18 octubre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

un semana y contando

3 min read
Opinión.

Una reflexión personal.

Faltan siete días para que sepamos de qué lado masca la iguana y si son más los retardados que votarán en favor de MORENA —por un plato de lentejas (o su equivalente) o porque son imbéciles sin más— o si somos más quienes votaremos por quién nos dé nuestra regalada gana, pero saldremos a votar para decir “no” al autoritarismo setentero del Presidente de la República. 

Solo por ver todavía si existen ciudadanos con dos dedos de frente a quienes se pueda convencer, vamos a detenernos en lo de imbéciles. 

En primer lugar, votar a favor o en contra de MORENA no guarda relación con quiénes son los candidatos de los demás partidos, ese es otro tema. Me explico: si usted es de los idiotas que votan por MORENA y es de lo que a diestra y siniestra reparte barbaridades del tipo: “es que los del PRI (o los del PAN o PRD) son peores”, o “los del PRI (PAN o PRD) robaron”, etc., esa es una mentira por partida doble. 

Primero, porque MORENA —lo que MORENA es, los que dirigen MORENA, todos, son priístas, panistas o perredistas— es el resultado de la fusión de esos tres partidos. Entonces, usted no puede ir como loco gritando a los cuatro vientos esas tonterías porque ser morenista es ser, ipso facto, expriísta, espanista o experredista. En resumen, no hay ninguna diferencia entre MORENA y esos tres partidos. 

Segundo, porque cualquier vicio que usted pretenda atribuirle al PRI (o al PAN o al PRD), de inmediato, se lo atribuye a MORENA. De todas las acusaciones que se han hecho a esos tres partidos, es posible acusar a algún morenista de medio pelo p’a arriba: robo, fraude, abuso, engaños, mentiras, etc. 

En segundo lugar, respecto de lo que supuestamente ha hecho el Presidente, existen dos tipos de supuestas acciones: las que sí ha realizado y las que no ha realizado todavía. Me explico: de las acciones que ha emprendido tales como apoyos a personas mayores, becas a estudiantes, etc., estas llevan realizándose desde hace más de veinte años, no es ninguna novedad, varios gobiernos lo han hecho desde siempre. De las acciones que todavía no realiza (Tren Maya, Dos Bocas, aeropuerto de Santa Lucía, etc.) no es posible ufanarse todavía porque se ignoran los resultados; es decir, ¿se van a concluir o no? ¿Van a costar lo que dijeron que iban a costar? ¿Van a producir los beneficios que se ha dicho? Nada de eso ha ocurrido todavía, por ello no es posible hablar en favor de esos que todavía son, que por lo pronto son, sueños guajiros. En pocas palabras, celebrarlas o festejarlas es pandear la vaca. 

En tercer lugar, respecto de las omisiones del Presidente, ninguna de las que voy a enlistar puede negarla ningún chairo por más chairo (o sea, más imbécil) que sea: caída de la Línea 12 del Metro, falta de medicinas para niños con cáncer, falta de vacunas, incremento de los precios del gas, incremento en los precios de la gasolina, incremento del costo de la canasta básica, caída del PIB, impunidad a los grupos del crimen organizado, división de la sociedad mexicana, aumento del número de pobres, aumento del número de desempleados o aumento en el número de homicidios. Lleva ya dos años y medio en el gobierno, ya no puede decir que es culpa de los otros porque él prometió —él se comprometió— a abatir todos estos males desde el primer día de su gobierno. Todo demostrado, todo imposible de negar. 

Así las cosas, ¿por qué votar por MORENA? Salga a la calle, participe, vote, defiéndase de este gobierno de quinta a cargo de un puñado de analfabetos de cuarta. 

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ 

Luis Villegas Montes. 

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com 

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.