18 junio, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

La “Guerra de Castas” una herida abierta en la historia mexicana

6 min read
Viviana Mendoza Hernández.

Se denomina “Guerra de Castas” al movimiento social que los nativos mayas del sur y oriente de Yucatán iniciaron en el mes de julio de 1847 contra la población de “blancos” (criollos y mestizos), que se encontraba mayoritariamente establecida en la porción nor-occidental de la península de Yucatán. La guerra, que costó cerca de un cuarto de millón de vidas humanas, terminó oficialmente en 1901 con la ocupación de la capital maya de Chan Santa Cruz por parte de las tropas del ejército federal mexicano.

Los indígenas mayas estaban en graves condiciones, desde la conquista por parte de los españoles nunca fueron vindicados, aun cuando México obtuvo su independencia, ellos siempre eran el ultimo escalón de las clases sociales. Los terratenientes y hacendados eran dueños de sus vidas, las deudas por el suministro de artículos esenciales eran heredada por sus hijos y nietos, inclusive podían ser vendidos con todas sus familias por los años para pagar los adeudos.

En los primeros años de la guerra se planteó la división de Yucatán en dos países distintos: uno de mexicanos y otro de indios insurrectos, medida en la que tuvo gran interés Inglaterra, al grado de que se comprometió a negociar con los rebeldes el abandono de las armas y su inserción al trabajo. Los ingleses proporcionaron armas y recursos a los mayas a cambio de madera de “palo de tinte”. Estados Unidos también estuvo interesado, aunque con el único objetivo de establecer un imperio esclavista en el Caribe, además de no permitir la entrada de ingleses al continente.

En 1847, los caciques Jacinto Pat y Cecilio Chi reunieron fuerzas y junto con los indígenas mayas, dispuestos a ir a la guerra. El gobierno de Yucatán al enterarse de esto, inmediatamente mandaron a sacrificar una cantidad considerable de caciques indiscriminadamente, los indígenas rebeldes tomaron la población por población en la parte sur-oriente de la península con la finalidad de exterminar a todos los blancos e incendiar todo.

Los mayas tenían a Yucatán bajo su control, se firmaron algunos tratados reivindicativos, sin embargo, las peleas siguieron hasta que el gobernador Miguel Barbachano consiguió el apoyo del gobierno federal a cambio de la integración de Yucatán a la república. La guerra concluyó en 1901 cuando las tropas mexicanas arribaron a la población de Chan Santa Cruz y la ciudad de Bacalar.

Es importante señalar que entre 1848 y 1850 mientras se pretendía negociar, cada caudillo de los mayas fue asesinado dentro de su mismo pueblo como pasó con Cecilio Chi (asesinado por su secretario), Jacinto Pat (asesinado por José Venancio Pec, acusado de traicionar al movimiento de emancipación maya) el 15 de febrero de 1950 se reinició el conflicto. Según Freddy Cabrera Ku, Maestro en Historia y Etnohistoria por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), que ha investigado sobre el tema, la escasez de mano de obra en los ingenios cubanos -debido a la prohibición de la esclavitud en Estados Unidos e Inglaterra- y la detención de miles de indígenas mayas en la Guerra de Castas propiciaron el auge de la venta de miles de indígenas mayas a Cuba como esclavos entre los años 1849 y 1861.

El comercio de indígenas se prolongó durante doce años, de 1849 a 1861, con altibajos y con más sombras que éxitos para ambas partes, afirma Álvarez Cuartero en su estudio “De Tihosuco a La Habana: la venta de indios yucatecos a Cuba durante la Guerra de Castas”.

Se dice que esta guerra terminó en mayo de 1901, en que Mérida fue recuperada por tropas del gobierno federal. Los soldados no dispararon un solo tiro, porque los indígenas huyeron para internarse en las selvas, donde formaron nuevas aldeas.

