sábado, julio 02, 2022

Cultura, Destacadas

Continúan trabajos de conservación en Cueva de las Monas; sitio arqueológico importante en Chihuahua

Como parte de la segunda temporada del proyecto.

A partir del pasado 16 de mayo y hasta el 9 de junio de 2022 se llevará a cabo la segunda temporada del proyecto “Conservación del Sitio Rupestre Cueva de las Monas”, a cargo de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), en colaboración con el Centro INAH Chihuahua y el Ayuntamiento de Chihuahua.

Este sitio es una muestra de patrimonio cultural sobre superficies pétreas (paredes de la cueva), ya que está integrado por más de 300 manifestaciones gráfico rupestres que realizaron los antiguos grupos que habitaron esta zona, como los rarámuris, y que en ellas plasmaron su relación con el entorno, sus eventos religiosos, espirituales, sus modos de cacería y rituales.

Conservar dichas manifestaciones es una de las misiones de este proyecto ejecutado por un equipo de especialistas dirigido por la restauradora perito, Sandra Cruz Flores, del Programa Nacional de Conservación del Patrimonio Gráfico-Rupestre de la CNCPC-INAH. Dicho proyecto inició en 2021 y tendrá una duración de cinco temporadas de trabajo de campo.

Los trabajos actuales consisten en la realización del diagnóstico del estado de conservación del sitio, monitoreo de condiciones medioambientales que impactan en la conservación de las pinturas rupestres, procesos de limpieza y consolidación del soporte pétreo, eliminación de pintas, rayones y graffitis, así como análisis in-situ para la caracterización de las pinturas rupestres y de sus procesos de alteración.

Además de estas labores, se buscan generar estrategias de sensibilización comunitaria, ya que “es importante resaltar que cuando van los visitantes sin información y no respetan, no cuidan: causan alteraciones […] Tenemos muchos graffitis, muchas pintas, que demuestran que mucha gente no ha sabido apreciar el valor de este patrimonio que es único e irremplazable”, puntualiza la restauradora Sandra Cruz.

Asimismo, se trabaja en promover visitas controladas, es decir, de grupos pequeños, pues el espacio tiene una capacidad de carga muy limitada y es importante cuidar y vigilar que no se sobrepase para evitar daños, y de esa manera, preservar este patrimonio que da cuenta de la historia e identidad chihuahuense.