18 septiembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Maru: Primer reto, el regreso a clases

7 min read
Opinión.

Luis Javier Valero Flores

No podía ser de otra manera, el regreso a clases se ha convertido en el principal tema de discusión de los más recientes días en todo el país.

No hay duda. El confinamiento es altamente lesivo para la niñez y la adolescencia. Se plantea mal el debate. Quienes se oponen al regreso a clases no contraponen una cosa contra la otra; el fondo de la discusión es que tantos riesgos deberán asumirse con la decisión de enviar, o no, a los niños a las escuelas.

Como debiera ser lógico, el rumbo de la discusión es diferente en cada región del país, algo que las autoridades federales se han tardado en asimilar, especialmente el presidente de la república.

Gracias a la postura indeclinable del mandatario es que, aparentemente, nada impedirá que eso ocurra.

¿Ni la pandemia?

Despiertan mucho temor e incertidumbre las decisiones de los gobernantes de la 4T en el manejo de la pandemia. La perla de hoy es la declaración de actividad esencial el regreso a clases, con lo cual, solo en apariencia, decretaron que esta acción no puede englobarse en los factores de riesgo de la pandemia y, por tanto, no será tomada en cuenta para definir el color del semáforo.

Tal medida la han declarado justamente cuando enfrentamos la que puede ser, quizá, la peor ola de contagios de toda la pandemia, la que está provocando, paradójicamente, un menor número de hospitalizados y fallecimientos que las dos primeras olas.

Probablemente eso se deba a la conjunción de varios factores, especialmente dos, el porcentaje de personas vacunadas, así sea con solamente una dosis y a que la variante Delta -responsable del mayor número de casos de las semanas recientes- tiene una menor capacidad para agravar la enfermedad, a pesar de su muy elevada contagiosidad, muy por encima de las variantes anteriores.

Pero este hecho no puede llevarnos a falsas conclusiones.

Algo de lo que está ocurriendo en los Estados Unidos debiera servirle a las autoridades sanitarias a tomar las precauciones necesarias.

Luego de convertirse en la nación con el mayor número de casos y fallecimientos; con el inicio de la vacunación, EU logró el abatimiento del número de casos diarios, que llegó a tener promedios de 80-90 mil, para luego bajarlos a 50 mil y con la vacunación bajarlos a 10-15 mil.

Pero la entrada de Delta los ha llevado al promedio de la última semana, de 140 mil.

Ese comportamiento es semejante (con sus obvias diferencias, particularmente las derivadas del número de habitantes, pero también a la del muy elevado porcentaje de personas que ya decidieron no vacunarse en EU, factor que ha detenido el crecimiento de la población vacunada) al de nuestro país  de las últimas semanas y que puede convertirse en el peor factor que podría llevar a decretar nuevamente la suspensión de las clases.

Chihuahua deberá tratarse de distinta manera el regreso a clases.

Se puede afirmar que se encuentra en una fase con una tendencia claramente a la baja, que se ha mantenido en las últimas 5 semanas:

De acuerdo con el reporte diario de la Secretaría de Salud del estado, en la penúltima semana de julio se reportaron 644 nuevos casos; en la última semana de julio 809; luego, en la primera de agosto, fueron reportados 690, en la segunda, 665 y en la tercera, 568.

La Secretaría de Salud de Chihuahua tiene como uno de sus principales parámetros, para decretar más medidas restrictivas, el de no rebasar el número de mil casos nuevos por semana.

¿Ha influido el confinamiento, las mascarillas y la sana distancia para llevar las estadísticas hasta este punto? Obviamente, sí, pero podría ubicarse la vacunación como el principal factor de las últimas semanas.

Nuevamente, de acuerdo con la subsecretaria de Medicina Preventiva y Promoción de la Salud, Mirna Beltrán Arzaga, el estado alcanzó el 72% de cobertura en vacunación contra COVID-19 en la población de 18 años en adelante, con al menos una dosis. (Comunicado de la SSA, 16/VIII/21).

Esa cifra se enriqueció con el hecho de que en “Ciudad Juárez la primera aplicación del biológico cubrió al 82%” de la misma población. (Ibídem).

Aunque también señaló que solamente el 23% de la población mayor  de 18 años del antiguo Paso del Norte cuenta con el esquema completo de vacunación.

Seguramente, según la programación de la vacunación en los próximos días a los mayores de 18 años, el porcentaje de vacunados en Chihuahua crecerá sensiblemente e influiría determinantemente en la contención de la enfermedad.

