lunes, julio 04, 2022

Buzón

Hasta donde hemos llegado: ahora César Duarte resultó una hermana de la caridad

La justicia en México ha caído a los niveles más desastrosos que se pueda uno imaginar. Chihuahua comparte esa apreciación de la legalidad, ya que con motivo de la extradición de César  Duarte, el ex gobernador, se han soltado una bola de comentarios en el sentido de que se le levantaron calumnias y falsedades con tal de llevarlo a la cárcel.

Sus abogados han armado toda una serie de argumentos, fincados en la mentira para alegar la inocencia de este gran pillo que vino a servirse con la cuchara grande, mejor dicho con el cucharón cuando estuvo sentado  en la silla de su sexenio. Acuérdese usted que cuando tomó posesión, dijo el poder es para poder, y lo expresó en su sentido más ruin y perverso. Nada de que para poder cumplir con su deber, sino para servirse del poder a sus anchas.

En su contra hay 21 órdenes de aprehensión( 20 de la Fiscalía de Chihuahua y 1 de la FEPADE, esa institución de los delitos electorales), y a pesar de tal tamaño de sus maldades, hay incluso muchos periodistas que lo consideran una “blanca palomita”.

Sí, como usted lo lee, hay un friego de periodistas que lo consideran inocente, que es una víctima de la perversidad de Javier Corral, etc. Y es que pasó que mientras estuvo de gobernador les soltó dinero a manos llenas a bastantes periodistas de diferentes medios, o sea, los compró de por vida.

”Con dinero baila el perro” esa es la cuestión, y pues ´por eso ahora lo defienden estos falsos comunicadores, poniendo en ridículo la hermosa profesión de escribir para decir la verdad, no para quedar bien con el gobierno. Duarte está acusado de peculado, peculado agravado, delito electoral. Por ejemplo, desde junio de 2011 hasta noviembre de 2014, transfirió  nada menos que 96 millones 685 mil pesos del Gobierno a la Unión Ganadera Regional del Norte y a la Financiera de la División del Norte, y sucede que este “angelito” era el socio mayoritario de estas dos empresas. ¿Cómo la ve?

También se le acusa de desvío de recursos a empresas fantasmas, como es la moda ya desde hace años en este desangrado país. Tiene 16 bienes inmuebles, entre los que se incluyen 12 fincas rústicas y dos ranchos, pero señores ranchos.

Todo esto es parte de lo que atesoró esta “santa hermana de la caridad”. Recuerdo cuando en el New York Times, que no es cualquier pasquín, se publicó que cuando menos Duarte se había volado 6 mil millones de pesos.

Pero como compró a gran parte de los medios de comunicación, vea usted ahora cómo lo defienden esos comprados, sí comprados, los que no recibían 5 mil pesos, sino cientos de miles, millones por callar la boca o decir todo lo contrario de sus pillerías. Y CASi PUEDO APOSTAR MIL CONTRA CINCO, QUE ESTA HERMANA DE LA CARIDAD NUNCA PISARÁ LA CÁRCEL EN EL ESTADO DE CHIHUAHUA.

Ya no le sigo, da vergüenza saber que la justicia es una farsa.

Atte. Julio Vargas L.