27 septiembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

¿Pues no que eran abrazos y no balazos?

7 min read
Opinión.
  • Muerte y cárcel por defender el agua
  • Policías de la Fiscalía General de la República (FGR) ejecutaron orden de aprehensión en contra del dirigente de productores agrícolas, Andrés Valles, ex presidente del módulo 4 del distrito de riego de Delicias
  • Lo acusan de motín, robo de vehículo y daños a propiedad federal en las presas La Boquilla y El Granero.
  • Juan Carlos Loera, ex candidato de Morena y ex delegado del gobierno federal, señala también al diputado federal panista, Mario Mata, y al presidente de la Asociación de Usuarios de Riego de Chihuahua, Salvador Alcántar.
  • En el colmo de la incongruencia, el gobierno de Javier Corral secunda la detención y se apresta a fincarle otros cargos

Inaceptable ánimo revanchista es el que ha llevado al gobierno federal a ordenar la detención de quien fue uno de los principales líderes opositores a la extracción del agua de las presas.

El presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, es, sin duda alguna, el responsable, tanto de la detención de Valles, como de la extracción del agua, acciones ilegales, por todo lo demás, tanto una, como otra, tomadas por el hombre que llegó al poder prometiendo abrazos y no balazos… pero para los delincuentes.

Sus decisiones han llevado a la muerte a una agricultora, a la cárcel a 4 agricultores y ha causado severos daños a la economía de esa región, luego de que cientos de productores y habitantes se enfrentaron a la Guardia Nacional y la obligaron a desalojar las instalaciones de la presa La Boquilla, debido a que el gobierno lopezobradorista había ordenado sacar el agua para, supuestamente, pagarle a los EU los compromisos del Tratado de Límites y Agua de 1944.

No deja de llamar la atención que solo hasta pasadas las elecciones se liberaran las órdenes de aprehensión en contra de Valles.

Vendrán más, vaticina y espera el ex candidato de Morena, Juan Carlos Loera, quien señala en concreto a Mario Mata y Salvador Alcántar.

A éste último dirigente de la Asociación Estatal de Usuarios de Riego -que la Unidad de Inteligencia Financiera aún le tiene congelada una cuenta bancaria, la de su pensión universitaria- lo señala como violento.

No hay duda del origen de la autoría de la ilegal y arbitraria detención de Andrés Valles.

El presidente López Obrador adujo, el viernes, que “No es por venganza su detención, hay pruebas de que él fue (Andrés Valles, el que incitó a la violencia… Hay pruebas, son uno o dos videos”. AMLO. (De la Redacción, El Diario de Chihuahua, 23 julio 2021).

Además, amenazó con detener a otros.

No fue lo único que declaró.

Como si Valles formara parte de la red de corrupción existente, el presidente anunció que limpiaría “de corrupción todos los distritos de riego en Chihuahua”, asunto olvidado por su gobierno en Chihuahua, al momento que señaló “hasta exgobernadores” como responsables del acaparamiento del agua.

¿Qué le pasa a López Obrador? ¿De veras el ánimo revanchista lo está consumiendo?

¿A cuáles ex mandatarios se refiere, quienes de ellos son acaparadores del agua? ¿Porqué no los ha denunciado y presentado las pruebas correspondientes?

Digámoslo sin ambages, el gobierno de la 4T lanzó contra los agricultores una vasta operación represiva.

Nada le faltó: Lanzó al ejército a tomar las presas; a enfrentarse con los manifestantes; desplegó una intensa campaña mediática acusando a los líderes de acaparadores del agua; los acusó de violentos, lanzó a la Guardia Nacional a detener activistas; se sospecha de un operativo de infiltración para desprestigiar al movimiento.

Más: La Unidad de Inteligencia Financiera se fue contra los líderes y el municipio de Delicias y les congeló las cuentas bancarias; lanzada la ofensiva, produjo lo que ocurre muy frecuentemente, la agresión armada de algún grupo militar contra civiles que asesinó a Jessica Silva; acusó a los 3 detenidos de terrorismo y ahora va por los líderes del movimiento.

Llegó al extremo de hacer uso del espionaje.

El columnista Raymundo Riva Palacio así lo afirma “según fuentes gubernamentales, Pegasus sigue funcionando en el Centro Nacional de Inteligencia, sustituto del Cisen”. Desde la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, usando “otro sistema de intervención telefónica que ayuda a establecer las redes de vínculos del usuario… (desde la cual se investigaron) a quienes protestaban por el tema del agua en la presa de La Boquilla en Chihuahua –de donde salieron acusaciones públicas e infundadas contra políticos–…”. (El Financiero, 23/VII/21).

