lunes, julio 04, 2022

Buzón

A tí

A ti … Que no sabes las veces que te has despertado durante las noches en tu vida para atenderme. Ya hace tiempo que te marchaste pero aún sigo en duelo y pienso en el día de tu partida, un día marcado en el calendario como el peor de mi vida.

Nadie está preparado para que una madre se vaya, no importa las circunstancias, simplemente nunca es el momento. Te quería a mi lado para siempre, aunque sé que la naturaleza no lo hubiera permitido.

Desde tu marcha siento que me han arrancado un trozo de corazón y que no me lo devolverán jamás. Cada vez que miro a mi  hijo me gustaría que pudieras ver todo lo que yo veo. Ver cómo crecen, cómo juegan, cómo maduran con el paso de los años.

No hay día que no piense en ti. Aún escucho tu voz y cuando miro el teléfono solo quiero llamarte para escucharte de nuevo, que me digas todo lo que me quieres y sentir que estás al otro lado del teléfono. Solo quisiera abrazarte, lo más fuerte que pudiese y no soltarte jamás
el amor incondicional que sentiste por mí desde incluso antes de nacer.

De los esfuerzos y sacrificios que hiciste por mí, porque ser madre es la responsabilidad más grande que se puede tener… y dura toda la vida.

De que en tus días grises siempre intentabas pintar un arcoíris para que no perdiera la sonrisa…
De tu paciencia… que tenías mucha aunque yo en esos momentos no me diera cuenta.

De tus ganas de vivir, pues solo querías salud para poder estar con nosotros el máximo tiempo posible, porque el no poder estar siempre a nuestro lado te dolía inmensamente. NO querías dejarnos solos.
De que siempre has hecho lo mejor que has sabido o podido para que esté bien.

Por eso hoy mamá, aunque no te tengo a mi lado te abrazo fuerte porque te pienso cada día y reflexiono sobre ti, sobre mi, sobre la maternidad y sobre todo el amor que siempre me has regalado.
Nunca  dejaré de sentir  tu amor aunque a veces me duela el alma por querer verte y abrazarte y no poder hacerlo.