jueves, junio 20, 2024

Opinión

Tu camino

Me resultaba curioso como mi mente quería controlar, planear y entender todo lo que pasaba. Quería entender por qué algunas personas se fueron de mi vida, por qué otras estaban a cada minuto aún no sintiéndome del todo pleno con ellas y por el contrario por qué la vida no me puso más diariamente a esas personas con las que yo creía que había más conexión. T

odo mental, yo creía o yo quería entender pero entendí que no hay nada que entender pues lo que alguien te aportó en 1 mes lo puede hacer una persona en 1 hora  y no es mejor ni peor simplemente debió ser así y eso queda fuera de mi alcance, ya no es necesario entenderlo porque ambas situaciones las vivo como si fueran únicas e irrepetibles y por ello son mágicas.

A veces queremos forzar todo, que todo salga como lo planeado cuando realmente no tenemos ese poder de control sobre nada.

Estoy aprendiendo a no sorprenderme porque estoy dejando de esperar cosas, intentando estar más en el presente, sintiendo. Y en uno de esos momentos de “aprendizaje” me di cuenta como expulsaba de mi vida de forma inconsciente a personas que me reflejaban un miedo interior, en mi caso la sinceridad, y al estar presente y verlo en el otro me di cuenta que todo estaba en mi, que el otro soy yo y lo que veo en él lo veo en mi.

Sentí la unidad, sentí amor hacia lo que había rechazado y entonces todo lo exterior se transformó, empecé a quererme (aún sigo en el camino) y poco a poco las personas de mi alrededor empezaron a notarlo y a amarme cuando en un pasado me rechazaban (yo mismo  me rechazaba y me negaba ser quien era).

Que sea un día para agradecer cada espejo, que sea un día para aprender que no hay nada que aprender que todo está en ti y así lo sentí y así me lo reflejaron otros. Que sea un día para amarte con todo, porque no hemos venido a complacer a nadie más que a nosotros mismos.