jueves, junio 13, 2024

Francisco Flores Legarda, Opinión

Soberbia política 

“Los partidos, son partes. El país es un todo.  No promulgar la división. Luchar por la unión. Basta de odio.” Jodorowsky.

La palabra soberbia puede ser entendida de forma positiva como un adjetivo que significa “grandioso, magnífico”, por ejemplo cuando el crítico taurino escribe aquello de una “faena soberbia” o cuando exclamamos ante los pasos de Semana Santa aquello que son soberbios. Pero cuando se convierte en un sustantivo, su significado adquiere un sentido claramente negativo, por ser la “arrogancia y apetito desordenado de ser preferido a otros”, la “satisfacción y envanecimiento por la contemplación de las propias prendas con menosprecio de los demás” o, la “cólera e ira expresadas con acciones descompuestas o palabras altivas e injuriosas” acepciones todas ellas de quien Ordena, fija y da esplendor a la lengua política. De alguna forma es un orgullo derivado hacia la parte oscura, de la fuerza dirían los seguidores de la Guerra de las Galaxias. 

La Religión Católica considera la soberbia como uno de los cinco pecados capitales, se trata de un acto da autoafirmación, igual que el orgullo, pero que lleva aparejado algún tipo de desprecio hacia los demás, bien por no necesitar nada de ellos, porque se les minusvalora en detrimento del propio yo, porque se les desprecia o porque directamente se les injuria dada su situación de inferioridad –según cree el soberbio. La virtud que se opone a la soberbia es la humildad que sí que es compatible con el sano orgullo. La institución políca MORENA ; ¿sera soberbia? ¿Y la oposición? Quizás sea su última oportunidad, pero quien antepone los intereses personales a los intereses de toda una nación, nunca debería ser Presidente de Mexico. 

MORENA el Presidente si lo son, sometieron a los ciudadanos a reformas que no estamos enterados si son buenas o malas. Con un solo dedo doce reformas, sin disimulo alguno. ¿Las razonaron? ¿Las estudiaron? ¿las leerían cuando menos? No creo que hayan tenido tiempo, su jefe los vigila. 

Un ejercicio sumamente interesante consistiría en evaluar la soberbia en la política mexicana. Se trata de valorar el nivel de soberbia en su sentido negativo, de los principales políticos. Quiero entender que los oficialistas y la oposición han llevado su orgullo nacional hasta la soberbia excluyente de la sociedad. Necesitan de ella para diferenciarse del pueblo. Sin embargo, esta reflexión se refiere a los líderes de los partidos políticos más importantes del Congreso de la Unión. Parece claro que los votantes pueden percibir esa soberbia y, es una de las causas del divorcio entre políticos y ciudadanía. “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?” (Lucas 6, 41-42) 

El punto de soberbia ha sido siempre uno de los puntos flacos del MORENA. No sé si porque muchos de sus dirigentes han superado alguna de las posiciones más prestigiosas de los cuerpos del Estado –Diputados, Senadores, Abogados de Estado, Secretarios, Letrados,  entre otros- o porque como ya decíamos “a una gran mayoría de los políticos de MORENA y de la oposición, se  les pierde ese punto de prepotencia que hace que sus votantes más convencidos acudan a votarles haciendo un gran esfuerzo, por no decir tapándose la nariz con los dedos, cuando a la soberbia se une a la corrupción”. 

Nuestros políticos deberían hacer un acto de contrición y desterrar la soberbia en política y dedicarse a conseguir una política soberbia. Quizás podrían conseguir una reconciliación con los ciudadanos y, así encauzar a México hacia un futuro, mejor para todos. 

Salud y larga vida. 

Profesor por Oposición de la Facultad de Derecho de la UACH. 

@profesorf