martes, agosto 09, 2022

Buzón, Luis Javier Valero

Incubación autogenerada

Al dar origen al Capítulo Chihuahua de la organización derechista, Sí por México, y dar posesión al ex dirigente de Coparmex-Chihuahua, Carlos Reyes López, las fuerzas de la derecha política chihuahuense dieron un paso más en la conformación del polo que le hará frente electoralmente a las fuerzas encabezadas por el presidente López Obrador.

Tiene razón decirlo de esa manera pues Morena, con suerte para el presidente, no sería un estorbo, pero está claro que, hasta ahora, es un lastre pues no le ha servido a la 4T como instrumento organizador de la gente, ni como acopiador de votos y muy probablemente, conforme pasen los días y se acerquen las fechas de designación de candidatos a las gubernaturas del próximo año y, sobre todo, las de la candidatura presidencial, crecerán los enconos y las fracturas internas aumentarán, algo que ahora empieza a manifestarse con la candidatura del senador morenista, José Luis Pech, por Movimiento Ciudadano en Quintana Roo y a lo mejor en Oaxaca, con Susana Harp y José Ramón Enríquez en Durango.

No es un dato menor, en el 33% de las candidaturas a gobernador de este año, Morena sufrió la salida de alguno de sus precandidatos a gobernador.

Por estas razones, y las que el propio presidente aporta cotidianamente, es que se puede asentar válidamente que el principal factor de cohesión de las fuerzas oposicionistas -entre ellas destacadamente las de la derecha más extrema- es López Obrador, y no porque sus políticas gubernamentales agredan, o que su proyecto político incida seriamente en el status económico vigente, de tal manera que haya orillado a las fuerzas opuestas a alzarse en su contra como única opción, pero sí ha motivado a que, crecientemente, vayan conformando el polo opuesto al presidente.

Sin duda que si hubiese aplicado una política económica, tal y como se esperaba, claramente de izquierda, con profundos cambios estructurales en la economía del país, lo lógico es que concitara una muy severa respuesta de los grupos empresariales más poderosos del país, pero lo que ahora vemos es que los grupos políticos más a la derecha son los que se organizan para hacerle frente al presidente, mientras la clase empresarial vive una luna de miel de lujo con el tabasqueño.

Y se solazan viendo a López Obrador debatirse, un día sí, y otro también, en los escándalos, sobre todo aquellos que involucran a sus parientes.

En tal escenario nacional, Sí por México decide ungir a un antiguo líder empresarial de la Coparmex, -Carlos Reyes López- con estrechos vínculos con la derecha chihuahuense y los más poderosos empresarios locales, cuya raigambre ancla en el siglo XIX, al lado de algunos personajes menos conocidos del priismo.

Reyes formó parte de aquella oleada de dirigentes de la Coparmex que incursionaron audazmente en el PAN, tanto, que llegaron a tener alrededor de 50 diputados federales -promedio- que integraban a los grupos parlamentarios del blanquiazul en la Cámara de Diputados.

En esa camada empresarial podemos enlistar al ex alcalde de la capital, Juan Blanco, así como numerosos diputados locales panistas.

Por ello no sorprende que acudiera al llamado de los empresarios Claudio X González (hijo del líder empresarial del mismo nombre, ejecutivo de Kimberly Clark en México durante largas décadas y asesor empresarial de prácticamente todos los presidentes, hasta antes de AMLO) y Gustavo de Hoyos para hacerse cargo de la presidencia del Consejo Consultivo de Sí por México, Capítulo Chihuahua.

Como lo han sostenido desde la fundación, esta agrupación nació para “organizar un movimiento democrático que hiciera frente a Morena y quitar la mayoría absoluta en el Congreso” y se plantearon como objetivo central en esa ruta, tener una candidatura única de un hombre o mujer a la presidencia de la república en el 2024, que “instaure” un gobierno de Coalición. (Nota de Manuel Quezada, El Diario de Chihuahua, 23 febrero 2022).

Entre los convocantes destaca la directora de la revista Siempre!, Beatrix Pagés, muy relevante en las décadas de los 50’s y hasta fines de los 60’s, bajo la dirección de su padre el periodista Regino Pagés.

Beatriz incursionó en el PRI y llegó a contar con una diputación federal.

Como en las elecciones del 2021, esta organización presionará fuertemente a los partidos PRI, PAN y PRD a fin de que conformen una alianza electoral, propongan un solo candidato presidencial y logren sumar a Movimiento Ciudadano en ese mismo propósito.

No están errados. De acuerdo con todos los pronósticos electorales, el presidente y su membrete, Morena, encabezan todas las preferencias ciudadanas y la única manera de que la oposición compita con alguna posibilidad de ganar será saliendo unida, y con un candidato capaz de galvanizar el descontento existente en algunas capas de la población que, contra todo lo que piensan el presidente y sus seguidores, sigue creciendo.

asertodechihuahua@yahoo.com.mx