La acusación en contra de Andrés Valles es verdaderamente endeble y muestra que su detención es claramente ilegal e injusta, la cual no tiene más propósito que criminalizar la protesta social, además de cobrarse la “afrenta” causada a la oposición a los deseos presidenciales pues Morena fue arrasada en esa región en las recientes elecciones.

En el video usado para intentar acreditar la comisión de los delitos mencionados dejan de lado una de las últimas frases usadas por Valles en la que, luego de enumerar las acciones que efectuarían, en caso de no ser tomadas en cuenta sus exigencias, dijo muy claramente que no debería hacerse nada, sino hasta que él “diera la orden de ‘fuego’!”.

La frase de Valles tenía una explicación: Los dirigentes ya habían advertido de la posibilidad de la infiltración en el movimiento de personas ajenas a él y a ellos, de ahí la exigencia a que dependieran de la indicación que solo Valles podía dar.

No hay evidencia de que lo hizo. No la hay, porque no la dió.

No tiene la FGR ninguna evidencia, ni de que diera alguna indicación en el sentido de efectuar acción violenta alguna, ni de su participación en los hechos violentos que sucedieron en la ciudad de Delicias, los que se atribuyeron a personas no ligadas al movimiento.

Peor aún, hay sobradas evidencias de la participación en los hechos violentos de personas ajenas al movimiento. Uno de ellos fue detenido por los agricultores y obligado a mostrar sus credenciales. Pertenecía a la Guardia Nacional.

El colmo de la desvergüenza es el delegado de la FGR en Chihuahua, Ernesto Badillo, quien salió a los medios a calificar como  “exitosa” la aprehensión de Valles, cual si hubiese aprehendido a un peligroso delincuente y para ello hubiese necesitado el empleo de una gran fuerza policíaca.

Ojalá esa enjundia la mostrara para combatir a la delincuencia organizada que está en poder de extensas áreas del estado de Chihuahua.

Y en eso de criminalizar a los movimientos sociales, ahora no va solo el gobierno de la 4T. El fiscal Peniche y el secretario Mesta Soulé, seguramente por indicaciones del gobernador Corral, se sumaron a las acusaciones de la FGR.

Es verdaderamente indignante la conducta del gobernante chihuahuense. Cuando creyó que podía aprovecharse del movimiento, de manera más que tibia se sumó, luego de haber respaldado la decisión de la ex Directora de Conagua, Blanca Jiménez, de extraerle el agua a las presas, cuando se lo propuso -y apoyó- a mediados de diciembre del 2019.

Luego, tuvo que huir una semana del Palacio de Gobierno ante el cerco impuesto por los productores, quienes le reclamaron, justamente, haberle dado la espalda a los chihuahuenses.

Ahora busca congraciarse con el presidente y saca la guadaña en contra de los productores.

Finalmente. Dan pena quienes respaldan al gobierno federal, sus argumentos derrochan mentiras, desconocimiento y/o mala fe; entre ellos, destacadamente, el ex delegado y ex candidato de Morena, Juan Carlos Loera.

El agua, ciertamente, le pertenece a la nación, (como todas las cosas del territorio nacional); nadie puede ostentarse como propietario de ella, pero el Estado Mexicano tiene la facultad de concesionarla, y en el presente caso lo ha hecho con los usuarios de los distritos de riego de las presas.

Ese es el derecho que tienen; por lo tanto, no puede autoridad alguna modificar esa situación si no es respetando los procedimientos establecidos por la ley, que contemplan, además, el derecho al debido proceso de los usuarios.

No es cierto lo que afirma Loera en su muro: “… El agua es de todos, no de unos cuantos, quienes insisten que el agua de las presas les pertenece, eso no es así, son aguas nacionales y deben llegar a los cauces naturales para dar vida a otros lugares. No puede persistir el egoísmo”. Nada de lo que dice está incluido en el Tratado de Aguas.

Ahora deberán arrostrar -los gobernantes de la 4T- la muy justificada ira de muchos chihuahuenses que se presentarán el martes en la capital del estado a exigir la liberación de Andrés Valles.asertodechihuahua@yahoo.com.mx

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.