martes, agosto 16, 2022

Isaías Orozco Gómez, Opinión

Hipocresía y mentiras de la Otan, y la Paz del Mundo

Los lamentables sucesos bélicos que se están presentando entre los gobiernos de USA-Europa Occidental y Rusia-Europa del Este, de entrada, nos lleva a pensar que la Horizontalidad entre todos los pueblos del mundo, Urge Materializarla Ante el Neofascismo Indignante, Desleal, Autócrata, Despersonalizador. Como único  sendero preclaro para lograr la PAZ y el ENTENDIMIENTO entre todos los SERES HUMANOS que habitamos el Globo Terráqueo, nuestra expoliada y muy lastimada MADRE TIERRA.

Al término de la Segunda Guerra Mundial (1945), y en vista de que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) iba en ascenso en la construcción del régimen socialista; los países capitalistas (Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Italia, Portugal…) teniendo como adalid a los USA, en abril de 1949, decidieron constituir la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

 Siendo el primer tratado en virtud del cual los USA aceptaron compromisos con Europa Occidental en tiempo de paz y por su preocupación acerca de las ambiciones territoriales de la URSS; mostrando una sensación de desencanto frente a la posibilidad de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas funcionara con eficacia frente al veto ruso .

En la década de los ochenta del siglo XX, la oposición al emplazamiento de misiles de crucero estadounidense en Europa, en especial en la Gran Bretaña y los Países Bajos, llevó a muchos políticos estadounidenses a poner en tela de juicio la voluntad de las naciones europeas de apoyar a la OTAN.

En esencia, la OTAN, con su política de militarismo y carrera armamentista, enfilada por años contra la URSS –después de 1990, preponderantemente contra Rusia– es una de las principales fuentes de tirantez internacional en Europa y en el mundo entero. La sesión especial de la OTAN, en diciembre de 1979, adoptó la decisión sobre la producción y emplazamiento en Europa Occidental de nuevas armas nuclear-coheteriles norteamericanas de alcance medio, apuntadas contra la URSS y otros países del Tratado de Varsovia

Por supuesto que la OTAN impulsa la carrera armamentista que Occidente realiza para complacer a los monopolios de la industria de guerra, y está enfocada, evidentemente: contra la POLÍTICA de DISTENCIÓN y PAZ.

En contraparte, en mayo de 1955, el bloque de los países socialistas creo la Organización del Tratado de Varsovia (OTV), como respuesta a las amenazas a la seguridad de los países socialistas por parte de la OTAN. Es un tratado multilateral de Estados-Nación, cuya acción está comprometida enteramente, por primera vez en la historia, a los intereses del MANTENIMIENTO y FORTALECIMIENTO de la PAZ.

Siendo organización regional de los Estados socialistas europeos, la OTV no es indiferente a los acontecimientos en las otras partes del mundo. Se pronuncian invariablemente contra todos los actos de agresión imperialista y apoyan solidaria y enérgicamente la lucha liberadora de los pueblos. Propugna consecuentemente la limitación y el cese de la carrera armamentista y el debilitamiento de la confrontación militar en Europa.

Los países signatarios del Tratado de Varsovia oponen al peligroso rumbo de la OTAN, un amplio programa de acciones llamadas a eliminar la amenaza de la reanudación de la “guerra fría”, a fortalecer la confianza  y el entendimiento mutuo  en las relaciones internacionales y encauzar la marcha de los acontecimientos  por un CAMINO SANO y PACÍFICO.

En ese marco histórico, en el Informe del Comité Central del PCUS al XXVI Congreso (23 febrero-3 marzo de 1981), Leonid Ilich Brézhnev, entre otros asuntos, expresó: “En el plano internacional el período de que hacemos balance ha sido complicado y tempestuoso, señalado ante todo por la intensa lucha de las dos orientaciones de la política mundial. Por un lado, el rumbo a frenar la carrera armamentista, robustecer la paz y la distensión, espolear la carrera de los armamentos, la política de amenazas y de injerencia en los asuntos ajenos, a sofocar la lucha liberadora.

