martes, agosto 16, 2022

Buzón, Carlos Jaramillo Vela

La Columna de Jaramillo

El desaire del presidente mexicano a la Cumbre de las Américas; Dante Delgado: con el futuro de México en sus manos.

Sin duda, Estados Unidos vio como un desaire la ausencia del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, en la Cumbre de las Américas efectuada del 6 al 10 de junio de 2022 en los Ángeles, California. Dese semanas antes el mandatario mexicano amagó a su homólogo Joe Biden con no acudir personalmente al encuentro si éste y su gobierno no invitaban a la cumbre a los mandatarios de Cuba, Nicaragua y Venezuela. Las razones por las cuales la Casa Blanca no tenía contemplados a los líderes de esos países se fincan en la ausencia de libertades civiles y democráticas que priva en esas naciones, es decir, en las dictaduras que hoy los gobiernan.

Finalmente, la mencionada Cumbre se efectuó sin la presencia personal de López Obrador, quien envió en su representación a Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores. Además, fueron notorias las ausencias personales de otros mandatarios latinoamericanos como los de Bolivia, Honduras y Guatemala, quienes se sumaron a la controversia desatada por el presidente mexicano. En la opinión de algunos, la postura y decisión adoptadas por el presidente López Obrador en torno al cónclave político del continente americano será considerado por el gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, como un desplante negativo, y tendrá repercusiones en la relación bilateral de ambas naciones. Controversial y polémico, como suele ser el presidente de México, ha dado un vez más la nota al dejar plantado a su vecino del norte. ¿Habrá un endurecimiento político de Estados Unidos hacia México? No es seguro que así sea, sin embargo lo cierto es que hay un claro distanciamiento entre el presidente López Obrador y su homólogo Joe Biden.

Ante la creciente fuerza y popularidad que ha adquirido el partido Movimiento Ciudadano (MC), su líder, Dante Delgado Ranauro -ex diplomático y ex gobernador de Veracruz-, es ahora el centro del interés político de varios partidos, principalmente de los miembros de la coalición electoral Va por México (PRI-PAN-PRD). Los principales partidos opositores a MORENA (el partido del presidente López Obrador) saben la importancia electoral que tendría contender aliados a las siglas de MC en los comicios venideros, principalmente en la sucesión presidencial del año 2024. El partido oficial también lo sabe, observa el escenario atento a los sucesos que se desarrollan, los cuales podrían causarle preocupación en caso de que Dante Delgado y Movimiento Ciudadano decidieran fortalecer a la trilogía opositora, para convertirla en un interesante cuarteto.

Por su parte, Delgado no ha aceptado las propuestas e invitaciones de la alianza Va por México, pues considera un contrasentido sumar su valioso capital político a los partidos, y afirma que no es ético coaligarse con quienes ya han detentado el poder sin resultados satisfactorios para México. Resulta innegable que hoy la figura personal de Dante Delgado y la institución política que él representa se encuentran en los más altos niveles de cotización político-electoral, de cara a las cada vez más cercanas elecciones del año 2024, en las que se renovarán el gobierno de México y las cámaras de diputados y senadores. No menos verdadero resulta que en virtud de las circunstancias que ahora giran en torno al citado político veracruzano, hoy Dante Delgado tiene en cierto modo en sus manos el futuro político de México.