domingo, junio 26, 2022

Aída Holguín Baeza, Buzón

¡Primero los mexicanos!, lo dice la Constitución

Como ya se sabe, no han sido pocas las críticas que se han generado en torno contratación de médicos cubanos por parte del autoproclamado gobierno de la Cuarta Transformación.

Entonces, como era de esperarse, las respuestas del presidente Andrés Manuel López Obrador en torno a dichas críticas han sido “totalmente AMLO”; o sea, totalmente evasivas, dogmáticas y maquiavélicas.

“¿Qué no la salud es un derecho humano?, cuestiona el presidente a quienes critican su intención de contratar a 500 médicos cubanos para que trabajen en el país. Que la desaprobación, disconformidad o negativa de quienes critican que su gobierno contrate médicos cubanos son muestras de clasismo, racismo y discriminación presentes en el sector conservador del país, asegura el Presidente. Y por eso, “¡Qué se vayan al carajo!”, vociferó populistamente -para no variar-.

Por su puesto que, como suele acostumbrar, el presidente López Obrador inculpó a los “neoliberales y conservadores” de la injusta polémica (ósea, de un “compló”, como solía decir) sobre el tema en cuestión, con la cual buscan desprestigiar a su gobierno (gobierno que, por cierto, nació desprestigiado, pero esa es otra historia). Según él es una polémica infundada porque la contratación de médicos cubanos está justificada y es imprescindible porque en México no tenemos los médicos que necesita nuestro pueblo, puesto que “estos irresponsables corruptos nos dejaron sin médicos -así de irracionales los argumentos -.

Es cierto que el Presidente aseguró que la contratación de los médicos cubanos será hasta después de que su gobierno contrate “a toooodos los médicos de México”; sin embargo, también es cierto que el historial de comportamiento de Andrés Manuel López Obrador augura que su promesa no será cumplida, o al menos no plenamente  y, entonces, en menos que canta un gallo -o que granza un ganso- comenzará la contratación de los médicos provenientes de Cuba.

Con relación a todo este asunto, debe quedar muy claro que la desaprobación, disconformidad o negativa a que López Obrador y su cuatro-te contrate médicos cubanos no tiene nada que ver con clasismo, racismo y discriminación porque, como bien lo decía Chavela Vargas, México siempre tiene un lugar para los extranjeros. El detalle es que, cuando se trata de brindar oportunidades para promover el desarrollo social, humano y económico, mejorar mayores condiciones de seguridad y justicia, promover y proteger los derechos humanos y, así, procurar el bienestar general del pueblo, ¡primero los mexicanos!

Y ¡primero los mexicanos! porque así lo dice la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

A modo de suplemento, en esta ocasión concluyo citando lo establecido, dispuesto y mandatado en el párrafo cinco (y, hasta el momento, último párrafo) del artículo 32 constitucional: Los mexicanos serán preferidos a los extranjeros en igualdad de circunstancias, para toda clase de concesiones y para todos los empleos, cargos o comisiones de gobierno en que no sea indispensable la calidad de ciudadano.

Aída María Holguín Baeza
laecita@gmail.com