martes, agosto 09, 2022

Eduardo Fernández, Opinión

La tragedia humana de la migración global

Perfil humano.

La muerte de 53 inmigrantes en las afueras de San Antonio, Texas, motiva a que una vez más se reflexione sobre la tragedia que afrontan millones de seres humanos para intentar sobrevivir en otro país diferente al suyo.

Intentar cruzar la frontera entre México y Estados Unidos es lo más peligroso de acuerdo a la Organización Internacional para las Migraciones (OMI) pues es la zona donde se registran más fallecimientos, como la muerte de 728 migrantes en el año pasado.

Esta organización informó que en el 2021 murieron mil 238 personas en América que emigraban de su nación en busca de mejores condiciones de vida, sobre todo de países que enfrentan difíciles condiciones económicas o a regímenes dictatoriales.

La búsqueda de asilo en los Estados Unidos de América (EUA) se da en todo el mundo desde que este país se convirtió en el “sueño americano”. De hecho este país junto con Alemania son los que más inmigrantes reciben legalmente desde hace décadas por lo que buena parte de los emigrantes intentan obtener asilo en ellos.

No deja de llamar la atención que 27 de los 53 inmigrantes fallecidos son mexicanos, lo que refleja un aumento de los connacionales que intentan llegar al vecino país debido al deterioro económico y de seguridad en México.

En este año la mayor emigración ha sido de Ucrania debido a la invasión rusa, registrándose más de 6 millones de ucranianos que han huido a países europeos cercanos como Polonia, la cual ha recibido a la mayor parte de ellos.

La cuarta parte de los habitantes de Ucrania han sido desplazados debido a los enfrentamientos bélicos y al avance de las tropas rusas sobre su territorio.

La migración es un problema global que ha aumentado bastante sin que se tomen medidas adecuadas para enfrentarlo además de la limitada ayuda humanitaria de organizaciones internacionales como la ONU.

Con el calentamiento global y sus efectos climáticos adversos se incrementará la migración, la que usualmente es de países con escaso desarrollo económico hacia aquellos que tienen mejores condiciones de vida, como se da de los países africanos a los europeos.

Los regímenes autoritarios son también causa de emigración y de nula inmigración, lo cual muestra su calidad real de vida en forma más evidente que su poco convincente propaganda oficial.

La situación de los inmigrantes es aprovechada por las mafias para utilizarlos y lucrar con sus necesidades, con resultados adversos como el citado. Se considera que el tráfico ilegal de personas es una de las actividades más lucrativas del crimen organizado internacional.

La cotidiana tragedia que viven millones de personas no solo en su tránsito a otro país sino también para sobrevivir en él parece que no tendrá solución más que para una minoría de ellos, los afortunados que pudieron ser recibidos legalmente y lograr un trabajo para salir adelante.

El problema migratorio es sumamente complejo y al ser global tiene que ser afrontado con estrategias mundiales y no solo nacionales. Por lo pronto millones de seres humanos que emigran afrontan peligrosos riesgos, además de una marginalidad real debido a que su condición no es reconocida tanto en su país de origen como por aquellos en los que transitan en forma ilegal.