lunes, julio 04, 2022

Opinión

¿Qué frutos deja en México, la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil?

El 7 de noviembre, es aniversario de la realización en 1981, de la Primera Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, que por sus siglas se dice FILIJ. Este encuentro con la cultura, tuvo antecedentes que vale la pena recordar.

La feria es un espacio de promoción de la lectura, dirigido a niños y jóvenes, que busca también la difusión editorial, es decir, dar a conocer los libros importantes que hay que conocer. En 1921 se puso en circulación el término de “literatura infantil y juvenil”, estando José Vasconcelos como secretario de la SEP; entonces fructificó el objetivo de convocar a escritores y poetas como Gabriela Mistral, Salvador Novo, Alfonso Reyes y Carlos Pellicer, para que hicieran algunas antologías, que fueron las llamadas “Lecturas clásicas para niños”.

En 1945, con el gobierno de Manuel Ávila Camacho, se editó, con propósitos similares: “Cuentos mexicanos para niños”, de María Teresa Castelló. En 1979 (Año Internacional del Niño) se fundó en México la Asociación para Leer, Escuchar, Escribir y Recrear, A. C. Un año después, esta asociación se afilió a IBBY, que quiere decir International Board of Books for Young People. Dicha reunión de dos organismos pasó a llamarse IBBY- México, misma que con el tiempo ha venido ofreciendo un gran apoyo a la SEP, en las relaciones de información y consulta con la UNESCO.

Según esta última organización, lo ideal es una librería por cada 7 mil 500 habitantes, y en México hay 2 mil 700 librerías y 7 mil 400 bibliotecas públicas. Es interesante saber cómo anda el grado de lectura en México; somos un país de 126 millones. Las encuestas para saber cuántos libros lee en promedio el mexicano, nos dicen que  es un promedio de 2.8 libros  anualmente. Estamos hablando de promedios, lo que quiere decir que hay quien “lee mucho, otros, regular y otros, PUES NADA”. En Finlandia y en Japón, el promedio de lectura por habitante es de más de 40 libros por año. Y algo asombroso, fíjese que en China hay dos mil librerías de venta de libros en español.

Desde que se llevó a cabo, la Primera Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil en México, cuya organización correspondió a IBBY- México, se sigue realizando año con año. Bien vale la pena, continuar con esta cruzada en favor de la cultura, aunque por lo que se ve, no ha habido muy buenos resultados; ¿cómo podría ser esto, si cada día se pierden más valores?

Generaciones van y generaciones vienen… y seguimos igual o peor.