18 octubre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Una vacunación desorganizada

3 min read
Benito Abraham Orozco Andrade.

De una gran responsabilidad y honestidad, es el saber reconocerles tanto los aciertos a nuestros gobiernos, como también señalar sus desaciertos. En el caso del actual gobierno federal, he manifestado conformidad hacia diferentes acciones que han llevado a cabo, pero ahora corresponde hacer lo contrario.

La jornada de vacunación contra el Covid-19 que inició el día de ayer lunes en la ciudad de Chihuahua, ha dejado mucho que desear, sobre todo cuando desde hace semanas se llevó a cabo un primer registro de los adultos mayores vía internet, habiéndose anunciado que recibirían una comunicación para informarles del día, hora y lugar en que serían vacunados, lo que no ocurrió.

No obstante, hace unos días se informó a través de diferentes medios de comunicación, sobre los días, lugares y horario de vacunación de los adultos mayores (de acuerdo a la primera letra del apellido paterno), así como de las vías de acceso a tales lugares. Nuevamente se tuvo que llenar un formato para poder ser atendidos, el cual se obtuvo de una liga de internet. ¿Dónde quedó el primer registro?

Pues bien, desde el día domingo me puse de acuerdo con mi madre y con una sobrina para llevar a la primera a su vacunación, estableciendo a qué hora y por donde debíamos llegar al Campus 2 de la UACH, de conformidad con los accesos previamente difundidos por las autoridades. A las 7:30 horas, esto es, media hora antes de que iniciara la vacunación del día lunes, tratamos de dirigirnos a dicho Campus por el acceso del periférico de la Juventud pero, para nuestra sorpresa, ya estaba cerrado el paso y no había quien diera fácilmente informes de por dónde deberíamos ahora dirigirnos.

Continuamos por el citado periférico, y más delante había un “cuello de botella”, donde unos agentes de tránsito que no estaban cerca de nosotros, informaron a una persona que se bajo de su vehículo para acercarse a ellos, que debíamos continuar hasta el siguiente semáforo y ahí dar vuelta hacia la UACH, lo que hicimos y así pudimos ubicarnos pero enfrente de la mencionada institución educativa, y de ahí ya no hubo quien diera razón alguna.

Continuamos avanzando en una fila que supusimos era la correcta, y continuamos avanzando para alejarnos cada vez del lugar de la vacunación, por la avenida Homero, siguiendo un trayecto hasta que tuvimos la posibilidad de retornarnos, para posicionarnos en la fila de autos a los que veíamos del otro lado del camellón. Después de alrededor de cuatro horas y media, logramos ingresar al referido Campus.

Ya estando dentro, nos señalan que ya no contaban con espacios para aplicar la vacuna en el vehículo, por lo que tendríamos que pasar al poliforum o a unas carpas que se divisan afuera de un inmueble. Al joven que nos atendía le preguntamos qué se debía hacer en el caso de mi madre, que se le dificulta caminar trayectos largos, a lo que dicha persona no supo que respondernos, por lo que optamos por dirigirnos a las mencionadas carpas. Afortunadamente este lugar fue el adecuado, pues de ahí pasó mi madre a unos salones que se encontraban cerca, dónde finalmente la vacunaron.

Cabe destacar que el personal en todo momento fue muy amable, pero el problema fue la logística (si es que la hubo) para informar en las vialidades circundantes y para dirigir adecuadamente el tráfico. Además, estando en el lugar donde se recibía a las personas que se aplicarían las vacunas, la sana distancia brilló por su ausencia. Habrá que ver si hubo la colaboración de otras instancias de gobierno y qué tan efectiva fue su participación.

La anterior es mi primera experiencia del día, pero más tarde acompañaré a mi padre a que haga lo propio, lo cual ya no podré comentar en esta colaboración, pues la misma ya habrá sido enviada para su publicación. Cuando sea menester reconocer aciertos, ni dudarlo. Pero más necesario es hacer los señalamientos a que haya lugar cuando se presenten desatinos, ya que la obligación de toda autoridad es hacer las cosas bien.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.