24 mayo, 2022

El Devenir

Periodismo con compromiso social

“Una voz para liderar: invertir en enfermería y respetar los derechos para garantizar la salud global”

4 min read
Viviana Mendoza.

1225476450

Día Internacional de la Enfermería.

En la celebración del Día Internacional de las Enfermeras y los Enfermeros, la Organización Panamericana de la Salud llama a fortalecer colectivamente la fuerza laboral de enfermería.

La pandemia de COVID-19 cambió las políticas y el futuro de las discusiones políticas y técnicas en torno a la formación de los recursos humanos para la salud y ha reforzado la necesidad universal de proteger e invertir en todas las ocupaciones que participan en la capacidad de preparación y respuesta, en las funciones de salud pública.

Un aumento sólido y sostenible de la inversión en la formación, práctica y regulación de los profesionales de enfermería, garantizará una mejor preparación de los servicios de salud en caso de nuevas pandemias, y puede cambiar el futuro en la atención en salud. Las enfermeras desempeñan un papel de liderazgo en la gestión de la pandemia de COVID-19, en los esfuerzos de vacunación de la población, y existe una oportunidad urgente de traducir el reconocimiento en apoyo real y sostenido.

En 2021 la OMS aprobó el documento Orientaciones estratégicas mundiales sobre la enfermería y partería 2021-2025, que comprenden cuatro áreas de interés político: educación, empleos, liderazgo y prestación de servicios. Sus recomendaciones incluyen; 1) formar a suficientes profesionales de partería y enfermería con competencias para satisfacer las necesidades de salud de la población; 2) crear puestos de trabajo, gestionar la migración y contratar y retener a este personal allí donde más se necesita; 3) reforzar el liderazgo de la enfermería y la partería en los sistemas sanitarios y académicos; y 4) garantizar que este personal esté apoyado, respetado, protegido, motivado y equipados para contribuir de forma segura y óptima en sus entornos de prestación de servicios.

En la Región de las Américas, las enfermeras y parteras juegan un papel esencial en el logro de los resultados de salud debido a su experiencia, tamaño de la fuerza laboral y su alcance en áreas remotas, poblaciones en situación de vulnerabilidad y grupos minoritarios. Sin embargo, retos como la escasez principalmente en zonas remotas, la migración continua y creciente, las condiciones de trabajo no seguras y no dignas, los salarios no competitivos y la falta del cumplimiento o de la regulación profesional persisten.

La pandemia de COVID-19 ha aumentado el déficit de enfermeros y ha forzado a los países a implementar medidas de emergencia para aumentar la fuerza de trabajo en los servicios de salud en todos los países en la Región de las Américas. Datos muestran que, alrededor de 4% de la fuerza de trabajo dejará la profesión como resultado de la pandemia. La migración y retención de los profesionales han sido impactadas, debido a las enfermedades físicas y mentales de los profesionales, exceso de horas de trabajo y, de pacientes, el “burnout” y el trabajo exhaustivo.

Entre las lecciones aprendidas es esencial el cambio de un enfoque de enfermeras individuales que tienen que “hacer frente” y “ser resilientes”, por uno que los empleadores y las organizaciones asumen la responsabilidad de crear y mantener condiciones de trabajo favorables, y la dotación de personal adecuada.

El liderazgo de las enfermeras debe ser reconocido. “Nueve de cada diez enfermeras son mujeres, sin embargo, sólo una cuarta parte de los puestos ejecutivos en los hospitales están ocupados por mujeres”, indicó la directora de la OPS en el editorial “COVID-19 has revealed a pandemic of inequality”.

En una publicación reciente por la OMS y OPS se destaca que, las lecciones aprendidas durante la pandemia contribuyen a aportar evidencias y alinear las prioridades y objetivos de la política en torno a la protección de y cuidado por los recursos humanos para la salud (RHS) en toda la Región, y enfatiza la necesidad de mejorar la inversión en RHS como estrategia prioritaria para fortalecer la resiliencia de los sistemas de salud, asegurando su continuidad, óptimo funcionamiento con acceso y cobertura adecuada para toda la población.

Origen del Día Internacional de la Enfermería. 

Desde 1965 el Día Internacional de la Enfermería se celebra anualmente alrededor del mundo con el objetivo de reconocer a todo el personal de este gremio y destacar la importancia de su labor, así como para rendir homenaje a la enfermera británica Florence Nightingale, que nació el 12 de mayo de 1820 y es considerada la fundadora de la enfermería moderna. 

Florence Nightingale adquirió notoriedad como directora y formadora de enfermeras durante la Guerra de Crimea (1853-1856), en la que organizó la atención a los soldados heridos en Constantinopla (hoy Estambul) y pasó a ser conocida como “la dama de la lámpara”, debido a que en las noches rondaba las camas revisando a los heridos con una luz en la mano. Fue una destacada reformadora social, que trabajó para mejorar la asistencia sanitaria para todos los sectores de la sociedad británica, abogó por mejores medidas para eliminar la hambruna en la India, y abogó por la abolición de las leyes de prostitución que eran duras para las mujeres y la ampliación de la participación femenina en la fuerza de trabajo. Además de estas labores sociales, Nightingale también fue una pionera de la estadística, presentando sus análisis en forma de gráficos para facilitar la extracción de conclusiones a partir de los datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.