Para ver una investigación sobre el tema por parte de “Canal Once”: 
https://www.youtube.com/watch?v=cl7L-vgu31o

En ese video aparece el cronista de la ciudad de Carrillo Puerto, promotor cultural maya, escritor y periodista. Premio estatal de periodismo 2000. Co fundador del Consejo Maya 500 Años de Resistencia, Ceqroode, A.C. y de Acamaya, A.C.  Autor de: “Xbáalam Naj 500 años después”. Coautor de: “En busca de María Uicab, reina y santa patrona de los mayas rebeldes” Carlos Francisco Chablé Mendoza quien, ante el anuncio hecho por el presidente Andrés Manuel López Obrador de que este lunes 3 de mayo, en Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, pediría perdón a nombre del Estado mexicano al pueblo maya, el cronista le envió una carta para cuestionar el hecho.
Chablé señaló en una entrevista realizada por Carmen Aristegui que desearía ver a quién exactamente le va a pedir perdón, pues ellos cuando cometen un pecado se lo piden a Dios.

“Cuando pedimos perdón por algo tan grave como lo que ocurrió a nuestros abuelos en la Guerra de Castas, pues se le pide perdón a Dios”, expresó.

El gran levantamiento maya iniciado en 1847 fue esencialmente anticapitalista, precisó, porque era la época en la que la tierra empezaba a ser privada y este crecimiento del capitalismo salvaje enfrentaba a su organización comunitaria en los cultivos de maíz.

“Así que nuestros abuelos y abuelas se levantaron para frenar ese despojo del territorio, y hoy vemos que ese despojo continúa nuevamente”.

Se dice que el neoliberalismo ha acabado, señaló, pero se siguen imponiendo megaproyectos, como el Tren Maya, el tren de Oaxaca, por mencionar algunos, que significan despojo y destrucción de los recursos naturales que han conservado durante siglos.

“Se insiste en el despojo y se insiste en invadir territorio maya, están sacando a hermanos y hermanas, porque el trazo del tren pasó por sus casas y sus comunidades, cuando ellos nacieron ahí y viven en esos lugares desde hace muchísimos años”, dice. “Los quieren poner como invasores”.

Otra cosa que le mencionó a López Obrador en la carta es que le sorprende mucho que lejos de resarcir y restituir al pueblo maya los daños que han padecido, lo que les han quitado desde la invasión, la conquista y la Guerra de Castas, se premie al ejército.

“Será el constructor, administrador y quien se beneficia de las ganancias con el famoso Tren Maya”, señala; “lejos de hacer justicia a los pueblos que hemos padecido durante 500 años, es increíble, cuando en la memoria de los abuelos existe todavía el recuerdo de que fueron los waches, los soldados, quienes persiguieron, exterminaron y masacraron a los pueblos mayas”.

Recordó la participación de personajes como Azueta y Victoriano Huerta.

Así que pedir perdón no basta, sostiene, porque hay problemas vigentes hoy, y muy puntuales que se deben resolver más que pedir perdón, como la escasez de maíz o la vacunación.

“Te puedo hacer una lista de problemas que urgen de atención en vez de destinar millonarios recursos a un llamado Tren Maya”, indica. “Preferiríamos que se vacunará a todos los jóvenes de la Península de Yucatán”.

Para leer la carta completa:  https://aristeguinoticias.com/0305/mexico/se-insiste-en-el-despojo-y-en-invadir-territorio-maya-afirma-el-cronista-carlos-chable/
Información del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (Cemda) donde aparecen datos relacionados con lo que el cronista menciona en su carta:
https://www.cemda.org.mx/defensa-de-la-selva-maya/

Fuente de los antecedentes de la “Guerra de Castas”:
http://www.explore.mx/guerra-de-castas/
https://www.yucatan.com.mx/merida/central-9/hacendados-y-politicos-de-yucatan-vendian-miles-de-indigenas-mayas-a-cuba

Imagen: Elio Carmichael “Forma, Color e historia” Fragmento Murales del Congreso QRoo

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.