miércoles, junio 19, 2024

Opinión

Suelta

Muchas cosas que nos ocurren, aun cuando normalmente corresponden a lo que nosotros mismos creamos, no tienen mucho que ver con lo que queremos vivir y se nos hace imposible cambiarlas. Tengamos claros que cualquier experiencia está allí porque la necesitamos, porque es importante para nuestro crecimiento, sin embargo, esto no significa, que no sea indeseable.

Pero como todo en este andar tiene un principio y un fin… y ese final coincide con el momento en el que aceptamos y soltamos, cuando dejamos de resistirnos o de luchar contra aquello que no podemos cambiar. Puede que la situación aún se mantenga en curso, pero al nosotros restarle influencia sobre nosotros, todo va a cambiar y ese punto podemos verlo como el verdadero final.

A veces ocurre lo contrario, experimentamos una experiencia desagradable y ésta acaba, pero nosotros nos quedamos enganchados allí, al malestar, al dolor, a la decepción, a la rabia… No soltamos y con ello, la experiencia se perpetúa.

Solo cuando acaba en nuestra mente, que rescatamos el aprendizaje y soltamos es cuando podemos seguir adelante sin arrastrar una pesada carga. Cuando soltamos nos damos cuenta de que la vida sigue, que tenemos mucho más para dar, que quedan muchas más personas que conocer, que podemos demostrar nuestro talento en otro lugar, que podemos vivir sin ese alguien que sentimos imprescindible. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *