25 septiembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

La cercanía de la Iglesia Católica con el Pueblo de Dios

5 min read
Benito Abraham Orozco Andrade.

El Papa Francisco, en su catequesis sobre la Iglesia como Pueblo de Dios —12 de junio de 2013—, ante la interrogante ¿Qué quiere decir ser «Pueblo de Dios»? responde: “Ante todo quiere decir que Dios no pertenece en modo propio a pueblo alguno; porque es Él quien nos llama, nos convoca, nos invita a formar parte de su pueblo, y esta invitación está dirigida a todos, sin distinción, porque la misericordia de Dios «quiere que todos se salven» (1 Tm 2, 4). A los Apóstoles y a nosotros Jesús no nos dice que formemos un grupo exclusivo, un grupo de élite. Jesús dice: id y haced discípulos a todos los pueblos (cf. Mt 28, 19)…”.

Asimismo, al finalizar dicha catequesis señala: “Que la Iglesia sea espacio de la misericordia y de la esperanza de Dios, donde cada uno se sienta acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio. Y para hacer sentir al otro acogido, amado, perdonado y alentado, la Iglesia debe tener las puertas abiertas para que todos puedan entrar. Y nosotros debemos salir por esas puertas y anunciar el Evangelio”.

Pero esas reflexiones del Papa Francisco no quedan en meras palabras, sino que, como le caracteriza, las dinamiza y, en atención a ello, la Conferencia del Episcopado Mexicano, en respuesta al “…llamado concreto que el Santo Padre Francisco nos hizo a los Obispos de México, en la Catedral Metropolitana, el 13 de febrero de 2016, para impulsar un serio y cualificado proyecto pastoral, comprometido y exigente, capaz de ir más allá de coyunturas y/o criterios funcionales o meramente circunstanciales”, ha elaborado el Proyecto Global de Pastoral 2031+2033 (PGP), el cual se circunscribe en un periodo de tiempo que abarca hasta el año 2031, V Centenario del Acontecimiento Guadalupano, y el 2033, II Milenio de nuestra Redención.

El referido proyecto, en su párrafo 19, menciona: “Creemos que la mirada inmaculada de María puede conducirnos a la serenidad necesaria para hacer un sano ejercicio de escucha del sentir del pueblo, de autocrítica, de trabajo en común, de agradecimiento, de festejo y desde luego de arrepentimiento, así como de nuevas propuestas y compromisos.”. Lo que nos da una clara idea del propósito de tener un estrecho acercamiento con ese Pueblo de Dios, que involucra en todas las fases de elaboración y de ejecución, a los fieles laicos, a los consagrados y consagradas, a los diáconos y a todos los presbíteros (párrafo 18).

El PGP ha sido estructurado en tres grandes partes: la primera “Miramos la realidad como pueblo redimido por Jesucristo y amado de Santa María de Guadalupe”; la segunda “Interpretamos y juzgamos desde el acontecimiento de la Redención de nuestro Señor Jesucristo y desde el acontecimiento Guadalupano”, y; la tercera “Actuamos como pueblo redimido por Jesucristo, bajo la mirada amorosa de Santa María de Guadalupe”.

Si bien las tres partes son de una alta relevancia, la última revierte una especial consideración en lo que se refiere al título de la presente colaboración, pues ante todo implica el actuar de la Iglesia Católica, de sus Obispos, al estilo y con las actitudes de Jesús, con misericordia, humildad y con un corazón abierto para todos, especialmente los descartados por la sociedad (párrafo 165).

Cabe destacar, que ya se han estado llevando a cabo espacios de escucha y diálogo comunitario en diferentes ámbitos, en la que los laicos han tenido una notoria participación y consideración y, de donde, indudablemente se contribuirá al discernimiento de los obispos mexicanos para que descubran y asuman su responsabilidad concreta en esta nueva época de la humanidad (párrafo 171).

Por otra parte, resulta importante enfatizar diferentes compromisos pastorales contenidos en el PGP, como lo son: atender especialmente a las necesidades materiales y espirituales de la familia, base fundamental de la sociedad y de la Iglesia, para que cumpla su misión de educar en los valores humanos y cristianos; apoyar y acompañar las causas indígenas en el cuidado y protección de sus riquezas naturales, de su territorio y su cultura; recibir con caridad, acompañar, defender los derechos e integrar a los hermanos y hermanas migrantes que transiten o deseen permanecer con nosotros; abrir más espacios para una Iglesia Pueblo, una Iglesia incluyente donde se acoja con misericordia a: esposos vueltos a casar, homosexuales, madres solteras, ancianos, indigentes y migrantes, entre otros.

De igual manera, como parte de los citados compromisos pastorales se encuentran: promover el liderazgo femenino y una participación más amplia en la vida de la Iglesia desde un auténtico respeto a su dignidad; como una Iglesia en salida, fortalecer la experiencia de la Misión Continental, así como la misión “Ad gentes”, a fin de que podamos hacernos presentes en todas las periferias existenciales y geográficas; realizar con efectividad y creatividad, en los diferentes ámbitos eclesiales, el compromiso de hacer una Iglesia pobre para los pobres; crear centros de apoyo para el desarrollo integral de las personas, impulsando de manera especial, la promoción económica para el trabajo comunitario y solidario, e; instrumentar iniciativas pastorales para acercarnos a los adolescentes y jóvenes en sus diversas realidades y ambientes: campesino, indígena, estudiantil, obrero, migrante, urbano y como jóvenes adultos, con una disposición a la escucha y al diálogo, ayudando a fortalecer su proyecto de vida.

La Iglesia Católica definitivamente no ha sido perfecta, en tanto que está integrada por seres humanos que en no pocas ocasiones muestran debilidad, y como se ha mencionado anteriormente, se encuentra abierta a la autocrítica y al arrepentimiento, pero no se puede generalizar haciendo referencia a que todo dentro de ella está mal. Aún y con malas experiencias que se hayan tenido, el acercamiento de la Iglesia Católica con el Pueblo de Dios no es de ahora, y ha rendido grandes frutos para la humanidad contribuyendo a la formación de verdaderos cristianos.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.