domingo, agosto 14, 2022

Aída Holguín Baeza, Opinión

De compromisos, promesas y gasolinazos

“Reiteramos nuestro compromiso de bajar el precio de las gasolinas, el diesel, el gas y la energía eléctrica”, decía AMLO, dirigente de MORENA, en el 2016.

Fue a través del numeral 24 de los “Lineamientos Básicos del Proyecto Alternativo de Nación 2018-2024”, que López Obrador ratificó ese compromiso asegurando que, si Morena estuviese gobernando México, la gasolina costaría, cuando mucho, 10 pesos el litro.

Luego, a inicios del 2017, publicó un video en el que criticaba el aumento de la gasolina: “Con el aumento de la gasolina inicia mal el año, hay por eso enojo, preocupación. Este es un golpe a la economía popular, desata la carestía, pero no podemos quedarnos en la queja […] Vamos a resolver el problema de los altos costos en los combustibles. No van a aumentar los precios de gasolinas, del diésel, del gas, de la luz”.

Total que durante más de dos años se dedicó manipular al pueblo bueno y sabio haciéndole creer que, de llegar a la Presidencia, bajaría el precio de las gasolinas o que, por lo menos, no habría gasolinazos. El detalle es que, ya como virtual presidente electo, comenzó a transformar aquel compromiso en mera promesa. “Vamos a que la gasolina no aumente de precio en términos reales, esto es que se mantenga en términos reales con los mismos precios, que nada más se descuente lo que es inflación”, insistiendo en que no habría gasolinazos.

Claro que tomando como referencia aquello de que “No habrá necesidad de incrementar impuestos en términos reales” y aquello de que “No va a aumentar la deuda en términos reales”, era obvio lo que iba a pasar con el “No habrá más gasolinazos porque los precios de las gasolinas no aumentarán en términos reales”. Así es como han quedado evidenciados los “términos reales” de las promesas de Andrés Manuel López Obrador (el meollo del asunto está en los “términos reales” que suele mencionar desde que asumió el poder presidencial).

El caso es que de aquel compromiso solamente quedaron palabras transformadas y materializadas en gasolinazos. Y aunque el ahora presidente López Obrador niegue que hay gasolinazos o aumento en el precio de los energéticos, de que los hay los hay porque, como bien lo explica Luis Miguel González, si el parámetro es el diferencial entre el incremento al precio de las gasolinas y la inflación, no hay duda de que hemos estado ante enormes gasolinazos. La diferencia es que en otras administraciones el incremento se daba de golpe, casi siempre al comenzar el año, y ahora el incremento es por goteo, pero de esos que inundan.

En esta ocasión, finalizo citando lo dicho alguna vez por el bogado, político y décimo sexto presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln: El compromiso es lo que transforma una promesa en realidad, es la palabra que habla con valentía de nuestras intenciones, es la acción que habla más alto que las palabras, es hacerse al tiempo cuando no lo hay, es cumplir con lo prometido cuando las circunstancias se ponen adversas, es el material con el que se forja el carácter para poder cambiar las cosas.

Aída María Holguín Baeza
laecita@gmail.com