miércoles, junio 19, 2024

Cultura

Solsticio de verano, el día más largo y el inicio oficial del verano

Este miércoles 21 de junio, a las 08:58 horas, tiempo del centro de México, ocurrirá el solsticio de verano, que marca el inicio de dicha estación, en el hemisferio norte.

Se trata del día más largo y la noche más corta del año. Esta fecha tiene un profundo significado cultural y científico y ha sido celebrada por diversas culturas a lo largo de la historia. Julieta Fierro Gossman, investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM lo explica.

Fierro Gossman explica que el solsticio de verano se debe al movimiento aparente del Sol. El “Sol quieto” parece moverse menos cada día y permanecer durante mucho tiempo en un solo lugar, en este caso, el hemisferio norte. Este patrón de movimiento forma un símbolo del infinito, conocido como Analema. Después del solsticio de verano, el Sol comenzará a moverse hacia el sur, pasando por el equinoccio de septiembre, marcando el comienzo del otoño.

Es un evento que marca el punto de la eclíptica más alejado del ecuador, y se produce cuando el hemisferio norte recibe más luz solar que en cualquier otro día del año. Sin embargo, eso no significa necesariamente que sea el día más caluroso del año, señala Fierro Gossman. Este fenómeno está estrechamente vinculado a la inclinación de la órbita de la Tierra con relación al Sol, influyendo en la cantidad de luz solar que cada hemisferio recibe y determinando el cambio de las estaciones.

Otros planetas en nuestro sistema solar, como Júpiter y Urano, también experimentan fenómenos similares a los solsticios, pero de maneras únicas debido a sus ejes de rotación y órbitas particulares.

El solsticio de verano del 2023 también podría traer consigo temperaturas nunca antes vistos en la superficie terrestre para los que hay que estar preparados. También vendrá la oportunidad para explorar las constelaciones de verano: Cygnus, Lyra y Aquila en el cielo nocturno del hemisferio norte.

Aunque no se celebra de manera amplia en México, muchos países del norte conmemoran el solsticio de verano. Fierro Gossman concluye que, durante estos acontecimientos astronómicos, muchas personas sienten un sentido de renovada esperanza y anticipación. Al fin y al cabo, cada nuevo solsticio de verano ofrece la promesa de días más largos, más luz solar y, con suerte, sonrisas más brillantes.