21 septiembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Autismo corralista

3 min read
Opinión.

No puede ser que el todavía gobernador Javier Corral pretenda eludir su responsabilidad al frente de la administración estatal. Deberá enfrentarla al momento en que el nuevo gobierno del estado asuma y evalúe la condición en que recibirán las finanzas del estado y deba tomar las medidas necesarias para sancionar las acciones ilegales de quienes ahora son los gobernantes.

Sólo hasta que el presidente López Obrador informó que el gobierno federal acordó apoyar al gobierno de Chihuahua en el pago de la nómina, nos enteramos que Javier Corral no tenía los recursos necesarios para hacerlo, pero apenas dos días antes, interrogado por la prensa debido a que el responsable del equipo de transición de la gobernadora electa, Luis Serrato, había informado que el déficit presupuestario que dejará el gobierno de Corral ascenderá a 8 mil millones de pesos, respondió que no respondería a eso, debido a que “estamos en otra cosa”, dijo.

“No vamos ahorita a entrar en eso, estamos en otra cosa. Muchas gracias’, dijo el gobernador durante una gira este viernes en la ciudad de Cuauhtémoc”. (Nota de Jesús Rodríguez Arballo, El Diario, 6 agosto 2021).

Al tiempo que se negó a informar del déficit, Corral aseguró que su gobierno había superado al de César Duarte, “y sin endeudar al Gobierno del Estado”. (Ibídem).

Sin embargo, en otro episodio más de las falsedades que ha informado,  ahora accedimos a la información del adeudo de su gobierno a las universidades públicas del estado. 

No se trata solamente del adeudo, sino del auténtico robo que les ha hecho a ambas pues en lugar de transferibles los recursos que les correspondían, por la recaudación del impuesto adicional universitario, no se les han entregado el total de los mismos, el adeudo a asciende a 620 millones de pesos a la Uacj y de 139 millones de pesos a la Uach.

Además, por el concepto del no pago de los subsidios y del impuesto universitario, el gobierno de Corral adeuda a la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) mil 355 millones 432 mil pesos.

Este adeudo deberá sumársele al que el gobierno del estado tiene con Pensiones Civiles del Estado -por el orden de los 4 mil millones de pesos-, sumas que probablemente no están contempladas en la suma citada por el representante de Maru Campos.

El equipo de Corral podrá argüir en su defensa que los adeudos se generaron por la falta de recursos con los que tuvieron que hacerle frente a los compromisos gubernamentales, pero en el caso del impuesto universitario, al igual que el de las cuotas a la Cruz Roja, al Critt, a Pensiones  y a otras, no hay atenuante posible. 

Así como la Secretaría de Hacienda recaudaba los ingresos, en esa misma velocidad estaba obligada a entregarlos a las dependencias, instituciones y universidades.

No lo hicieron y eso se castiga pues la ley los obliga a hacerlo, a no desviarlos de su destino, lo cual, nadie, absolutamente nadie podía ordenar que no se hiciera, y si lo hicieron incurrían en delito, tal y como ahora sabemos lo hicieron. Esas son conductas delictivas, como tales deberán investigarse y de ser demostradas, castigadas.

¿Lo hizo por su propia cuenta el Secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez? Con toda seguridad, no.

¡Ah, esto nos explica de mejor manera el súbito viraje de Javier Corral en la visita de López Obrador! 

¡Casi le extienden la afiliación a la 4T!

¡Qué cosas seguiremos viendo!

asertodechihuahua@yahoo.com.mx

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.