22 mayo, 2022

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Febrero de 1939; “identidad nacional y patrimonio histórico”: creación del Instituto Nacional de ntropología e Historia

8 min read
José Luis Jaramillo Vela.

José Luis Jaramillo Vela.

Creado el 3 de febrero de 1939 por mandato del Presidente Lázaro Cárdenas, tuvo varios antecedentes históricos; el primer antecedente se remonta al año de 1790, cuando se inaugura el Gabinete de Historia Natural, dirigido por el Botánico José Longinos Martínez; luego, en 1825 poco después de la Independencia de México, el Presidente Guadalupe Victoria lo transforma en el Museo Nacional Mexicano; posteriormente en 1865, el Emperador Maximiliano de Habsburgo dispone que se ubique en el Palacio Nacional, con el nombre de Museo Público de Historia Natural, Arqueología e Historia. En 1884, llega recién graduado de París el Arqueólogo y Antropólogo Leopoldo Batres, pionero de la arqueología y la antropología mexicana a trabajar en dicho museo e inicia con las primeras actividades arqueológicas en Teotihuacán, hasta 1888, donde descubrió el Templo de la Agricultura; Leopoldo Batres se da cuenta del enorme e inagotable patrimonio histórico de México, y en 1897, junto con el reconocido historiador Francisco del Paso y Troncoso que dirigía la Biblioteca de Historia, le proponen a Porfirio Díaz que el Gobierno Federal debe ser el encargado de velar, cuidar, investigar, divulgar y exponer tan vasto patrimonio cultural, pero Porfirio estaba más concentrado en modernizar al país y aunque no dejó de apoyar las actividades arqueológicas, no se hizo cargo de todo lo que proponían Batres y Troncoso; lo que sí hizo Porfirio Díaz, fué dividir el Museo de Historia Natural en varias secciones y llamarlo Museo Nacional de Arqueología, Etnografía e Historia Natural, y apoyar la creación de la Escuela Internacional de Arqueología y Etnologías Americanas. Con esto le dió un poco más de rumbo al estudio de la Historia de México.

Con los vaivenes y la turbulencia ocasionados por la Revolución Mexicana, los asuntos históricos de nuestro País, pasan a segundo término; en 1917, el gobierno de Venustiano Carranza crea la Dirección de Asuntos Arqueológicos, pero la manda a depender de la Secretaría de Agricultura, donde no funcionaba; en 1925 el Presidente Plutarco Elías Calles, le cambia de nombre, ahora es Dirección de Antropología, y la manda a depender de la Secretaría de Educación, donde tampoco funcionó; luego en 1930, el Presidente Pascual Ortiz Rubio le vuelve a cambiar el nombre a Dirección de Arqueología, para terminar de enterrarla al fusionarla con la Inspección de Monumentos y llamarla Departamento de Monumentos Artísticos y Arqueológicos.

Mientras tanto, de la Escuela Internacional de Arqueología y Etnografías Americanas, que había fundado Porfirio Díaz, y que funcionó hasta 1923 ya habían egresado bastantes arqueólogos, antropólogos y etnógrafos, más los que venían graduados del extranjero, todos ellos ya estaban generando bastante actividad e inquietudes también; sobre todo existía ya la gran preocupación en todos ellos de no contar con una institución que los apoyara y que compaginara ordenadamente toda la información y el patrimonio histórico que se estaba generando y que corría el riesgo de perderse o de no poder seguir avanzando. Los arqueólogos e historiadores más reconocidos de ésa época, Manuel Gamio Martínez y Alfonso Caso Andrade se ponen al frente del gremio y le exponen al Presidente, General Lázaro Cárdenas sus inquietudes, la problemática y el riesgo que corre el patrimonio histórico, arqueológico y cultural de México.

El Presidente Lázaro Cárdenas comprende muy bien la situación y el valor que representa el patrimonio histórico de un país, se compromete a poner orden, apoyar, rescatar y acrecentar el patrimonio histórico de México; envía al Congreso de la Unión la iniciativa de ley; de tal manera que el 3 de febrero de 1939 se crea el Instituto Nacional de Antropología e Historia, con su respectiva Ley Orgánica, con la misión de investigar, conservar, difundir, divulgar y exponer al público el vasto y extenso patrimonio histórico y cultural de México, así como del registro y estudio científico de todas las etnias, grupos y pueblos indígenas de México. El Presidente Cárdenas designa como primer Director del nuevo Instituto al reconocido Arqueólogo Alfonso Caso Andrade. Por instrucciones del Presidente Cárdenas, en 1940 el recién creado Instituto Nacional de Antropología e Historia, junto con el entonces Museo Nacional de Arqueología y Etnografía, son ubicados en el Castillo de Chapultepec.

Con la creación del Instituto Nacional de Antropología e Historia se le da orden, rumbo y certidumbre a la investigación histórica y arqueológica en México, es la máxima autoridad en materia histórica en el país. El INAH, tiene plenas facultades legales para la normatividad y la rectoría en la investigación, conservación, protección, mantenimiento, restauración y difusión de todo el patrimonio histórico y cultural de México, ya sea tangible e intangible; entendiendo por patrimonio tangible el material, construcciones, objetos, escritos, etc; se entiende por patrimonio intangible, el folclore, las tradiciones, las costumbres, los mitos y leyendas; también el INAH se encarga de la investigación, preservación, difusión y divulgación de la antigua tradición gastronómica mexicana. De igual manera el INAH es el organismo rector en la investigación y preservación de los diferentes grupos étnicos y lingüísticos de nuestro país.

