22 junio, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Con los representantes de partido en las casillas, se evitan las trampas

3 min read
Mario Alfredo González Rojas.

Muchas personas ignoran cómo se conforma una casilla electoral. Recordemos que hay representantes de partidos, además de los funcionarios de casilla, que son los que revisan las credenciales, checan las listas, le ponen a uno tinta en el dedo después de votar, cuentan los votos, etc.

En este proceso es muy importante el representante de partido, porque está pendiente de lo que hacen los de la casilla y al final “echa ojo” a la hora de contar los votos. Y luego se lleva a su partido una copia del acta de escrutinio, es decir donde dice cuántos votos sacó cada candidato. Y en el conteo a veces hay boletas eliminadas por algún error al cruzarlas, por algo que se considera anómalo, y se aclara el punto.

Total, que sale el representante de la casilla llevando en la mano el acta. Así se tiene la información en cada partido, y lo malo es que después hay quienes salen que les hicieron fraude, que hay que contar otra vez los votos, etc. Se busca ganar el juego en la mesa de anotaciones y no en la cancha.  Es así como se busca realizar fraude, haciéndose la víctima.

Claro hay otras cosas, que el acarreo de votantes, que la propaganda afuera de las casillas, todo el cuento que usted ya se sabe. Afortunadamente, contamos con una institución autónoma, que organiza las elecciones, el llamado INE, organismo en el que debemos confiar y fortalecer con el respeto a sus decisiones y acatamiento de resultados.

En 1990 surgió el IFE, y de esta manera el gobierno ya no organizaba los comicios, y ahora se denomina INE. Bueno ese es otro tema. Lo que importa es que nos fijemos en la importancia de los representantes de partido, de la necesidad de que existan y a la mera hora cumplan con su papel, para no andar después con que se hizo trampa, que están mal contados los votos, o como se dice. “a chuchita la bolsearon”.

En este concepto, es indispensable que la población esté bien informada, de cómo se vive al interior de una casilla, y de que EXISTEN COPIAS DE LAS ACTAS DE ESCRUTINIO (ESCRUTINO ES EL CONTEO) que llegan a estar en poder de los partidos, por lo que no vale hacerle al “loco”, diciendo que se ganó cuando la suma de los votos no favorece a “mi” candidato. Los números son fríos. Donald Trump, el tristemente payaso presidente de Estados Unidos, decía que habría fraude desde antes de las elecciones, y el día de las mismas iba arriba en los números en la noche a la hora que se fue a dormir, y por la mañana al enterarse que las cosas habían cambiado, gritó como un loco que aprovecharon la ocasión para hacer fraude. ¿Cómo la ve? ¿Encuentra lógico su razonamiento? Los números cambian según se les va contando, y puede ser un conteo que en ratos favorezca a uno y luego al otro. El resultado final es el del final del conteo. Como decía el gran Yogi Berra, cátcher y jardinero de los Yankees de Nueva York: “esto no se acaba hasta que se acaba”.

Más claro que el agua no puede ser. Es necesario que los votantes y hasta los que no están en edad de votar, sepan estas cosas para que no los confundan a la mera hora y se empantanen las elecciones, sin necesidad.

Ya para concluir: si no enviaron representante los partidos a la casilla donde protestan los resultados, ni modo, ni cómo ayudarles. “Las cosas claras y el chocolate espeso”, ¿no lo cree usted?

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.