20 mayo, 2022

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Oportunidad de oro del magisterio ante la renovación de sus dirigencias sindicales

4 min read
Opinión.

         La reforma laboral publicada el primero de mayo de 2019, vino a ser un verdadero parteaguas en diferentes aspectos, entre otros en lo que se refiere a la vida sindical. Impone a las organizaciones gremiales la obligación de ofrecer una participación más activa de los trabajadores afiliados.

         Por ejemplo, algo que todavía hace unos años ni se pensaba que pudiera suceder, es que la directiva debe entregar cada seis meses y por escrito, a cada miembro del sindicato, un informe de la cuenta completa y detallada de la administración del patrimonio sindical, incluyendo la situación de los ingresos por cuotas sindicales y otros bienes, además de su destino, debiendo recabar constancia de dicha entrega por cada afiliado.

         Asimismo, otro tema importante y que tampoco se pensaría que pudiera ocurrir en virtud del manejo caciquil enquistado en la mayoría de los sindicatos, es que la elección de sus dirigencias se diera mediante procesos democráticos, a través del voto personal, libre, secreto y directo, evitando con ello que los directivos se eternicen en los cargos, como amargamente ha ocurrido en no pocos casos.

Es precisamente en esa coyuntura, en la que quienes pertenecen a las secciones 8 y 42 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), no deben desaprovechar en la siguiente elección de sus dirigencias sindicales que tendrá lugar en próximos días, la oportunidad de sacudirse viejos vicios, grupos y personas, que de una u otra manera no han más que perjudicado a la organización, viendo por intereses personales o partidistas, y soslayando descaradamente las necesidades de quienes a diario, con gis en mano y en el pizarrón, ofrecen sus conocimientos y su vocación para seguir formando a nuestros niños, adolescentes y jóvenes. Igualmente se han olvidado de las y los trabajadores administrativos y manuales.

Indudablemente las diferentes planillas estarán inmersas en cómo obtener el voto de las y los maestros, ofreciendo en muchos casos —como ya es costumbre— cosas que no están dispuestas a cumplir. Pero no hay que perder de vista que, ante la difícil situación económica y de diversa índole que prevalece en el estado, país y el mundo entero, en consecuencia, han estado mermándose las prestaciones que se han venido conquistando desde hace décadas, por lo que ameritan una dirigencia que tenga una amplia sensibilidad y acercamiento con toda la base magisterial, para así ir sorteando con el consenso general tales adversidades.

Asimismo, deberán tener presente los antecedentes de las y los contendientes, valorando sobremanera si han estado o no ligados a esos nefastos y corruptos grupos que no quieren dejar el poder, y que muy seguramente abierta o discretamente estarán apoyando y hasta dando instrucciones a quienes se están candidateando.

El tener la posibilidad de que vayan a sufragar en secreto, les permite decirles a quienes los estén presionando para conseguir su voto, que sí votarán por ellos, evitándose de esa forma represalias e inconvenientes en general. Denles su palmadita en la espalda y díganles que están con ellos, pero al momento de encontrarse frente a la boleta electoral, en la intimidad que ofrece la mampara o lugar donde deberán elegir en secreto, ahí sí podrán optar por quienes verdaderamente consideren que valen la pena para dirigir los tan importantes asuntos del magisterio.

A diferencia de la gran mayoría de los sindicatos, el de las y los profesores es de gran relevancia para la sociedad en general, ya que en sus manos se encuentra la correcta enseñanza de quienes optarán por ser los próximos abogados, médicos, ingenieros, etc., que servirán al desarrollo del país.

En lo personal, únicamente he tenido referencia de una de las personas que encabezan las diferentes opciones, y que es la maestra Wendy Elizabeth Luján Torres, que aspira a dirigir la sección 42 a través de la opción denominada “Súmate”, y de quien se asegura es una persona honesta, de una gran experiencia y preparación, así como con la capacidad y el entusiasmo suficiente para velar por los intereses del magisterio estatal.

Se menciona también que entre el equipo que la acompaña en sus aspiraciones, hay quienes en forma decidida y efectiva, pero sobre todo desinteresadamente, han logrado quitar burocratismos y trabas legales, consiguiendo en consecuencia la incorporación de los cónyuges varones al servicio médico de Pensiones Civiles del Estado, beneficiando así a un sinnúmero de maestras y a sus familias. Esto es, que ya han estado dando muestras de un auténtico trabajo en favor del magisterio estatal.

Pero el suscrito, un opinador más, no cuento con la información suficiente respecto de las trayectorias de quienes desean encabezar las dos secciones mencionadas, por lo que ante esta oportunidad de oro que tienen en sus manos, seguramente las y los maestros se tomarán el tiempo para indagar, objetiva y honestamente, quiénes les ofrecen un mejor futuro como gremio.

Seguramente ya se tienen bien identificadas a las personas y planillas que encarnan esa perversa continuidad, pero lo importante es que si en realidad las y los maestros desean un verdadero cambio que derive en una autentica representación de sus legítimos intereses, pues deberán ir descartando a quienes no sirven para ello y, en todo caso, de manera decidida, ir promoviendo de acuerdo a sus posibilidades a quienes sí pudieran ofrecer cosas buenas a la base magisterial (y en consecuencia a sus respectivas y respetables familias).

 ¡No desaprovechen esta oportunidad que habían estado esperando por décadas!

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.