lunes, agosto 08, 2022

Buzón, Fray Fernando

La Cantina, donde la palaba se humedece

Mamofantes y Torvumanos

En la Cantina no hay día que no se aborden temas nuevos, sabrosos, excitantes. Por eso no faltó quien pusiera sobre la mesa del debate cantinezco el asunto de resucitar animales que se extinguieron hace cosa de 42.000 años como es el caso de una cría de mamut que murió en Siberia cuando tenía solo un mes.

“Figúrate”- dice con sorpresa el ponente- “los científicos dicen que, si se puede revivir especies desaparecidas, desde tilacinos a dodos- Ah, eso sí, no crearán “fotocopias exactas”, sino sustitutos modificados genéticamente. Dicen que serían seres desextinguidos”.

“Pues estaría a todas madres ver una cosa peluda medio elefante-mamut en un zoo o en un parque de vida salvaje”, comenta otro. ¿” Pero sería realmente un mamut? Yo creo que no. Ninguna de las especies extinguidas que se están tratando de resucitar lo será: tigres de Tasmania, palomas migratorias, dodos… Siempre serán una mezcla más o menos parecida a lo que fue ese animal extinto”.

Otros opinan: “Bueno, yo vi en la televisión que no se busca un mamut, sino un elefante asiático con un puñado de genes del mamut que lo hagan resistente a la temperatura polar, junto con otras modificaciones que mejoren su capacidad de adaptación, por ejemplo, la resistencia a virus modernos. Hay quien pregunta, pero ¿Es eso un mamut? ¿Dejaría de estar extinto?

Alguien aclara: “No, lo que dicen es que sería un mamofante, ya que tendrá rasgos de esos dos animales”. Un nombre nuevo para una especie nueva.

Al calor del debate no falta el chistoso que comenta riéndose: “Oigan, si ya se hizo una clonación cuando en 1996 se dio a conocer a la oveja Dolly, y se resucitó por primera y única vez a una especie extinguida al recuperar a Celia, la última de los bucardos, una cabra montesa que se extinguió en 2000 tras décadas de caza desenfrenada y ahora se prueba con la desextinción ¿Por qué no clonar a Enrique o resucitar a Armando?”

“¿Y eso para qué?”- se pregunta- “bueno, para ver si tanto el vivo que sería clonado, y el difunto que sería desextinguido podrían modificarse para que optimicen su capacidad de trago, su resistencia a las deudas, su fortaleza ante los reclamos”.

Ah caray entonces podríamos nuevamente ver a otros que se nos adelantaron como..….Ni Dios lo quiera, mejor ni los invoco, no sea que los desextingan y vuelvan a dar lata.

¿Y cómo se denominaría al nuevo ser resucitado?

Por unanimidad del cotarro de La Cantina sería: Torvumanos