domingo, agosto 14, 2022

Buzón, Carlos Jaramillo Vela

La Columna de Jaramillo

  • AMLO: sin apertura al diálogo.
  • Reclamos al gobierno de AMLO: dentro y fuera del país.

El rompimiento del diálogo entre el PAN y el gobierno federal, recientemente anunciado por Marko Cortés, dirigente nacional de ese partido, constituye una más de las asignaturas pendientes del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. La falta de interés y seriedad fueron, según la expresión de Cortés, los factores que llevaron a tal distanciamiento, luego de que el gobierno se desentendiera del asunto a pesar de la aceptación pública externada por el mismo López Obrador, respecto a la solicitud de diálogo presentada el 31 de noviembre de 2021 por el vicepresidente la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Santiago Creel.

Los temas propuestos por los panistas, para ser analizados en conjunción con el gobierno lopezobradorista son: inseguridad, reactivación económica, estado de derecho, cuidado del medio ambiente, salud, y reformas electoral y energética. Ante la falta de voluntad de la Secretaría de Gobernación para establecer y poner en marcha las siete mesas de trabajo en las que se abordarían tales temáticas, Acción Nacional reprobó la postura gubernamental y aplicó la frase “al buen entendedor pocas palabras”, optando por entender la evidente ruptura de un diálogo que jamás existió por culpa del gobierno.

Los mensajes desde dentro y fuera de México continúan siendo más que señales de alerta para el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien parece no inmutarse ante los señalamientos y las críticas hacia su administración. Es evidente el descuido del actual gobierno debido a su omisión en la atención de asuntos fundamentales para la buena marcha del país.

Por una parte, el ex fiscal estadounidense, William Barr, ha puesto el dedo en la llaga al expresar desde su país lo que en el nuestro no se atreven a reconocer los funcionarios federales: la pérdida del control de la seguridad pública por parte del gobierno del presidente López Obrador. Ante esto, el mandatario mexicano ha reiterado su decisión para mantener vigente a ultranza su controversial política de “abrazos y no balazos”.

En lo interno también han surgido manifestaciones de insatisfacción y reclamo hacia el gobierno en turno. Eduardo Osuna, Director de BBVA, el banco más grande en el país, ha sido claro al manifestar las preocupaciones existentes en los sectores financiero y empresarial mexicanos, ya que para lograr un crecimiento económico adecuado México requiere inversión publica y privada de al menos el 25% del PIB, así como certidumbre jurídica mediante la existencia de un verdadero Estado de derecho. Tal expresión tampoco habla bien del desempeño del gobierno actual, pues refleja la negligencia del mandatario nacional respecto a estos dos importantes renglones del manejo económico y jurídico-político del país.

En otra manifestación de protesta interna ocurrida en nuestra nación, el martes 22 de marzo de 2022 la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas (AMOTAC) realizó un paro nacional en varias carreteras del país, para exigir al Gobierno Federal y a la Guardia Nacional seguridad en todos los tramos carreteros del territorio nacional, donde los conductores de vehículos de carga sufren constantes asaltos y asesinatos, con las consecuentes pérdidas materiales y humanas que ello implica. Este es, sin duda, otro foco rojo encendido en el tablero de mando de la presidencia la República, que no puede pasar por alto el presidente López Obrador, y que refrenda la veracidad de las opiniones de quienes consideran que al mandatario y a su gobierno les han faltado capacidad y voluntad para garantizar la seguridad del pueblo mexicano.