25 enero, 2022

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Vinicius de Moraes, o de como el whiskey se convierte en el mejor amigo del hombre

5 min read
Opinión.

A Agustín Andreu Caballero.

Descreo que algún gran poeta se haya propuesto tener una enorme aceptación cívica –andar en boca de todos– o que su obra la acerque sólo a lo intimista y aún en lo hermético. Neruda es un poeta que se encuentra en todas partes en la república de Chile y en el mundo; Borges, se pudiera pensar, confinado a espacios más pequeños, pero a ninguno de los dos se les podría regatear su gran estatura literaria. Entre nosotros es envidiable la popularidad de Jaime Sabines –un desconocido en su casa– y no se diga la de Renato Leduc, al que no pocos quieren ver en los confines de la cantina defeña. Me parece que aquí no está la miga del tema que se insinúa. Traigo esto a cuento porque hace unos días llegó a mis manos el filme de Miguel Faria Jr. sobre el poeta brasileño Vinicius de Moraes. 2013 fue el año de su centenario a partir de que nació en Río de Janeiro. Sin duda estamos frente a un excelente documental desde la perspectiva que se le quiera ver y él se salva, con talentoso soslayo, si se trata de un poeta menor o mayor. No se le pone a competir ni con Manuel Bandeira ni con Joaquim Cardozo ni con Lêdo Ivo, por señalar una tercia; simplemente y sin agredir ni a personas, ni escenarios, ni circunstancias, se toma a de Moraes como el gran creador que fue y que en su vida vivió apasionados amores, fue político de izquierda, diplomático, viajero incansable y sin duda, más allá de la barata idea de la bohemia, un hombre de oficio a la hora de trabajar para la crítica, la poesía, la música, descollando en estos dos últimos rubros como pocos.

A él lo conocemos popularmente por la fama que ganó al componer la letra de La chica de Ipanema, que recién cumplió medio siglo de escucharse en todo el mundo y en muchos idiomas. Pero realmente va mucho más allá de este su éxito que por sí mismo lo habría hecho ganar un lugar imperecedero, como el que logró Consuelito Velázquez con su Bésame mucho. El video que conforma este filme es propiamente el biográfico y el extra donde sus creadores nos hablan de cómo se logró la música, las entrevistas, las fotografías y su uso. Siendo el personaje central Vinicius de Moraes, ahí encontrará los estupendos papeles de Camila Morgado y Ricardo Blat, pero también encontrará, entre otros genios, a Caetano Veloso, a Chico Buarque, a Gilberto Gil, a Toquinho y a María Bethania. Hay un ensamble creativo estupendo y el documental se puede convertir en modélico para otros trabajos semejantes que se hagan en el futuro. Aquí en México se lo merecen Ramón López Velarde, Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Octavio Paz, José Emilio Pacheco, Rosario Castellanos, o del de su preferencia.

En este DVD están registrados los momentos estelares de una vida en el que el genio poético y musical resalta, al igual que su generosidad proverbial, pues nunca escatimó poner de su bolsa recursos que pudieran trabar el sacar adelante los proyectos culturales. Un hecho insólito, como insólito fue que siendo diplomático se le pretendiera adscribir a un comportamiento extremadamente conservador y sobrio, que reñía con el espectáculo, la cantina, la pluralidad de amores, en fin, lo que mal se ve en los cuerpos de estos funcionarios que se mueven en medio de la hipocresía del poder político y del dinero y que afortunadamente rehusó.

Hay un personaje que no es un ser viviente, como los coches en la novela La sombra del caudillo de Martín Luis Guzmán. Se trata del whiskey sin el cual la poesía de Vinicius es inconcebible, como lo sería el bossa nova, el jazz y toda esa fusión con la cultura africana que palpita en la obra de nuestro poeta. A grado tal se hace presente esta bebida que se registra la frase de de Moraes: “El whiskey es el mejor amigo del hombre”, ergo, se trata de un perro embotellado. Sin whiskey su obra no existiría, como tampoco sin la apertura de su casa a las grandes fiestas que luego otros imitaron. Organizó una con aproximadamente 450 botellas de 1 litro, para confraternizar, crear, escuchar música, piano, y vaya que el documental lo demuestra.

Escuchar, por ejemplo, lo que dice Veloso, Chico Buarque, Gilberto Gil o Toquinho acerca del poeta, es toda una delicia y sobre todo, toda una enseñanza para los creadores mexicanos que muchas veces perecen en el mar de la solemnidad o como garzas envueltas en huevo. Quizá por eso la vida de Vinicius de Moraes contribuyó como ninguna a convertirse en el poeta con enorme raigambre en su país y en el mundo. Este documental, filmado en portugués y subtitulado en inglés y español, enhorabuena que fue patrocinado por empresas como Petrobrás y un gobierno federal que presume con legitimidad que Brasil es un país de todos.

Toquinho y Gil Gilberto están ligados indisolublemente a de Moraes por la combinación de poesía y música, como lo sabe cualquier aficionado a la música contemporánea; pero muchos otros y otras con talento y sensualidad inigualables siguen con el aliento de sus palabras, que existen y perduran por la colaboración creadora de personajes como Antonio Carlos Jobim, María Bethania y María Creuza, Astrud Gilberto, Stan Getz y el mismo Sinatra, claro que me faltan muchos más.

No me perdonaría pasar por alto que en esta obra también se asoma la política cuando se habla de la dictadura militar brasileña, la discriminación racial del Ku klux klan de los Estados Unidos y de cómo finalmente se dio el desprendimiento con la diplomacia y, por benévola omisión, no recetarnos aquella parte de la obra de Vinicius de Moraes en la que hizo profesión política de fe y que como suele ser en muchos otros casos, no corrió con buena estrella, por panfletaria. Para mí y admitiendo que en estas tierras poco se conoce la poesía brasileña (reconozco el esfuerzo hecho al respecto por Rubén Mejía), el documental se constituye en una invitación para ingresar a un gran continente, desconocido. Vinicius de Moraes es Água de beber / Água de beber, camará / Água de beber / Água de beber, camará!

Ignoro si este documental esté a la venta por acá. Si despertar el interés por obtenerlo y no lo encontrara, ofrezco una copia del Disco 1. Disfrútelo con whisky.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.