25 octubre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

La Cantina, donde la palabra se humedece. Días de mayo

5 min read
Fray Fernando.

La verdad, me espeluznan los días de la madre, del maestro y todo ese ceremonial de las fiestas que les rodean. Mayo, mes de celebraciones, festejos a fecha fija que se convierten en algo de exasperante y de angustioso, todo a la vez.

Me crispa que con todo no deja de celebrarse el día de la madre dictado por el interés de ganancia comercial en el que las palabras: amor, abnegación, sacrificio, lealtad y otras son recurrentes. Algunos les rinden pleitesía emocionándose mucho, y a otros les da tristeza, pena ajena y coraje, y les parece una fecha hipócrita y artificial, sobre todo cuando ven que hay quien saca “a pasear a las viejitas a comprarles algo en Fashion Mall”.

Los aborrecedores de la fecha comentan que la celebran “por tradición, por herencia”, pero están conscientes de que “es una celebración consumista cuya única meta es hacer gastar a la gente”. En el fondo las fiestas les significan poco salvo el gentío en tiendas y calles que lleva a la famosa frase: “Y no hay dinero, eh”.

Aunque parezca ridículo, las fiestas a las madres con base en estereotipos que tuvieron gran auge durante el siglo XIX y gran parte del XX con muestras exaltadas de: madres sin igual, sacrificadas, de total entrega, amorosas como nadie y cuasi perfectas aun subsisten.  Y ni siquiera las luchas por el reconocimiento pleno a la mujer han logrado erradicar, aunque sea en parte el sello distintivo de la celebración: el consumo. Actividad que lleva a regalar electrodomésticos, flores, pantuflas, ropa de marca y no marca, perfumes y muchas cosas más que en el fondo pretenden retener a las madres en la cocina y en un lugar secundario.

Sin embargo, el 10 de mayo original nació bajo circunstancias muy distintas al feroz consumo y con otras metas bastante alejadas de los intereses de los grandes corporativos que esperan con ansia la fecha para aumentar aun más sus cuantiosas fortunas.

El crédito y reconocimiento de la celebración de tan singular fecha lo tiene Ann Maria Reeves Jarvis, mujer originaria de Estados Unidos (1832). Esta gran mujer se distinguió en primer lugar porque un tiempo dirigió los “clubs de trabajo del día de las madres”, para mejorar la salud y la higiene a través de la educación de las mujeres. Se opuso tenazmente a la Guerra de Secesión, y propuso organizar un Día de las Madres de protesta pacifista en contra de la contienda que sumió a los bandos en pugna en una terrible matanza en la que sus hijos eran la carne de cañón.

Doña Ann falleció sin lograr su objetivo, pero su hija del mismo nombre, inició una cruzada para que se declarara un día de celebración nacional en honor a su madre pacifista. Su trabajo fructificó y para 1914 se inició la conmemoración oficial en Estados Unidos, situación que aprovecharon los que según dichos bíblicos entrarían al reino de los cielos si antes un camello pasara por el ojo de una aguja, y fue así como la noble idea en que se fundamentó la celebración del 10 de mayo se pervirtió al entrar en juego diversos empresarios que advirtieron las jugosas ganancias derivadas del festejo del excelso ser que es la madre.

Ann Jarvis hija, trató de defender el honesto legado de su madre y desde una declaración que medianamente circuló exhibió a floristas y  vendedores de tarjetas como “charlatanes, bandidos, piratas, estafadores, secuestradores y termitas que tratan de demeritar con su avaricia uno de los movimientos, y una de las celebraciones, más nobles y verdaderas”, pero ni ella ni nadie pudieron detener el rumbo que le imprimió el gran  capital y hasta la fecha  el noble propósito con el que nació tan digno día no se ha recuperado.

La versión mexicana, nos dice Guadalupe Nettel, “ llegó ya echado a perder”. La escritora señala que fue importado por el periódico Excélsior, con apoyo de la Secretaría de Educación Pública y de la Iglesia católica, bajo la meta prioritaria de frenar un movimiento feminista en Mérida, Yucatán, donde Elvia Carrillo Puerto con cientos de mujeres apoyándola realizó en 1916 un congreso feminista.

Desafortunadamente al igual que otros temas que vale la pena conocer, este asunto del 10 de mayo y sus orígenes es poco informado por lo que creo que vale la pena saber que surgió desde una gran lucha de madres que se opusieron a decisiones de políticos y poderosos que provocaron diversas guerras en las que morían sus hijos y por ello se les puede considerar como heroínas y luchadoras sociales de mérito y respeto.

Por esto y mucho me horrorizan los días de la madre de flores, de tarjetas, de inequidad salarial de género, de ridículas licencias de maternidad, de chocolates y de frases acabadas en las que predominan juicios como los de “sacrificadas hasta la abnegación”, o la de seres perfectas que son recreados en las redes sociales que se inundan días antes del festejo y desde luego el mero día del reventón con felicitaciones generalmente vacías y exageradas.

Me aterra también el día del maestro con su parafernalia de tarjetas, frases de lugares comunes, rifas y anuncio de aumento salarial que nadie entiende hasta que llega el pago con insultantes incrementos frente al alza de la vida. Me exaspera este día porque veo nuestras prestaciones en caída libre sin que nadie haga realmente serio y sostenido para evitar aun más su colapso, y a un gremio sumido en la incertidumbre laboral y de democracia sindical.

Lejos estoy de solicitar que se eliminen del santoral oficial estas conmemoraciones, más bien estoy de acuerdo en que debemos resignificarlas desde el aumento de voces que se sumen a las luchas democráticas que hoy transitan en el país.

Y evitar lo que dicen sucedió cuando Oscar Flores gobernó Chihuahua. La memoria popular recrea que de México le mandaron un telegrama con la indicación “Dar a las madres todas las casas disponibles”, pero el telegrafista se equivocó y tecleó en código Morse: “Dar en la madre a todas las casas”. El gobernador obedeció y acabó con cientos de casas del centro de la ciudad y de distintos barrios.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.