Las actividades del INAH fueron generando tal cantidad de información histórica y de objetos materiales, producto de las excavaciones arqueológicas e investigaciones antropológicas, que llegó un momento en que el Castillo de Chapultepec fué insuficiente para albergar al INAH y al Museo juntos, por lo que en 1963 el entonces Presidente Adolfo López Mateos ordena la construcción de un nuevo museo, tan amplio como para albergar un museo con visión a futuro y en su interior una biblioteca que contuviera todo el acervo histórico de México por las generaciones futuras; dicha obra le fué encomendada al reconocido arquitecto Pedro Ramírez Vázquez (quien entre otras obras también construyó el Estadio Azteca, el Estadio Jalisco y la nueva Basílica de Guadalupe). En 1964 el Presidente Adolfo López Mateos inaugura el nuevo, funcional y muy moderno edificio que alberga al Museo Nacional de Antropología e Historia, con 22 salas de exposición y a la nueva Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, encargada de todo el acervo histórico y antropológico del país.

En 1976 el nuevo Director del INAH, el Historiador Gastón García Cantú, le da un nuevo giro al INAH, incrementa de manera nunca vista sus proyectos y excavaciones arqueológicas así como la investigación histórica, antropológica y lingüística; introduce las nuevas tecnologías de la época e inicia el despegue del INAH hacia la modernidad; en 1982 Gastón García Cantú inicia la construcción del edificio de 16 pisos en la Zona Rosa de CDMX, que actualmente alberga la mayoría de las oficinas del INAH, aunque la sede de la Dirección General y varias Coordinaciones están en el antiguo Palacio del Marqués del Apartado.

En la actualidad, el INAH tiene bajo su custodia y responsabilidad la conservación, protección, mantenimiento y restauración de 110,000 monumentos históricos pertenecientes a todas las épocas históricas del territorio nacional. Tiene bajo su responsabilidad un registro total de 53,009 zonas arqueológicas en todo el país (aunque ellos calculan que deben haber unas 150,000 más, aún sin descubrir ni registrar), de las zonas arqueológicas registradas, solamente 193 están abiertas al público, además de una zona paleontológica. Tiene una red de 31 Centros Regionales, así como la operación de una extensa red de 162 museos, incluyendo el MNAH. Cuenta con el Sistema Nacional de Fototecas, con sede en Pachuca, Hidalgo, desde donde se maneja la red de 17 fototecas en el país; además de una Fonoteca y una Cinemateca.

El INAH se encarga de la formación de sus propios profesionales académicos y de investigación en sus tres reconocidas Escuelas de Educación Superior y una Extensión Universitaria que son:

Escuela Nacional de Antropología e Historia, con sede en Cuicuilco, CDMX.

Escuela Nacional de Antropología e Historia del Norte de México, con sede en Chihuahua, Chih., con una Extensión Académica en Creel, Mpio. Bocoyna, Chih.

En estas Unidades Profesionales se ofrecen las carreras de Antropología Física, Antropología Social, Arqueología, Etnohistoria, Etnología, Historia y Lingüística; así como Posgrados de Maestría y Doctorado en Antropología Social, Antropología Física, Arqueología, Historia y Lingüística.

Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía “Manuel del Castillo Negrete”, con sede en CDMX, reconocida como la mejor del mundo, donde se ofrecen las Licenciatura en Restauración de Bienes Culturales, Museografía y Museología, así como sus respectivas Maestrías.

También el INAH posee el Sistema ImagINAH, que es una red de 39 tiendas ubicadas en diferentes Zonas Arqueológicas y ciudades del país, en donde se pueden encontrar todas las publicaciones impresas y audiovisuales del INAH, así como infinidad de souvenirs y réplicas de objetos arqueológicos.

Durante su historia el INAH ha tenido 14 directores y dos de ellos estuvieron en dos períodos diferentes; ha tenido la suerte de que todos los Presidentes han sido muy respetuosos del quehacer del INAH y han designado como directores a personas del ámbito de la historia, de la arqueología y de la antropología, lo que ha permitido el correcto crecimiento y conducción del Instituto.

La UNESCO ha reconocido la labor del INAH, al ubicarlo como el primer lugar en América y quinto lugar en el mundo con el mayor número de Sitios Arqueológicos con la denominación “Patrimonio Cultural de la Humanidad”, con 29 sitios hasta la fecha, otorgados por la misma UNESCO, sólo después de Francia, China, España e Italia.

En el año 2015, por instrucciones del entonces Presidente Enrique Peña Nieto, el Instituto Nacional de Antropología e Historia pasó a formar parte de la Secretaría de Cultura.

Sirva esta reseña, como un pequeño reconocimiento a la labor del Instituto Nacional de Antropología e Historia, celebrando sus 83 años de existencia.

José Luis Jaramillo Vela

Fuentes Bibliográficas:

+ www.gob.mx

+ inah.gob.mx

+ mexicoescultura.com

+ elem.mx

+ mna.inah.gob.mx

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.