domingo, agosto 14, 2022

Mundo

La OTAN activa sus defensas ante un hipotético ataque nuclear, radiológico, biológico o químico de Rusia

Rusia busca un pretexto para su uso», insiste Stoltenberg que extenderá su mandato hasta el 30 de septiembre de 2023.

La OTAN ha activado sus mecanismos de defensa ante un posible ataque de Rusia en la guerra de Ucrania con armas nucleares, radiológicas, biológicas o químicas (NRBQ).

Esta hipotética escalada del conflicto, que buscaría cambiar el rumbo empantanado de la guerra para las tropas rusas, podría afectar por su cercanía a uno de los países aliados del Este, según ha anunciado el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, en la rueda de prensa posterior a la cumbre extraordinaria de Bruselas.

Esta activación de las defensas de la OTAN ante ataques NRBQ implica, para empezar, poner en guardia a los batallones multinacionales que despliegan en los países de la frontera Este. Entre ellos, el de Letonia donde se encuentran unos 560 militares españoles.

El secretario general de la OTAN ha insistido en que el uso de este armamento por parte de Rusia en Ucrania «cambiaría la naturaleza del conflicto». El general estadounidense Tod D. Wolters, como jefe de la OTAN en Europa, ha sido el encargado de activar la defensa ante este tipo de ataques.

Por este motivo, los países aliados también apoyarán a Ucrania con el envío de «equipos de detección, protección y apoyo médico, así como capacitación para descontaminación y gestión de crisis». La OTAN también está mejorando la preparación de los 30 países aliados para las amenazas químicas, biológicas y nucleares.