Y ese es el panorama, en esta materia, en el que el nuevo grupo gobernante asumirá el poder y arrostrará el regreso a clases.

Para empezar, debiera hacerlo convocando al Consejo Estatal de Salud  (CES) a debatir el tema y a proponer las medidas, ritmos y alcances del regreso a clases y que, además, las deliberaciones de este organismo fueran dadas a conocer a la población.

Siempre será mejor que un conjunto de personas deliberen alrededor de un asunto, que las determinaciones tomadas por un gobernante, por más capaz que sea (o se crea).

De este modo, es mejor que el CES, integrado por los especialistas en salud pública, en diversas áreas del quehacer sanitario; de los dirigentes de las organizaciones de médicos, de los directores de los hospitales públicos y privados y de otros organismos empresariales (ojalá incluyeran a los dirigentes de las organizaciones de trabajadores de la salud y la educación), así como de los funcionarios de las áreas involucradas (hasta las de Protección Civil y las policiales) sea el organismo que delibere y aconseje el rumbo a seguir.

¿Es recomendable que todas las escuelas regresen al mismo tiempo?

Seguramente no. Para ello, además de las recomendaciones sanitarias hay un hecho incontrastable y es el de las diversas condiciones en que se encuentran las escuelas, la mayoría de ellas vandalizadas y para cuyo equipamiento, evidentemente, el nuevo gobierno se encuentra en condiciones por demás desfavorables pues el regreso a clases presenciales deberá contar con un elemento insustituible: El de la extrema ventilación de las aulas.

Las nuevas investigaciones sobre la enfermedad establecen que la transmisión es aérea, no solamente de la saliva, sino también por el aire que transpiramos a través de la nariz, de ahí que el cubrebocas es esencial, pero igualmente lo es la ventilación de los locales cerrados.

Entonces, mantener bajo control los espacios cerrados, y en ese aspecto el traslado de cientos de miles de educandos y sus padres (además, obviamente, de la ventilación en las aulas) adquiere la mayor de las importancias, mientras no se asegure que el traslado será en las mejores condiciones, no podrá haber un regreso presencial medianamente seguro pues lo que estaremos potenciando será el estallamiento de los contagios y a pesar de que el número de hospitalizaciones y decesos sea menor al pasado, de todos modos estaríamos poniendo en grave peligro a cientos de chihuahuenses con la apertura de escuelas.

Por lo tanto, adquiere una importancia cardinal establecer mecanismos de transporte seguro a quienes regresan a las aulas y a quienes les acompañan, de ahí que incorporar un número importante de camiones de traslado de personal de las maquiladoras al transporte de educandos de primaria y secundaria podría ser una buena opción para evitar el aglomeramiento de personas en los camiones del transporte urbano y, por tanto, los brotes de contagios.

De igual modo, la instauración de la realización de pruebas antiCovid debiera ser uno de los ejes de la campaña contra COVID19, y el seguimiento puntual de los contactos, así como la inmediata vacunación de los mayores de 12 años en adelante.

Y esta última medida es, sin duda, la más importante. Urge vacunar a los adolescentes y jóvenes de los 12 a los 18 años, así como aplicar la tercera dosis a los mayores de 60 años, de lo contrario, la tragedia seguirá entre nosotros y medidas como la del regreso a clases se convertirá en uno de los peores errores cometidos por la 4T.

No podrá estar por encima de las preocupaciones el cuidado de la salud mental de niños y jóvenes, por el del cuidado de la vida, a pesar de todas las expresiones, encuestas y demás estudios que tratan de influirnos acerca de la impostergable necesidad del regreso a clases.

Nunca será más importante ello que el cuidado de la salud, no solo de los niños y adolescentes, sino del total de la población porque incrementar los riesgos de contagio de los niños, será elevar los del total de la población.

Ahora bien, en nuestro caso, lo que se consideraba una desventaja, el de que la mayoría de la población se concentra en dos ciudades (poquito más del 60%) para los fines del control de esta fase de la enfermedad será una ventaja, pues siempre será mejor evaluar los resultados en Chihuahua y Juárez y aplicar las medidas correctivas, antes de que cundan los contagios y, por tanto, será más fácil establecer el regreso escalonado a las clases presenciales, que hacerlo de manera total al mismo tiempo.

Si, además, el gobierno de Maru Campos iniciara un programa de desayunos escolares en las zonas de mayor pobreza, al mismo tiempo que el regreso a clases, se convertiría en una de las medidas más trascendentales y que mayor incidencia tuvieran en el combate a la pobreza.asertodechihuahua@yahoo.com.mx;

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.