21 septiembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Desfachatez del corralato

4 min read
Opinión.

El lunes 6 del mes en curso, leímos en primera plana y a ocho columnas, en este prestigiado Diario de Chihuahua, que “Javier Corral, Francisco Muñoz y Juan Manuel Escamilla GASTARON 600 MIL POR MES HASTA EN CANTINAS Y STARBUCKS Cargaron el gobernador; su secretario particular y su jefe de escoltas casi todos sus gastos a tarjetas de gobierno.

         “Cafés de Starbucks por cerca de 500 pesos al día, comidas en restaurantes por más de nueve mil pesos, compras en dólares, suscripciones para el celular y noches en hoteles de lujo, aparecen en los gastos de las tarjetas bancarias asignadas  al gobernador Javier Corral y a sus principales asistentes.

         “Durante su administración, el mandatario y dos de sus auxiliares dispusieron de gastos mediante tarjetas de débito empresariales, de los bancos Santander y BBVA, de hasta 630 pesos de viáticos al mes para pagar consumos en restaurantes, cafés, hoteles y hasta cantinas”.

         Abunda David Piñón Balderrama  en su muy profesional investigación para El Diario, que “Los funcionarios dispusieron de esos recursos pese a que el gobernador cuenta con ingresos oficiales de 175 mil 059 pesos al mes; Muñoz con 69 mil 447 pesos mensuales y Escamilla con 27 mil 385 pesos, registrados oficialmente, pero sin que muestre su compensación, según la Plataforma Nacional de Transparencia”.

         Indudablemente, esa conducta ambiciosa, voraz, avara… lamentablemente ha sido –y sigue siendo– práctica muy socorrida por  “funcionarios” públicos y miembros prominentes de la burocracia estatal y nacional (desde luego, con muy honrosas excepciones); pero, no se había caído en un estado de DESFACHATEZ, no les había quedado tan bien el traje de DESFACHATADO, como a la tercia precitada. Para mayor claridad, es menester anotar el significado de:

         Desfachatez: descaro, desvergüenza (Diccionario de la Lengua Española, RAE). Desfachatado: ‘descarado’, alteración del italiano sfacciato ‘descarado’ (Guido Gómez de Silva, Breve Diccionario Etimológico, FCE).

         Por lo que se deduce, que tanto el exgobernador Javier Corral Jurado y  el otrora humilde, modesto y ‘simpático’ reportero gráfico Francisco (Paco) Muñoz, a quienes conocemos de hace años, no solamente NEGARON SUS ORÍGENES, la buena formación de sus hogares, que sin lugar a dudas la tuvieron, sino que sus actos y actitudes durante el malogrado quinquenio en que fungieron y fingieron como “servidores públicos”, evidenció una total carencia de ÉTICA y MORAL, que debe ser la tarjeta de presentación cotidiana de un auténtico servidor público.

         ¡Qué desvergüenza! No se conformaron con las decenas de miles de pesos que cobraban (que no ganaban) quincenal o mensualmente del erario, de los impuestos del pueblo; sino que… Siendo que ya quisieran millones de chihuahuenses y mexicanos  –estos sí–, ganar cuando menos: uno o dos salarios mínimos al día para asegurar el llevar algo de comer a su cónyuge y a los vastaguitos, completar  el pago de la renta o la mensualidad del terreno o la casita; y sostener la educación escolarizada de la descendencia.

         Resulta extraño, que durante ese lustro de régimen panista-corralista no estuviera  persona alguna cercana a ellos que les haya indicado la enorme necesidad de  saber que la ÉTICA aplicada a la FUNCIÓN PÚBLICA, en la cosa pública, es de vital importancia, porque  tiene como eje central LA IDEA DE SERVICIO; es decir, que las tareas y actividades que realizan los servidores públicos deben estar orientadas al BIEN COMÚN.

         Que la ética y moral en el servicio público gubernamental, es la ciencia del buen comportamiento en el servicio a la ciudadanía sin distinción alguna; que es además una importante manera de CONTROLAR la ARBITRARIEDAD en el uso del PODER PÚBLICO. Un factor esencial para la creación y mantenimiento de la confianza en la administración pública y sus instituciones.

         Por lo que, la ética y la moral, son factores clave, indispensables para elevar la calidad de la RES PÚBLICA mediante la conducta DEMOCRÁTICA, HONESTA, EFICIENTE, OBJETIVA e ÍNTEGRA de quienes fueron llevados a la gestión y administración del servicio público, por el voto de la ciudadanía, del pueblo todo.

         Cuando aquel 2016 nos convencía el que el ‘tribuno’ Javier Corral Jurado –dispensando  su militancia blanquiazul– a tal grado de impulsar su candidatura y votar por él; no pensamos que pronto y sin remordimientos iba a ser un gobernante más que lo envolvería la bajeza de la CODICIA. Que iba a ser, al igual que varios de los integrantes de su flamante gabinete, el ser “humano” que no lo satisface el ingreso por alto y envidiable (en el buen sentido del término) que sea, debido a que se es codicioso por naturaleza.

         Individuos, que no les satisface lo que poseen, siempre ambicionan más y más. Entes que en cuanto consiguen lo que desean, cuando ya codician otros bienes.

         En ese marco, la amarga experiencia en los EUM, es que a pesar de haber pruebas contra ‘servidores públicos’ CORRUPTOS, éstos deambulan libremente presumiendo de honorabilidad.

         Por lo que es imperativo que se prosiga con la firme e impostergable demanda de los chihuahuenses y de todos los mexicanos, contra la CORRUPCIÓN y la IMPUNIDAD.

         TE LO DIGO QUINQUENIO QUE SE VA, PARA QUE LO SEPA EL SEXENIO QUE SE INICIA.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.