sábado, abril 13, 2024

Opinión

Tatuajes del niño mal hecho

El que esté libre de culpa, que arroje la primera piedra.

Hay de adictos a adictos, la mayoría, no acepta, ni sabe que es víctima de una adicción, que es una compulsión involuntaria que no puedes evitar, ni puedes controlar.- Adictos a la comida, a la harina y sus derivados, a la nicotina, al alcohol, marihuana, cocaína, morfina, cristal, fentanillo, fármacos, adictos a las mentiras, la pereza, depresión, apatía, los hay también, adictos al chisme, a levantar falsos y cobardemente hablar más a espaldas de las personas, hay infinidad, adictos al trabajo, al sexo, la pornografía, a ser infieles, adictos, víctimas de los trastornos alimenticios, al juego, a los gimnasios, también, adictos a la violencia, otros, amantes de la soberbia a tratar con el látigo del desprecio a los demás, adictos a las tranzas y la corrupción, otros más, muchos, adictos a una persona, se llama codependencia, a vivir en el pasado, en él hubiera, claro, que según el sapo es la pedrada, un bebedor de cerveza no acepta que es un drogadictos, la cerveza es una droga, por supuesto que todos los excesos son malos, el punto, es centrar el comentario, que somos una sociedad muy enferma de nuestras emociones.- Caras vemos, emociones no sabemos, mañas menos.

El respeto, brilla por su ausencia

El tatuaje que distingue a una gran mayoría de niños y jóvenes, se llama respeto que no se adquiere ni en la escuela, ni en la televisión, se adquiere con el ejemplo de los padres y es fundamental en la vida prospera del hombre, alguien que tira basura a la calle, que tira colillas, que dejas sus bolsas de basura en cualquier lugar, por ejemplo, no le tiene respeto a su ciudad y menos tiene la costumbre de cumplir con las más elementales normas de vialidad, un niño que fuma, no le tiene respeto a su cuerpo, no se quiere, se daña severamente con nicotina o marihuana, lo mismo sucede con el alcohólico y todo aquel que depende las sustancias toxicas, se falta al respeto y no se quiere asimismo, es ahí, donde la adicción echa sus raíces, un adicto, primero es toxico, se hace ingobernable y después le gana la compulsión, por ello, la recuperación es sumamente difícil, mas no imposible, debido a que no tiene una estructura emocional, carece de buenos hábitos, de buenas costumbres y el respeto, es un enorme vacío de llenar,

Mal de muchos, consuelo de tontos

Recorro un buen número de escuelas, antes de iniciar mis platicas, me coloco en la entrada de salón o el auditorio, los alumnos pasan a un lado de mí, son extremadamente contados, los que detienen su paso para decirme.- Buenos días y regalarme una sonrisa, de igual manera los niños que te saludan de mano, simplemente, te ignoran, nadie les ha enseñado las normas de cortesía, que incluyen saludar, respetar y ser amables con las personas, carecen de educación y lo mismo sucede con los adultos, por ejemplo, a la salida de misa, los creyentes son unos perfectos desconocidos, no se dirigen la palabra, pocos son los que saludan y se despiden, así sucede en los centros de trabajo, todo el mundo vive su propia vida, reinando la apatía, descortesía y el desdén, no hay muestras ni de respeto, ni de afecto.

Chicos de hoy

Una tarde noche, me quede en la sala bien televisión, un grupo de amigos de mis hijos tenía una fiesta en el jardín, eran más de 30 adolescentes, que en grupo de dos, o tres entraban a la sala para ir al baño, el desfile fue muy largo, entraban y salían jóvenes a hacer sus necesidades durante las próximas cuatro horas, el perfil generalizado, fue la falta de educación y de respeto a una persona, pasaban como Juan por su casa, ni un con permiso, ni  buenas noches, ni el me permite por favor su baño, fueron contados los que saludaron, dijeron gracias o con permiso, yo fui educado de otra manera y no es que sea cuadrado de pensamiento, pero estimo que muchos de los jóvenes de hoy, carecen de valores, principios, pero sobre todo de ejemplo y claro, de lo más esencial que para mí, es el respeto y tal vez el comentario pudiera parecer ridículo o absurdo, ante la ausencia de respeto, se diluyen matrimonios, se pierden amistades y el adicto jamás se recupera ni sale del mar de la mediocridad, al fin adicto, adicto por siempre.

¿Por qué te drogas?

A ciencia cierta, un buen número de adictos, no sabe por qué se droga, unos, dicen que es por el placer, otros por la sensación, el servicio que te da, otros opinan que es por gusto, en lo personal, yo me drogaba por mediocre, porque no me quería, me drogaba, por mi autoestima nula, por mi vacío espiritual, fumaba como chacuaco y decía absurdamente.- Si de algo me voy a morir, hay que saber de qué Yo me drogaba porque no me respetaba, no respetaba a mi familia, ni mi trabajo, ni mi vida, fui inmaduro e irresponsable, me faltaba en la vida aplicar mis valores, amarme a mí mismo y hoy lo sé, no me las doy de muy cuco, pero he visto morir a infinidad de adictos mediocres, que no quisieron, no pudieron respetarse, les valió monja todos los fondos que la droga los ha orillado, no fueron suficientes, Luis, abogado, con dos ranchos de cien hectáreas cada uno, casas, autos, propiedades, con familia, murió de una congestión alcohólica, se faltó al respeto toda la vida, no se quería y cuando no te quieres, no puedes querer a nadie y hace puedo narrar la vida de muchos más, todos ellos, mediocres, nacidos para perder que mueren, sin pena ni gloria, víctimas de esta perra, maldita enfermedad, perversa del alma.

