18 octubre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Ojalá y de veras trabajen y hagan obra pública

4 min read
Opinión.

El gobierno del estado, como las sesenta y siete presidencias municipales y el Congreso local  de nuestra extensa entidad federativa, está entrando en su fase de transición o entrega-recepción de quienes mal que bien cumplieron con su período constitucional: quinquenal por esta vez, para el Ejecutivo estatal, y trienal para los alcaldes y para los diputados locales.

            Desde luego, como sucede cada cambio de autoridades en los tres niveles de gobierno, una vez efectuado el proceso cívico-político-electoral y electorero correspondiente, la ciudadanía, la población en general, está expectante con respecto a las personas ¿o personajes? que sucederán a quienes ya no continuarán desempeñándose  como funcionarios o “servidores públicos”. Sobre todo, en los puestos, cargos o encargos de primer nivel y de mayor responsabilidad.

            Pero además, deseando, sino es que exigiendo, qué los “nuevos” que lleguen, conozcan teórica y prácticamente la realidad del estado, de los municipios y de los 22 distritos, en los que fungirán (y se espera que no fingirán, como ha sido clásico en su mayoría) como autoridades responsables de la administración pública y/o representantes populares, para que lo más objetivamente posible –ahora sí– se dé solución prioritaria a los acuciantes y añejos problemas que cotidianamente sufren sus habitantes urbanos y rurales.

            En ese orden de ideas y con el objetivo de ubicar de manera más realista los problemas que por años han venido sufriendo los chihuahuenses en los sesenta y siete municipios, esencialmente aquellos que cuentan con centros urbanos de importancia (Ciudad-capital,  Juárez,  Cuauhtémoc, Nuevo Casas Grandes, Delicias, Camargo, Jiménez, Parral…) consideraremos como común denominador, el estudio in situ sobre los problemas más sentidos de los juarenses, realizado por Héctor A. Padilla Delgado, César A. Olivas Andrade y Leobardo Alvarado Salas, por encargo y patrocinio de la UACJ, IEE e ICSA. Entre otros:

            Precariedad en el ingreso, necesidad de más empleos y mejores salarios; verdadera atención y cuidado de la SALUD,  ALIMENTACIÓN, VIVIENDA, AGUA, DRENAJE, LUZ, EDUCACIÓN y CULTURA.

            Mejora sustancial de los mandatarios [individuo que ha sido elegido para ejercer funciones muy importantes de la administración pública] en su ejercicio en materia política y económica.

            En medio de esas carencias la población considera impostergable: la cobertura y calidad de las infraestructuras y servicios urbanos; estado de las vialidades (pavimento en mal estado, infinidad de baches, nula señalización de carriles y pasos peatonales…); la contaminación y falta de espacios verdes y deportivos; condiciones de muy baja calidad en el transporte público; alumbrado público; ampliación y mejora de los servicios de limpia y recolección de basura; disminución en el cobro de luz y agua.

            Debe dedicarse especial atención a la problemática en relación con la vivienda y la política gubernamental, debido a que la vivienda se convierte en problema por las casas deshabitadas o abandonadas, por el hacinamiento de quienes las habitan, mala calidad en los materiales de construcción, falta de servicios en su interior y dificultad para cubrir los pagos del crédito otorgado por Infonavit, Fovissste y  banca privada, auto propio como medio de transporte. (La información anotada, me fue proporcionada por mi querido hijo el Dr. Isaías Orozco Andrade).

            Por supuesto que a eso y más se le puede y debe dar solución sustentable y permanente si de veras existe voluntad política y de servicio en los predichos y ya próximos servidores públicos. Teniendo presente además,  los valores que generaron las grandes luchas ideales, tales como “el ideal de la tolerancia, pues no deja de existir la amenaza contra la paz local, nacional y mundial, que lamentablemente proviene del fanatismo, de la creencia ciega en la propia verdad y en la fuerza  capaz de imponerla.

            “El ideal de la no violencia, pues solamente allí donde las reglas son respetadas el adversario ya no es un enemigo (que debe ser destruido), sino un opositor que el día de mañana podrá tomar nuestro puesto.

            “El ideal de la renovación gradual de la sociedad mediante el libre debate de las ideas  y el cambio de mentalidad y la manera de vivir; únicamente la democracia permite la formación y la expansión de las revoluciones silenciosas, como ha sido la transformación de la relación entre los sexos, que es quizá la mayor revolución de nuestro tiempo.

            “El ideal de la fraternidad (la fraternité de la Revolución francesa). En ningún país del mundo el método democrático puede durar sin volverse una costumbre. ¿Pero puede volverse una costumbre sin el reconocimiento de la fraternidad que une a todos los hombres en un destino común?” (Norberto Bobbio, “El futuro de la democracia”, FCE, México, 205, pp. 47-48).

            Confiemos que desde la próxima gobernadora del estado, Maru Campos (PAN-PRI-PRD), como Cruz Pérez Cuellar, presidente electo de Cd. Juárez (MORENA), así como Marco Bonilla, alcalde electo de Chihuahua (PAN-PRI-PRD) y el resto de los presidentes municipales de nuestro estado, asumirán su enorme responsabilidad como SERVIDORES PÚBLICOS, y entregarán óptimos resultados.

            Pues,  la política  debe  entenderse, no como la actividad dirigida al INTERÉS PROPIO, sino al bien común; no solamente al vivir, sino, como decía Aristóteles, al VIVIR BIEN.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.