26 octubre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Chihuahua: comenzar a morir

3 min read
Opinión.

Una reflexión personal. 

Este fin de semana publico mi primera novela. 

Lo afirmo así, con cierta ostentación e innegable contundencia, porque llevo escritas otras tres; quiero pensar que en algún punto de mi vida verán la luz, lo que significa que, si Dios lo quiere, continuaré publicando. En todo caso, me tomaré un poquito más de tiempo para no andar (espero) a las carreras. Ya veremos. 

La novela no habría visto la luz sin un montón de personas que lo hicieron posible, la primera, Perla Rivera; fue ella quien me dio el empujón definitivo. Sin esa charla meses atrás, todavía estaría yo dándole vueltas al asunto; su tiempo, su interés, su eficiencia, su generosidad, lo hicieron posible. 

En segundo lugar, pero no menos importante, está Rafael Soto (quien además presentará el libro). Él leyó el primer borrador y me dijo que no era una novela, que quién sabe qué cosa sería, pero que era legible y debía publicarla. 

En tercer lugar, está la gente de El Ágora, sin ellos no habría yo empezado a madurar la idea de escribir y no lo habría empezado a hacer. Mi agradecimiento lo plasmo en el libro y lo reitero aquí: gracias a Irma por invitarme, a Víctor por su generosidad al compartir sus conocimientos, a Laura (ávida lectora e implacable correctora de mis textos), a Gloria por su gentileza, a Óscar (también revisor atento y minucioso), a Ana María, Arturo, Elsa, gracias por su comentarios y sugerencias; mucho he aprendido a su lado. Gracias a Emma Sáenz quien, sin conocerme, le dio el visto bueno definitivo. A todos, gracias. 

La novela trata, lo dice la solapa de la contraportada, de un crimen singular. Escribo: 

“Abril del 2018, tirado en la acera, en un charco de su propia sangre, Andrés Millán recordará los acontecimientos: amores, familia, éxitos, sinsabores, revelaciones y sorpresas que lo llevaron hasta allí, a ese ‘fiero estar muriendo’. Mientras siente como la vida se le escapa, tratará de descubrir quién y por qué lo mandó matar. 

Chihuahua. Comenzar a morir cuenta la historia, a retazos, de cómo un abogado y un Estado situado al norte de México, casi sin darse cuenta, terminaron en un baño de sangre entre las fauces del narco.  

De la introspección a la crónica, del soliloquio a la nota periodística, de la recordación a la rabia, Chihuahua. Comenzar a morir reseña los orígenes del narcotráfico en México, esboza la historia de los cárteles y explica el fenómeno de cómo y por qué el narcotráfico no solamente es una forma de muerte, sino también un estilo de vida”.  

Alguien me diría que el título le parece truculento; yo diría que el Estado lo es, que el país lo es, pero que, por lo menos en Chihuahua, se atisba una luz al final del túnel. Como lo dirían los musulmanes: “Ojalá” (law šá lláh “si Dios quiere”). 

Así pues, este jueves 23 publico Chihuahua: Comenzar a morir y huelga decir que estoy feliz. La tristeza que me depara que el Adolfo se regresa a su tierra de acogida el próximo sábado, la compensa el hecho de que él también presentará el libro, vamos a ver qué dice, si su juicio es benigno y sobre todo certero (está costando un dineral enseñarle las enrevesadas cosas que estudia). 

La cita es, repito, el próximo 23 de septiembre, a las 7:30pm, en Quinta Santiago. El aforo será limitado por cuestiones de Covid-19, así que es muy importante que quienes estén interesados en asistir confirmen su asistencia a los siguientes números 614-228 2450 y 614-554 8471. 

Termino con una frase que me dedico a mí mismo: que después de este vengan muchos otros libros más. En eso estoy. 

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ 

Luis Villegas Montes. 

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com 

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.