domingo, agosto 07, 2022

Buzón, Eduardo Fernández

El estancamiento de la economía mexicana

Perfil humano.

México se encuentra en recesión técnica pues de acuerdo a los analistas no tuvo un crecimiento económico en los dos últimos trimestres.

De acuerdo al INEGI de octubre a diciembre de 2021 se creció solo un 0.1 por ciento mientras que en el trimestre anterior fue de 0.4 por ciento. Por ello se señaló por parte de especialistas en el tema que estábamos en recesión, o peor aún, en un nulo crecimiento acompañado por inflación la cual fue de más del 7 por ciento en el año anterior.

Sin embargo para el presidente López Obrador este año y los dos siguientes el país crecerá un 5 por ciento por lo que en su sexenio el crecimiento sería un poco mayor al 2 por ciento anual.

El mandatario no acompañó con datos el cómo se podría alcanzar tal crecimiento que sería mayor al previsto por el FMI para Estados Unidos (4.4 por ciento) y China (4.8 por ciento), argumentando solo que era optimista.

Este organismo internacional ya había ajustado el posible crecimiento de México para este año pues lo redujo de un 5 por ciento a un 2.8 por ciento, casi la mitad.

Como se percibe el optimismo presidencial no está fundamentado por lo que solo son buenos deseos que nuestra economía crezca y se recupere de la caída del 2020 que fue de un decrecimiento del 8.5 por ciento.

A mitad del sexenio no se percibe que se llegue al objetivo sexenal de crecer cada año un cuatro por ciento para superar a los anteriores gobiernos que han tenido un promedio de crecimiento de un poco más del 2 por ciento anual.

Tampoco se ve aumentar la inversión para que la economía logre despegar ya que existe incertidumbre nacional e internacional debido a la polémica reforma energética y a otras acciones emprendidas por el actual gobierno federal.

Las políticas públicas económicas del actual sexenio no atraen la inversión, más bien la desalientan por lo que se deberían cambiar para lograr el crecimiento necesario y se pueda superar la crisis económica.

En un escenario adverso debido a la incidencia de la pandemia y conflictos bélicos como el de Ucrania los mercados no se arriesgan a invertir en economía emergentes como la mexicana. Mientras que otras economías latinoamericanas se están recuperando como la brasileña y la chilena la nuestra se compara más con la argentina, lo cual desde luego no es nada favorable.

Además de la recesión y la pandemia otras causas afectan el desarrollo del país, como la alta incidencia del crimen en territorio nacional.

Es raro el día que no se informe de ilícitos criminales como masacres en distintas entidades como Zacatecas y Michoacán. Además los conflictos sociales producidos por el aumento de la pobreza también están a la orden del día mostrando escenarios negativos en los cuales predomina la inseguridad pública y la carencia de aplicación de la justicia.

Por lo tanto es cada vez menos probable que se recupere en este año la economía mexicana y menos que logre un crecimiento sostenido del cinco por ciento en lo que resta del sexenio. Más que buenos deseos lo que se requiere es tomar las medidas adecuadas para mejorar las condiciones necesarias para que nuestra economía se recupere y mejore la perspectiva del desarrollo económico del país.