sábado, abril 13, 2024

Luis Javier Valero, Opinión

¡Van las del al revés!

Luego de que el ex gobernador Javier Corral lanzara un vigoroso y virulento ataque en contra del actual equipo gobernante en Chihuahua, a causa de la detención del ex fiscal de los “Expedientes X”, Francisco González, secundado por numerosos de sus personeros, cuyos alegatos centrales se ubicaron en sostener que Maru Campos y su equipo son duartistas, las reacciones, tanto de quienes son hoy los mandones en Palacio de Gobierno, como de quienes resultaron agraviados por la gestión del paseño, y de quienes han criticado severamente a Javier Corral, han llevado a la confrontación a un nuevo nivel. 

Dos hechos destacan entre todos ellos, y ambos derivan de los actos de gobierno efectuados por Corral: La huelga de hambre del abogado Gerardo Cortinas Murra, en la exigencia de la celebración de un juicio político en contra de los actuales diputados, y el inusitado despliegue informático de La Jornada, develando las torturas aplicadas a los ex duartistas. 

La protesta de Cortinas deriva de que, a su juicio, los integrantes de la Comisión respectiva del Congreso del Estado, se han negado a  iniciar el juicio político en contra del ex gobernador, a quien acusa de los multimillonarios adeudos a Pensiones Civiles del Estado, durante su gestión. 

A su vez, los reportajes del periódico capitalino La Jornada, publicados en los días precedentes, en los que se acredita la aplicación de tortura en contra de los ex funcionarios duartistas a los que el corralato inició procesos judiciales, le han dado una vuelta de tuerca a la ventaja mediática que había obtenido Corral. 

Pero al ex gobernador se le han aparecido los cadáveres acumulados a lo largo de su quinquenio. 

Porque no se trata solamente de los ex funcionarios duartistas que llevó a enfrentar juicios, que en la mayor parte de los casos sostuvo indebidamente en la cárcel, no porque fueran inocentes, sino porque la antigua legislación, la vigente en la época en la que supuestamente cometieron los delitos, les permitía continuar los procesos en libertad y Corral maniobró, hasta personalmente, para mantenerlos en prisión, incluso a riesgo de su salud y de sus vidas, como desgraciadamente ocurrió en el caso de Lázaro García, exdirector del Fideicomiso para Fomentar las Actividades Productivas del Estado de Chihuahua (Fideapech), acusado del desvío de 6 millones de pesos, y quien muriera a causa de COVID 19, luego de que la jueza del caso se negara a otorgarle la prisión domiciliaria a fin de que recibiera atención médica. 

El otro hecho es el de que el periódico capitalino publicó, hasta la fecha, dos reportajes en los que desnudó la comisión de tortura en contra de varios de los detenidos por Corral, con los que develó la otra faceta de su gobierno, especialmente ante el público de la capital del país. 

Se le olvidó a Corral -ojalá tenga tiempo y calma para recordarlo-, que exfuncionarios gubernamentales y partidarios  estrechamente ligados a él aparecieron vinculados en el envío de información a integrantes de la banda criminal de los “Salazar”, de Chínipas, ligados al Cártel de Sinaloa, que llevó al asesinato de la periodista Miroslava Breach, corresponsal por largos años de La Jornada. 

 Todavía hasta este día, esos ex funcionarios no han sido sometidos proceso alguno, salvo uno de ellos, el que le entregara la información al jefe regional de los “Salazares” en la que Miroslava Breach asumía la responsabilidad de haber acopiado y publicado la información en la que se asentaba que el crimen organizado había participado directamente en la designación de candidatos, tanto en el PRI, como en el PAN, a diversos cargos de elección popular, especialmente a las alcaldías de varios municipios serranos de Chihuahua. 

Además, y no es poca cosa, ante la protesta del abogado Gerardo Cortinas Murra, deberá enfrentar la renovación de la puesta en vigor de los reflectores del grave problema de Pensiones, dependencia a la cual el corralato le adeudó más de 3 mil millones de pesos, además de “jinetearle” otro tanto de las cuotas que los trabajadores del gobierno del estado y las universidades públicas entregaban a Hacienda estatal, para que ésta las derivara a Pensiones, cosa que no hizo, con lo que agravó la de por sí severa situación de la dependencia. 

Lo dicho, los cadáveres que hizo Corral en su gobierno, hoy se le han levantado. 

*Columna de Plata-Asociación de Periodistas de Cd. Juárez: 2008, 2015, 2017 y 2022  

asertodechihuahua@yahoo.com.mx