miércoles, julio 24, 2024

Cultura

Rafael Nadal vence a Tommy Paul en el Abierto de Tenis de Acapulco; se mantiene imbatible en este 2022

Consigue segunda victoria en el abierto de tenis de Acapulco; habrá final adelantada ante Medvedev.

Rafael Nadal sigue sin ceder un set en la presente edición del torneo de Acapulco y sigue invicto en la presente temporada tras derrotar a Tommy Paul por 6-0 y 7-6, avanzando a las semifinales.

A sus 35 años, sigue firmando el mejor inicio de campaña de su vida con 13 victorias sin fallo. Si hay alguien con tenis y estatus para plantar cara a Nadal es Daniil Medvedev, su rival en las semifinales del viernes y que el lunes relevara a Novak Djokovic en lo alto del ranking ATP.

El balear, que preparó el partido con su compatriota y amigo David Ferrer, el hombre con el récord de títulos (4), llega lanzado a la cita que todo el mundo estaba esperando desde que el pasado sábado se sorteo el cuadro.

A pesar del abandono de Matteo Berrettini por lesión y la descalificación de Alexander Zverev, las semifinales del certamen mexicano tendrán a tres de los cinco primeros del ranking.

Nadal, después de topar con dos ‘lucky loser’ como Denis Kudla y Stefan Kozlov, se midió esta vez a otro estadounidense con más galones. El resultado fue casi el mismo: 6-0 y 7-6(5), en 2 horas y 3 minutos.

Paul fue señalado hace unos años como la gran esperanza del tenis estadounidense y en eso se quedó a pesar de que la pasada temporada estrenó su palmarés en el Open 250 de Estocolmo.

El número 39 del ranking claudicó desde el primer momento cediendo el saque inicial y los otros dos. Nadal, como la noche anterior, disfrutaba de un 6-0 de salida.

El estadounidense, una especie de copia de Andy Roddick, estrenó su casillero desde el resto en el primer juego de la segunda manga. Se adelantó por 2-0. Había una mínima emoción en el partido. Rafa puso el 2-2 y volvió a perder su servicio.

Tres breaks

La devolución se imponía al saque. Paul rompió hasta tres veces el servicio de su condecorado adversario en un parcial.

Ni aún así fue capaz de forzar el tercer set porque el duelo murió en la muerte súbita.