulta que no era tal su dizque amplia ventaja. 

Frecuentemente vemos sondeos de opinión donde determinados gobernadores, presidentes municipales, diputados, funcionarios de primer nivel, etc., en comparación con otras personas con cargos similares, aparecen con una preferencia que “no la tuvo ni Obama”. Presumen cifras que muchas veces no coinciden con la percepción que tenemos los ciudadanos, quienes padecemos en no pocas ocasiones sus ineptitudes y hasta sus corruptelas. Obviamente queda la amplia sospecha de que son encuestas pagadas para que los coloquen en esas posiciones ventajosas. No obstante, habrá casas encuestadoras que de una u otra manera dan muestras de seriedad y de confiabilidad. 

Tal es el caso de Electoralia que, en cuanto a la pasada elección para la gubernatura en el Estado de México, fue la que más se aproximó al resultado oficial, ya que reportó 11 puntos porcentuales de diferencia entre la candidata ganadora y la que quedó en segundo lugar, y el Instituto Electoral del Estado de México indicó que hubo una ventaja de 8.2 puntos porcentuales. Sin embargo, respecto de la encuestadora Votia, informó que su sondeo de opinión arrojó una diferencia de 21 puntos porcentuales, lo que es por demás amplio y ofrece poca certeza y acercamiento con las simpatías reales. 

Pues bien, en relación con la elección presidencial que se celebrará el próximo año, Electoralia está dando a conocer el resultado de su “Encuesta Nacional Presidenciables”, de fecha 27 de julio pasado, que contiene diversos rubros consultados, entre otros, el de que si se considera que México está preparado para tener la primera mujer Presidenta de la República, habiéndose obtenido un 71% en sentido afirmativo, y un 29% negativo. También se consultó si la elección a la Presidencia de la República fuera el día de hoy, por cuál partido votaría, obteniéndose lo siguiente: 55% por Morena; 21% por el PAN; 4% por el PRI; 4% por Movimiento Ciudadano (MC); 3% por el PT; 1% por el PRD; 1% por el PVEM; 1% por candidatura independiente, y; 10% no sabe. 

Asimismo, igualmente cuestionó en el supuesto de que se conformaran coaliciones en la elección en comento, por qué coalición o partido votaría, habiéndose obtenido como respuesta: 55% para Morena, PT y PVE; 29% para PAN, PRI y PRD; 6% para MC, y; 10% no sabe. Respecto de la interrogante de que si independientemente de su intención de voto ¿quién cree que será la próxima o próximo Presidente de la República?, se obtuvo: Claudia Sheinbaum 34%; Marcelo Ebrard 21%; Xóchitl Gálvez 16%; Adán Augusto 7%; Gerardo Fernández Noroña 4%; Ricardo Monreal 3%; Santiago Creel 2%; Luis Donaldo Colosio 1%; Enrique de la Madrid 1%; Beatriz Paredes 1%, y; 10% no sabe. 

Además, se incluye la indagatoria en el sentido de que, si hoy se realizara la encuesta de Morena para elegir al coordinador de la defensa de la Cuarta Transformación, por cual de ellos votaría, derivando: 37% por Claudia Sheinbaum; 28% por Marcelo Ebrard; 16% por Adán Augusto; 7% por Ricardo Monreal; 7% por Gerardo Fernández Noroña; 1% por Manuel Velazco, y; 4% no sabe. De manera similar se cuestionó que en caso de que se conformara la alianza PAN, PRI y PRD, quien de los siguientes personajes le gustaría que fuera la candidata o el candidato a la Presidencia de la República en 2024, resultando lo siguiente: Xóchitl Gálvez 53%; Santiago Creel 21%; Beatriz Paredes 5%; Enrique de la Madrid 2%, y; 19% no sabe. 

Otro aspecto comprendido en la encuesta que nos ocupa, es la pregunta de que independientemente de su intención de voto, cuál coalición o partido cree que ganará la Presidencia de la República, habiéndose obtenido: 56% para Morena, PT y PVEM; 29% para PAN, PRI y PRD; 3% MC, y; 12% no sabe. Por lo que hace a que en caso de que los únicos candidatos o candidatas a la Presidencia de la República fueran los siguientes, por cual votaría, resultó: Claudia Sheinbaum por parte de Morena, PT y PVEM 52%; Xóchitl Gálvez por el PAN, PRI y PRD 30%; Luis Donaldo Colosio por MC 5%, y; 13% no sabe. 

Aunque no lleva relación con la elección presidencial multicitada, de la misma forma se considera en el sondeo mencionado el cuestionamiento de si se aprueba o desaprueba al Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, reportándose que 59% lo aprueba y 41% no. Por si se desean conocer todos los rubros incluidos en la encuesta señalada, pueden ser consultados en la página de internet de la casa encuestadora referenciada, Electoralia (https//:electoralia.com.mx/wp-content/uploads/2023/07/27-Julio-Encuesta-Nacional-Preferencias01-Electorales.pdf). 

Conforme a la encuesta que se ha comentado, es más que evidente que la persona que resulte electa para coordinar la defensa de la Cuarta Transformación, será quien desde la Presidencia de la República gobierne al país en el próximo sexenio (2024-2030), salvo que pudiera ocurrir algo extraordinario, pues en el lamentable ambiente de confrontación que se está viviendo en el país, exacerbado abierta e irresponsablemente por muchos políticos, todo se puede esperar.  

Por cierto, llama sobremanera la atención el que muchos exconsejeros —y otros exfuncionarios— que han participado en órganos electorales a nivel nacional o estatal (quienes se supone fueron árbitros imparciales), como nunca, ahora se están incorporando activamente a determinadas alianzas político-electorales, lo que sugiere una estrategia de que todo lo relativo con la elegibilidad de los candidatos, el desarrollo del proceso electoral, el uso de recursos públicos, etc., estará meticulosamente vigilado, y llegado el momento oportuno, serán presentados los medios de impugnación a que haya lugar, poniendo en riesgo la viabilidad de que quien tenga la preferencia mayoritaria en las urnas, logre ocupar la silla presidencial. Lo anterior, máxime si los impugnantes tienen o llegaren a tener la simpatía de los tribunales electorales y de la SCJN. 

Ahora si que anticipando situaciones, quienes se sientan con la posibilidad de ganar la elección presidencial y las demás que estarán en juego en el 2024, desde ya deberán ir asegurando todos los pasos que den, además de vigilar y exigir a las autoridades electorales que ejerzan cabalmente sus funciones, para que, en su caso, no se les caiga el triunfo. 

Esa confrontación poselectoral que se avizora, también conlleva, aún más que la elección presidencial que prácticamente está definida, el interés de los partidos políticos por ocupar copiosas posiciones en las cámaras de Diputados y de Senadores del Congreso de la Unión, evitando así que los oponentes lleguen a conseguir las mayorías calificadas correspondientes. 

Sumamente preocupante el escenario político-electoral que se vislumbra para los mexicanos.