“Ha aumentado bruscamente la agresividad política del imperialismo, ante todo del imperialismo norteamericano. En estas circunstancias, a comienzos de la década de los ochenta, cuando en el horizonte internacional se condensaban los nubarrones, la Unión Soviética continuó tesoneramente la lucha por eliminar la amenaza de guerra, por mantener y profundizar la distensión, y alentó en la práctica una cooperación recíprocamente beneficiosa con y para la mayoría de los países del mundo.

“Nuestro partido ha manifestado una vez más que el pueblo soviético no sólo aspira, sino que tiene voluntad política para hacer todo a favor de la paz, tenemos un  programa preciso y claro para esa lucha.”.

Por vocación y convicción no se está de acuerdo con la invasión a otros Estados- Nación, mucho menos con una fatal tercera guerra mundial, como lo acaba de declarar Baiden, presidente de los Estados Unidos. Empero lo siguiente quedó registrado en las páginas de la Historia de la Humanidad. Bombardeos ordenados por el Pentágono de los USA, desde 1950:

Corea y China, 1950-53 (Guerra de Corea); Guatemala, 1954; Indonesia, 1958; Cuba, 1959-1961; Guatemala, 1960; Congo, 1964; Laos, 1964-73; Vietnam; 1961-73; Camboya, 1969-70; Guatemala, 1967-69; Granada, 1983; Líbano, 1983 y 1984 (objetivos libaneses y Siria); Libia, 1986; El Salvador, 1980; Nicaragua, 1980; Irán, 1987; Panamá, 1989; Iraq, 1991 (Guerra del Golfo Pérsico); Kuwait, 1991; Somalia, 1993; Bosnia, 1994-1995; Sudán, 1998; Afganistán, 1998; Yugoslavia, 1999; Yemen, 2002; Iraq, 1991-2003 (USA, Reino Unido); Iraq, 2003-2015; Afganistán, 2001-2015; Pakistán, 2007-2015; Somalia, 2007-2008 y 2011; Yemen, 2009 y 2011; Libia, 2011 y 2015; Siria, 2014-2018.

Durante esas injustas invasiones: ¿en dónde estaban los países y respectivos gobernantes que hoy se rasgan las vestiduras con el enfrentamiento Ruso-Ucraniano?

¿Estaban enterados de que Ucrania está en guerra desde 2014 y que, lo que desencadenó los enfrentamientos, fue el reconocimiento UNILATERAL, sí, de Rusia a esas dos repúblicas Donetsk y Lugansk de la región oriental del Donbás, porque ni la ONU, ni la Unión Europea, ni los Estados Unidos tomaron en serio la diplomacia rusa y la exigencia de esas dos nuevas naciones?

Finalmente, escuchemos lo que  Eduardo Galeano en una de sus conferencias, sostuvo: Ninguna guerra tiene la honestidad de confesar: yo mato para robar. Las guerras siempre invocan nobles motivos, matan en nombre de la paz, en nombre de Dios, en nombre de la civilización, en nombre del progreso, en nombre de la democracia y si por las dudas, si tanta mentira no alcanzara, ahí están los grandes medios de comunicación dispuestos a inventar enemigos imaginarios para justificar la conversión del mundo en un gran manicomio, y un inmenso matadero.

“En Rey Lear, Shakespeare, había escrito que en este mundo los locos conducen a los ciegos. Y cuatro siglos después los amos del mundo son locos enamorados de la muerte que han convertido a mundo en un lugar donde cada minuto mueren de hambre o de enfermedad curable 10 niños. Y cada minuto se gastan 3 millones de dólares, 3 millones de dólares por minuto en la industria militar que es una fábrica de muerte.

“Las armas exigen guerras y las guerras exigen armas. Y los cinco países que manejan las Naciones Unidas, los que tienen derecho de veto en las Naciones unidas resultan ser también los cinco principales productores de armas. Uno se pregunta, ¿hasta cuándo?

“¿Hasta cuándo la paz del mundo estará en manos de quienes hacen el negocio de la guerra? ¿Hasta cuándo seguiremos creyendo que hemos nacido para el exterminio mutuo?

“Y que el exterminio mutuo es nuestro destino, ¿hasta cuándo?” (Spanish Revolution).

¡Ojalá el diálogo entre Putin y Zelenski avance hacia la paz de la región!