miércoles, junio 19, 2024

Cultura, Destacadas

Semana Santa 2023: ¿Cómo fue la muerte de Jesús, según la historia y la ciencia?

Teólogos e historiadores coinciden en la existencia de Jesús. En este sentido, ¿cómo murió el personaje, y cuál fue la causa de su condena?

Independientemente si eres o no una persona afin a la religión católica o cristiana,debes saber que hay pocas dudas respecto a la existencia de un personaje llamado Jesús que efectivamente vivió hace algo más de 2 mil años en lo que hoy conocemos como Israel.

Teólogos e historiadores coinciden en que Jesús fue un judío disidente que terminó liderando a un grupo de seguidores. Además, sus acciones provocaron molestia en el Imperio romano.

Fue por sus acciones que, en la víspera de Pascua (o Domingo de Resurrección), finalmente recibió una condena, fue torturado y asesinado por crucifixión. Esta era una práctica común de la pena capital en aquella época.

Luego de su muerte, su grupo de fieles seguidores fueron los encargados de difundir sus enseñanzas, es decir, su palabra. Fue así como la historia de Jesús terminó y comenzó el mito junto con la religión.

¿Cómo comenzó la historia de Jesús?

La transición entre vida y mito sucedió, según historiadores, gracias a un reconocido escritor de la época. Paulo de Tarsus (c. 5-67) fue pionero de la Iglesia cristiana e incluso escribió muchos de los textos que aún forman parte de la Biblia.

En la década de los 50 de nuestra era, es decir, cerca de 20 años luego de la muerte de Jesús, De Tarsus escribió siete cartas que trascendieron hasta nuestros días.

“En estas cartas notamos que hay un cambio de enfoque. Paulo ya no trabaja con el Jesús histórico, trabaja con el Jesús de la fe“, explica para la BBC el historiador André Leonardo Chevitarese, autor de, entre otros, Jesús de Nazaré: Uma História História, y profesor del programa de posgrado en Historia Comparada del Instituto de Historia de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ).

“El Jesús histórico ha conocido una muerte política. La religión y la política están muy unidas, sobre todo cuando se trata de un liderazgo popular”, añade Chevitarese.

En este sentido, entendemos la muerte de Jesús como un condenado político, sin tomar en cuenta la religión derivada de su figura.

“No hay forma de separar las andanzas [de Jesús] como algo solo político o simplemente religioso. Las fronteras no están claramente definidas. Y eso termina siendo clave para entender el movimiento de Jesús con aquel Jesús [aún vivo] y el movimiento de Jesús sin Jesús [después de su muerte, con la predicación de los primeros seguidores]”.

La muerte de Jesús

La crucifixión por la que murió Jesús, que luego fue adoptado como símbolo de la religión, no era un acontecimiento poco común en aquél entonces.

En realidad era la pena de muerte utilizada por los romanos desde el año 217 a.C. para esclavos y todos aquellos que no eran ciudadanos del Imperio. Así lo explicó el politólogo, historiador especializado en Medio Oriente y escritor italiano Gerardo Ferrara, de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, en Roma, para la BBC.

Con respecto a las últimas horas de Jesús, Chevitarese considera que pueden existir algunas cosas que no sean tan ciertas en la narración desde la Biblia.

Según las Sagradas Escrituras, Jesús fue trasladado de un lugar a otro durante estas horas de juicio, con algunas vacilaciones por parte de las autoridades.

Chevitarese dice que históricamente esto no puede ser cierto. Y esto es porque, de acuerdo con los relatos, Jesús fue asesinado la víspera de la Pascua judía.

“¿Cómo la autoridad romana pudo haber puesto a un judío a cargar una cruz alrededor de la ciudad, en medio de tantos judíos? Sería una invitación a la rebelión. Con una persona como Jesús nadie podría haber perdido tiempo. Fue capturado y crucificado inmediatamente”, señaló.

¿Cuál fue el motivo de su muerte?

Jesús resultaba “políticamente incómodo” para el Imperio romano por dirigir un grupo que acababa de proclamar un nuevo reino: el Reino de los Cielos, o el de su padre.

En este sentido, su discurso contradecía al del romano. Es por ese motivo por el que se convierte en mesías, fundamentado a partir de cuatro pilares:

  • Justicia (particularmente justicia divina)
  • Paz (un reino de paz en un contexto de un gobierno bélico que avanzaba sobre otros pueblos)
  • Abundancia (comida y bebida, particularmente entre pobres y campesinos)
  • Igualdad (un reino que se basa en la participación de todos)

“Jesús muere a causa de un reino, el reino de Dios. Este es el movimiento de Jesús con Jesús. La próxima generación, el movimiento de Jesús sin Jesús, resignifica su muerte como una muerte sacrificial, que adquiere una dimensión estrictamente religiosa”, explicó el especialista.