4 diciembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

“Por arriba de la ley, nadie”: Recordando la llegada de Benito Juárez a la ciudad de Chihuahua

2 min read
Mario Alfredo González Rojas.

El 12 de octubre recordaremos la llegada del presidente Benito Juárez, en 1864, a esta ciudad capital, donde instaló por un tiempo los poderes de la república, ante el asedio de las fuerzas imperialistas de Maximiliano. Saldría de nuestro estado el 18 de diciembre de 1866, cuando ya se iba definiendo la caída del Imperio.

Mucho se habla de la grandeza juarista, pero muy poco se sabe de la esencia de su pensamiento y de su obra. Con la fuerza de la ley en la mano, supo defender la República; esa es su mayor grandeza. Son muchos los que se dicen juaristas, y hasta suelen repetir como lo hacía el Benemérito de las Américas: “la ley es dura pero es la ley”. Es un aforismo originado en el derecho romano, que suele iluminar los más apasionados discursos, pero que con frecuencia palidece en la aplicación de la justicia.

La trayectoria de Juárez, inicia propiamente con la defensa que hizo de la Constitución de 1857, en la que predominó el pensamiento liberal. Ignacio Comonfort, quien había apoyado el Plan de Ayutla que acabó con la dictadura de Santa Anna, renunció a la Presidencia de la República, al sentirse incapaz de sostener la nueva Constitución, la que fue desconocida por el Plan de Tacubaya, impulsado por Félix María Zuloaga.

Entre sus principales artículos, se asentaba la libertad de expresión, la educación laica, la desaparición de títulos nobiliarios, la enajenación de los bienes del clero, etc. Se veían afectados de esta manera, los privilegios DEL CLERO CATÓLICO Y LOS CONSERVADORES, heredados desde los tiempos del virreinato, y en esa circunstancia, se lanzó el Plan de Tacubaya, dando origen a la Guerra de los Tres años. Como sabemos, al triunfo de la causa liberal se dio paso a la Intervención Francesa, viniendo a gobernar el enviado de Napoleón Tercero, Maximiliano de Habsburgo.

En todo momento, Benito Juárez enarboló la defensa de la patria, con base en la ley, hasta acabar con el invasor en 1867. Al ser sentenciado a muerte Maximiliano, tanto del interior como del extranjero se presionó al gobierno para que se le perdonara la vida.

La respuesta del presidente siempre fue la misma: “no depende de mi persona, está siendo juzgado por las leyes del país. El 25 de enero de 1862, Benito Juárez, había decretado la ley para castigar los delitos contra la nación, el orden, la paz pública.

Y esa ley, fue la que se aplicó en el juicio contra Maximiliano.

No se nos olvide este 12 de octubre, al brindar por el aniversario 157 de la llegada de Benito Juárez a la Ciudad de Chihuahua, que:

POR ARRIBA DE LA LEY, NADIE

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.