jueves, agosto 11, 2022

Cultura

El Google Doodle anual para el Día de la Tierra de hoy destaca imágenes reales de lapso de tiempo de Google Earth

Y otras fuentes que muestran los impactos del cambio climático en nuestro planeta.

“Timelapse nos permite ver nuestro planeta en una dimensión y un tiempo completamente nuevos. Ahora, cualquier persona puede ser testigo de casi cuatro décadas de cambio planetario”. Rebecca Moore, directora de Google Earth.

En este enlace se puede saber más acerca de Timelapse.
https://support.google.com/earth/answer/10529976?hl=es-419&co=GENIE.Platform%3DDesktop

Millones de personas de todo el mundo acuden a Google para obtener información sobre el cambio climático y sostenibilidad. A partir de ahora, cuando los usuarios busquen «cambio climático», encontrarán información autorizada de las Naciones Unidas en 12 idiomas.

Además de los resultados de la búsqueda orgánica, Google ofrece breves paneles informativos y elementos visuales fáciles de entender sobre las causas y los efectos del cambio climático, así como sobre las acciones individuales que se pueden llevar a cabo para ayudar a afrontar la crisis climática.

La temperatura de la Tierra es ahora 1,1 °C más elevada que a finales del siglo XIX. La última década (2011-2020) fue la más cálida registrada.

Mucha gente piensa que el cambio climático significa principalmente temperaturas más cálidas. Pero el aumento de la temperatura es sólo el principio de la historia. Como la Tierra es un sistema, en el que todo está conectado, los cambios de una zona pueden influir en los cambios de todas las demás.

Las consecuencias del cambio climático incluyen ahora, entre otras, sequías intensas, escasez de agua, incendios graves, aumento del nivel del mar, inundaciones, deshielo de los polos, tormentas catastróficas y disminución de la biodiversidad.

El cambio climático se refiere a los cambios a largo plazo de las temperaturas y los patrones climáticos. Estos cambios pueden ser naturales, por ejemplo, a través de las variaciones del ciclo solar. Pero desde el siglo XIX, las actividades humanas han sido el principal motor del cambio climático, debido principalmente a la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas.

Al tiempo que el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente cumple cincuenta años de diplomacia medioambiental, la directora ejecutiva, Inger Andersen, nos habla de la importancia de la justicia climática y de los cambios urgentes que el mundo debe hacer para lograr un futuro resistente al clima y con bajas emisiones.  

La quema de combustibles fósiles genera emisiones de gases de efecto invernadero que actúan como una manta que envuelve a la Tierra, atrapando el calor del sol y elevando las temperaturas.

“Cuando subvencionamos los hidrocarburos, no logramos entender que los costes de esa subvención son mucho mayores que la propia subvención. Piense en ello: niños con asma debido al humo producido por los automóviles.

Piense en ello: la erosión de la costa allá donde los pescadores o pescadoras no puedan garantizarse sus medios de subsistencia. Piense en ello: inundaciones constantes, incendios. ¿Cuál es el precio a pagar por todo eso? Esto representa costes sociales”, añade Andersen.

“Por todo esto, necesitamos entender, no obstante, que los países en desarrollo se asientan sobre un montón de hidrocarburos que potencialmente podrían convertirse en generadores de riqueza económica para ellos, esa desigualdad que muestran y que les hace renunciar a esto es una señal clara de que esa riqueza debe tenerse en cuenta para ayudarles a llevar a cabo esos cambios”.

“Es necesario emprender acciones urgentes: respecto a la financiación, la adaptación frente a los impactos del cambio climático, y la reducción de las emisiones, en especial en lo concerniente a los principales emisores.

Realizar el cambio ahora significa: una disminución progresiva en el uso del carbón, poner un precio a las emisiones de carbono, acabar con las subvenciones para los combustibles fósiles y, además, garantizar una transición justa hacia las energías renovables”.

“No se trata de un problema de tendencia política de izquierdas o derechas. Se trata de un problema de justicia intergeneracional Estamos apostando por el futuro, estamos apostando por nuestros nietos”.

Algunos otros ejemplos de emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático son el dióxido de carbono y el metano. Estos proceden del uso de la gasolina para conducir un coche o del carbón para calentar un edificio, por ejemplo.

El desmonte de tierras y bosques también puede liberar dióxido de carbono. Los vertederos de basura son una fuente importante de emisiones de metano. La energía, la industria, el transporte, los edificios, la agricultura y el uso del suelo se encuentran entre los principales emisores.

“Hoy en día, casi la mitad de la humanidad reside en una zona en peligro. Los extremos meteorológicos han expuesto a millones de personas a una inseguridad aguda sobre al agua y los alimentos, especialmente en África, Centroamérica y Sudamérica, a las islas pequeñas y a la región del Ártico, lugares que han contribuido poco o nada al cambio climático”.

“[…] Allá donde se encuentran efectos en el clima, lugares donde vemos que las cosechas ya no pueden abastecer a la gente, nos enfrentaremos a una implosión medioambiental. Y eso puede llevarnos a una implosión de la sociedad y también a la criminalidad, las migraciones y los conflictos internos. La justicia forma parte indisoluble del debate medioambiental”, subraya Andersen.

En su informe de 2021, “Nuestra agenda común”, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió que se atajara la «infodemia» de desinformación que asola el mundo y propuso aplicar un código de conducta global que fomente la integridad en la información pública y los hechos y la ciencia en el discurso público.

Para Google, las funciones de búsqueda forman parte de un impulso mayor para crear productos y herramientas que permitan a las personas comprender mejor y limitar su impacto medioambiental personal.

«El interés mundial por las búsquedas sobre “cómo ser sostenible” ha alcanzado un máximo histórico este año», comenta Chris LaRosa, director de Producto, cuando la función de búsqueda sobre el clima se lanzó por primera vez en tres idiomas el pasado octubre.

«En Google, creemos que la tecnología tiene un papel crucial en un futuro libre de carbono y queremos ayudar a la gente a tomar decisiones más sostenibles cada día».