miércoles, junio 19, 2024

Buzón

Primer informe del TSJ: mas necesidades que resultados 

Hablando y escribiendo. 

El pasado jueves, la magistrada presidenta Myriam Hernández, titular del Poder judicial en el Estado, rindió su primer informe de actividades, ante la presencia de la gobernadora Maru Campos y la presidenta del Congreso Georgina Bujanda, además de la totalidad de los magistrados jueces y representantes de las diferentes organizaciones de abogados del Estado. 

Además de ser la primera ocasión en la que los tres poderes de la Entidad están representados por tres damas, este evento revistió un especial interés por conocer las expresiones de quienes encabezan los poderes constituidos de Chihuahua. 

En primer término, la magistrada presidenta Myriam Hernández sostuvo que la utilización del poder judicial para concretar venganzas políticas o administrar justicia con jueces de consigna ha terminado, y no se dará más, en clara referencia a la pasada administración de Gobierno, donde todo el poder del Estado se orientó para evitar la candidatura de la hoy gobernadora Maru Campos y que la función de los juzgadores debe estar regida por la ley, la independencia y la autonomía y no por intereses distintos. 

En su oportunidad, la gobernadora Maru Campos afirmo que fue testigo de una persecución orquestada desde el poder y que ha visto las formas del poder ejecutivo y judicial para obtener culpables, construyendo expedientes y fabricando pruebas, en una especie de esquizofrenia política que nunca debe de repetirse” 

Estas declaraciones son importantes porque definen la ruta política de una administración de gobierno y establecen el marco jurídico que debe imperar para todo aquel que reclama justicia 

Chihuahua se encuentra, al igual que varias zonas del país, en una vorágine de violencia y criminalidad que demanda acciones concretas por parte de los tres niveles de gobierno, de forma coordinada y con acciones en conjunto que devuelvan la paz y tranquilidad a todas nuestras comunidades. 

La procuración y administración de justicia es una de las principales funciones del Estado que reclama no solo buenas intenciones y los mejores deseos. 

El Gobierno de Maru Campos no debe quedar solamente en las palabras, es necesario que el mejoramiento de las instituciones de seguridad, procuración y administración de justicia se vean reflejadas en el mejoramiento de las condiciones de los policías, agentes del ministerio público y en general de todos aquellos que diariamente realizan su mejor esfuerzo por mejorar el bienestar de nuestra sociedad. 

La convocatoria de la gobernadora Maru Campos por hacer de nuestro Estado un mejor lugar para vivir, debe de empezar por el compromiso de predicar con el ejemplo y realizar las acciones necesarias y no quedarse solamente en las palabras. 

La oportunidad de que sean mujeres las que encabecen los tres poderes del Estado, no deben tampoco quedar como un acontecimiento para recordar, acción y hechos es lo que reclama la sociedad y por eso confía en sus mejores mujeres. 

Desde que se fue electa de manera por unanimidad, la magistrada presidenta se ha encargada de recorrer cada uno de los juzgados, locales y foráneos, ha dialogado con los jueces y secretarios, a quienes les ha pedido su apoyo para redoblar esfuerzos para sacar adelante los rezagos que se tienen, merced a la ausencia justificada del personal que, padeciendo alguna enfermedad, es más proclive a contagiarse del COVI. 

Uno de los grandes retos a que se enfrenta el Poder Judicial es el relacionado con el área de actuaría. 

La ausencia de actuarios por cuestiones de COVID, fue una de las causas de retraso en los expedientes, pero además la falta de una legislación más adecuada a las necesidades de los tribunales. 

Las denuncias que se han presentado por corrupción hacia el interior de la central, sin pruebas que lo sustenten, responden más a intereses particulares y de despachos, que a una realidad existente. 

La utilización de métodos más modernos para llevar a cabo las notificaciones, que en lugar de detallar por escrito y a mano los formatos, puedan ser por tableta o computadora portátil, que cuente con acceso a internet y quede en ese momento incorporada a su expediente, vendría a solucionar muchos de los retrasos. 

En materia penal, las audiencias virtuales, son una realidad y con excelentes resultados, en materia civil no se ha avanzado con la rapidez que se requiere, pero se espera que pronto sean incorporados. 

Las tres damas que representan a los poderes del Estado, tienen ante si los retos más importantes -en materia de administración de justicia-, de su vida política y de representación; por un lado, Maru Campos, que sufrió en carne propia los actos de venganza política de Javier Corral, quien a toda costa pretendió desbarrancar la aspiración de llegar a la gubernatura, armo expedientes con sobradas deficiencias, pero además con datos de prueba obtenidos mediante actos ilegales, como el hecho de haber falsificado los recibos de notario, además de otros muchos más, que si bien fueron suficientes para vincularla a proceso, no lo fueron para Juan Carlos Carrazco Borunda, de la tercera sala penal, quien conoció de la apelación. 

Por lo que respecta a la Fiscalía, se espera se reanuden los conversatorios. 

Esa práctica es muy importante para homologar criterios entre los juzgadores, ya que, si bien es cierto que cuentan con la capacidad, independencia y libertad para emitir sus resoluciones, no deja de llamar la atención que para muchos los criterios de la fiscalía son insuficientes, mientras que para otros si lo son, hablando en materia de vinculación, etapa intermedia, sobreseimiento y otros. 

Sin duda, lo que más debe cuidar la magistrada presidenta Myrian Hernández, es la cuestión de los recursos. 

No permitir que se haga cargo de la administración, un enviado del Ejecutivo, porque estaría claro de quien recibirá indicaciones, pero sobre todo, el exigir que se le entregue lo que legalmente le pertenece al Poder Judicial, nada menos, aunque siempre buscando que sea más. 

Finalmente, la relación con las organizaciones de abogados es determinante para conocer de primera mano de los integrantes del foro jurídico local, las necesidades más apremiantes en los juzgados, incorporarlos en las decisiones que tengan que ver con la operatividad procesal y nombramiento de los nuevos juzgadores, pero sobre todo, mantener una puerta siempre abierta al diálogo, partiendo que los intereses son comunes y los propósitos deberán ser compartidos. 

*Integrante de la AECHIH