Cero recaídas

La complejidad de la enfermedad se centra en lo toxico de los pensamientos de un adicto, en sus orígenes, en que  no ha trascendido las heridas profundas del alma, no ha borrado los tatuajes emocionales que lo han marcado de por vida, no es libre, esta encadenado a su pasado, hundido en el pantano de sus pensamientos psicóticos, patológicos y mediocres, no quiere cambiar de actitud, no le importa recae una y otra vez emocionalmente, hasta que al final, se revienta como esparrago con sustancia, y no hace otra cosa masa que engrandece  el pozo de la mediocridad, donde se acostumbra a vivir, entrando y saliendo de las garras de esta perra enfermedad, al pasar del tiempo, la rutina se hace costumbre y la costumbre se hace ley, el adicto, se estaciona en la mediocridad, no hace ningún esfuerzo por controlare y disminuir su ansiedad, no lucha por bajar sus niveles de ansiedad, le recomiendas técnicas, tips y le das tarea para atacar la ansiedad y le vale monjas, no hace nada por su recuperación, le sugieres que rompa con sus contactos y no lo hace, le recomiendas una y mil sugerencias que se las pasa por el arco del triunfo, simplemente, porque no tiene la estructura emocional para mantener en lo alto el respeto, para aplicar en la vida los valores con hechos, no palabras, no hace nada y se le lleva de pechito, simplemente porque es un nacido para perder, el mediocre de los mediocres.- ¿Has hecho la respiración con la vela?  No, no he tenido tiempo.-

El adicto nace y se hace en casa

Científicamente está comprobado que hijos de abuelos y padres alcohólicos nacen propensos  para caer en las garras del alcoholismo, la enfermedad es genética, el adicto crece en su neurosis en un hogar disfuncional, donde la enfermedad emocional de los padres está a flor de piel, ante la ausencia de valores, de indigno ejemplo, el adicto, se hace toxico e ingobernable, egocéntrico, narcisista, neurótico, es ahí donde los tatuajes emocionales marcan su vida emocional, carece de orden, de higiene personal, en su casa, es el emperador, se siente el rey, por demás soberbio, adquiere muy malos hábitos como el hablar con groserías, el contestar cada vez que se le llama la atención, es de los que no le jala al escusado después de usarlo o deja la tapa miada, la ropa tirada, lo domina, la pereza, el conformismo y la apatía ante la vida, así se va formando el pensamiento toxico del adicto, que comanda la soberbia y cuando entra a un proceso de recuperación, no puede logarlo, no tiene los hábitos y la costumbre, no tiene respeto ante la sustancia y sus actitudes, no puede cumplir con una cuadro de sugerencias para lograr el cero recaídas, por ello, fracasa en su relación de pareja, no ofrece ningún cambio, por ello, lo corren de los trabajos o fracasa en cualquier negocio que emprende, debido a la ausencia de disciplina, compromiso y respeto.

Un drogadicto en casa, peor que una maldición

Muchas veces, la familia está más enferma que el mismo adicto, hay una manera equivocada respecto a la enfermedad, conozco padres alcohólicos, que no aceptan tener la enfermedad de alcoholismo, sus actitudes hacia sus hijos, son nefastas, ven al adicto, como un vicioso, no como un enfermo, creen que anexarlo con tres meses el problema se va a acabar, ellos, los padres no cambian, el adicto se interna y regresa a su casa, una y otra vez recae, no puede salir del hoyo debido a la contaminación que hay en su casa y es el cuento de nunca acabar, el machismo, como el hembrismo, que es el machismo en la mujer, marcan sus tatuajes en el niño adicto, es decir, se le hace tremendo daño a la criatura y luego ingenuamente preguntan. ¿Por qué mi hijo se hizo drogadicto?  En casa se le suministraron todos los elementos emocionales para hacerlo un verdadero mediocre, fugado en la sustancia, ahí está el mal, el que muchos padres no aceptan ni trabajan en ellos, en mi experiencia, hoy se, lo confirmo, que el mejor antídoto para evitar que tu hijo sea un drogadicto, es el ejemplo y no marcar con tatuajes ni con heridas profundas del alma a las criaturas, son sellos que difícilmente se logran borrar, hay, daños, difíciles de trascender, pero por el bien propio, hay que hacerlo, hay que borrar y trascenderlos, muchos padres, son el reflejo de sus propios tatuajes y los daños a los hijos, son irreversibles, a veces de por vida, al menos claro, que el adicto, madure y deje de ser mediocre.

La recuperación, no existe

De cada diez internos de clínicas y centros de rehabilitación, nueve recaen, el plan terapéutico que aplican, no genera resultados, salvo sus honrosas excepciones, no hay un programa profesional para la desintoxicación, no existe en la mayoría de los casos un plan nutricional, la terapia de adicto a adicto es un fracaso, muchos, dejan de consumir, pero viven en borrachera seca, sufren por el síndrome de abstinencia, no bajan sus niveles de neurosis, tienen muy malas actitudes, muchos de ellos, incluso padrinos, directores de anexos que no tienen la más mínima noción de lo que es el servicio, son de los que no contestan llamadas, mucho menos se reportan, fracasan en sus matrimonios y en la mayoría, los hijos de los padrinos, son adictos activos o en recuperación, no son un digno ejemplo a seguir, los anexos, muchos de ellos, son un excedente negocio, hay una población residente de adictos recaídos que entran y salen de los procesos de tres meses, algo está mal, los datos de tantos recaídos, hablan por sí solos, queda claro, que no funciona el encierro, ni el mal trato, ni la violencia, mucho menos la mala comida y las pésimas instalaciones que distinguen a la gran mayoría de los anexos y clínicas, hay un total abandono por parte de la autoridad, cualquiera  puede poner un anexo y convertirse en el padrino de padrinos. ernestosalayandia@gmail.com  614 256 85 20