22 septiembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Cree el gobierno que los indígenas son felices con estatuas indígenas

3 min read
Cree el gobierno que los indígenas son felices con estatuas indígenas.

Ayer circuló otra noticia más de las que acostumbra el gobierno de Morena para tratar de conmover a la opinión pública, con arrebatos de dulce y conmovedor patriotismo. Yo francamente me moría de risa al ver a la señora Sheimbaum, la jefa de CDMX, declarar el domingo, que la estatua de una mujer olmeca, iba a ocupar el lugar que anteriormente le correspondía a la estatua de Cristóbal Colón.

Como se recuerda, en 2020 se retiró la estatua de Colón junto con la de algunos frailes, de la glorieta del Paseo de Reforma, donde ya tenían muchos años. Y es que ahora, con ese ridículo patriotismo de AMLO, aconsejado por su esposa quien se la quiere dar de historiadora, se busca dar una imagen autóctona a la capital del país.

Se quiere homenajear a los indígenas con esa estatua de la olmeca que le encargaron a Pedro Reyes, un escultor. Con estas vaciladas no se rinde homenaje a los indígenas, que más que todo lo que quieren es comer normalmente y tener acceso a las mismas oportunidades de vida que el común de los mestizos, blancos, y otras razas que habitan este desventurado país, que cuenta con más de 50 millones de pobres.

Esa no es manera de hacer justicia a los indígenas, que según algunos son 16 millones en el país, según otros, 25 millones. Se sigue viendo a los indígenas como atracción histórica, turística, como personajes de película, o como dirían algunos: como mexican curius. Ya ve usted que el día que tomó posesión como dueño de México el señor López, se sometió a una cursi ceremonia indígena en pleno Zócalo capitalino.

Con esta clase de circos no se remedia la triste condición de los pueblos originarios; baste ver, aquí entre nosotros, en Chihuahua ,a los tarahumaras tocando de casa en casa para pedir córima, vender sus yerbas, ataviados con sus prendas típicas malolientes, gastadísimas, etc. No estoy hablando con afán de ofender a esta etnia ni a las otras que existen en el país, hablo de la realidad, no me hago pendejo, para acabar pronto.

Eso de quitar a Colón, en un intento de hacer justicia histórica, es una pose demagógica. Después hablamos de la realidad de nuestro pasado, por ahora quiero referirme a la condición de siempre de los indígenas, de esos que hablan 68 lenguas, con sus variantes y todo en nuestra patria, condición de enorme pobreza y marginación, que sólo sirve de escarnio y burla de los fifís del gobierno federal que se la quieren dar de patriotas y liberales, pero son todo lo contrario.

CON ESTATUAS NO SE COME, NI SE CAMBIA EL PASADO; HECHOS, NO PALABRAS, SEÑOR LÓPEZ. EL INDÍGENA NO SE ALIMENTA DE PAYASADAS, LO HACE CON TORTILLAS.

MUCHAS GRACIAS:

APOLONIO ZENDEJAS Y PALLÁS

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.