miércoles, abril 24, 2024

Gerardo Cortinas Murra, Opinión

TEE: Un tribunal mocho

Desde su creación, el número de integrantes del TEE había sido de tres magistrados electorales. En el año 2015, durante el mandato de César Duarte, el número de magistrados electorales aumentó a cinco.

Sin duda alguna, el motivo de este incremento de magistrados electorales fue el perverso contubernio entre el entonces gobernador con la cúpula estatal panista; quien otorgó su beneplácito a la reforma electoral local del 2015.

Lo anterior, dada cuenta que en el Pacto Federal no se establece una cantidad mínima ni máxima de los integrantes de los tribunales electorales locales. El artículo 116 constitucional establece, en el tópico que nos ocupa, lo siguiente: 

“Las autoridades electorales jurisdiccionales se integrarán por un número impar de magistrados, quienes serán electos por las dos terceras partes de los miembros presentes de la Cámara de Senadores…”

En la ley reglamentaria se estableció que los tribunales electorales locales “se compondrán de tres o cinco magistrados, que actuarán en forma colegiada y permanecerán en su encargo durante siete años… Los magistrados electorales serán electos en forma escalonada”.

Hace unos meses, la actual Legislatura, aduciendo “el amplio margen de libertad de configuración normativa para diseñar la manera conforme la cual han de ser decididas las diversas incidencias que pudieran acontecer dentro de los procesos electorales”, reformó la Constitución Local para reducir -de cinco a tres- el número de magistrados electorales; sin que ello, “afecte el cumplimiento irrestricto de las funciones legales y constitucionales del TEE”.

Adicionalmente, el alegato legislativo para reducir las magistraturas electorales, fue en el sentido de que “la política de austeridad, eje de la actual Administración Estatal y de este Poder Legislativo, tiene como objetivo generar un ahorro en los recursos públicos y su intención es eficientar la actuación de los organismos públicos, inclusive los autónomos o los descentralizados”. 

Asimismo, debe tenerse presente que el 14 de diciembre del 2015, el Senado designó a los 5 magistrados electorales del TEE. Dos de ellos, por cinco años; y tres por siete años. Por lo tanto, el pasado 13 de diciembre, los magistrados Jacques Adrián Jácquez, Julio César Merino y César Lorenzo Wong concluyeron su encargo.

Sin embargo, el Senado ha sido omiso en publicar la convocatoria para designar al nuevo(a) magistrado(a). De tal manera que, al día de hoy, solo laboran los dos magistrados que fueron designados en el 2020. Para suplir la magistratura vacante, el Secretario del TEE asume el cargo de magistrado electoral, hasta que el Senado designe al nuevo(a) magistrado(a).

Ahora bien, a mi parecer, resultan falsas las consideraciones expresadas por el Congreso local, cuando sostiene que “se han llevado a cabo acciones y creado políticas públicas para lograr disminuir gastos en diversos rubros, sin que se afecte de manera alguna el correcto desarrollo de las actividades propias de los órganos gubernamentales…”

Otro argumento, tendencioso por demás, es el siguiente: “La austeridad como eje rector del gasto público es un requisito indispensable de todo Estado de Derecho Democrático, por ello, es menester que respaldemos cualquier propuesta justificada que fomente este tipo de políticas, las cuales deben verse traducidas en ordenamientos legales que garanticen beneficios reales a la ciudadanía”.

La falsedad y parcialidad de este argumento legislativo se acredita a plenitud con tan solo mencionar que ninguno de los actuales diputados locales ha promovido iniciativa alguna para derogar el infame ‘bono de retiro’; mucho menos, para reducir los inmerecidos sueldos de los magistrados electorales. 

Más aún, cuando el actual gobierno estatal se caracteriza por el dispendio de recursos públicos y la contratación de empréstitos que, tan solo, incrementan la deuda pública del Estado.

 Yo me pregunto: ¿Acaso no es inmoral, pregonar -falsamente- que la actual Administración Pública y la Legislatura “están contribuyendo a fortalecer una mejor sociedad y gobierno, así como también se está fomentando el principio de austeridad y de maximización de recursos”?