26 mayo, 2022

El Devenir

Periodismo con compromiso social

¿Reanudará el SNTE la práctica diaria de la democracia?

5 min read
Opinión.

“En lontananza se vislumbra un monumento que el pueblo entero erigirá al maestro, que no será de bronce su estructura, sino de fuerza en el ideal, plenitud en el talento y abnegación en el patriotismo, por establecer la democracia y la justicia para educar en la libertad”. Dr. Alfonso Rojas Pérez Palacios

En el marco de la indeseable  Segunda Guerra Mundial (1939-1945), en que se enfrentaron y arrastraron a otros países, afines o por temor, esencialmente, el Eje Berlín-Roma-Tokio; y la Alianza, Inglaterra, Francia y Unión Soviética. Cuyos espías y otro tipo de agentes se desplazaron por el territorio mexicano, de  Latinoamérica y del Caribe, que pretendieron penetrar no sólo en puntos estratégicos militares, gubernamentales e industriales, sino hasta en las agrupaciones sindicales; surge en plena vorágine belicista mundial, el actual Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

México, el gobierno del país, entra en la conflagración mundial, en mayo de 1942, convocando al pacto de “unidad nacional” que firmaron los dirigentes del movimiento obrero y de los trabajadores en general, en junio de 1942, con los representantes del gobierno mexicano.

Una de esas fuerzas laborales con presencia en todo el territorio nacional fue el gremio de los profesores o maestros al servicio de la educación pública, que hacía tiempo estaba sumido en un remolino de corrientes y expresiones político-sindicales e ideológicas contrapuestas, a tal grado que había dos o tres sindicatos locales y/o regionales (SNATE-STERM) de impronta anticomunista,  que impulsados por el propio secretario de Educación Pública del momento, Octavio Béjar Vázquez, buscaban hacerse del poder sindical magisterial.

Y fue,  durante los días 24 al 30 de diciembre de 1943, en que se llevó a cabo el congreso nacional. Siendo, precisamente,  el 30 de diciembre de 1943, en que el  Sindicato Único de Trabajadores de la Enseñanza (SUNTE), El Sindicato Mexicano de Maestros y Trabajadores de Educación (SMMTE), el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de la República Mexicana (STERM), el Sindicato Nacional Autónomo de Trabajadores de la Educación (SNATE) y algunas pequeñas organizaciones de docentes que se agregaron, decidieron después de un acalorado y tortuoso  debate de seis días, conformar al SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN (SNTE), cuyo primer Comité Ejecutivo Nacional, estuvo encabezado por su secretario general, Profesor e Historiador Luis Chávez Orozco.

Destacaron como primeras acciones de lucha del comité dirigido por el historiador Chávez Orozco: el registro del naciente sindicato ante el tribunal de arbitraje; LUCHAR PORQUE LAS MEDIDAS REPRESIVAS (disponibilidad, ceses, cambios de adscripción, retención de salarios, descuentos injustificados, cobro por adquirir una plaza u horas…), aplicadas por el anterior titular de la SEP, Octavio Béjar Vázquez, quedaran sin efecto; presentarse el CEN en pleno ante el ministro Jaime Torres Bodet, con la finalidad de obtener el reconocimiento de la SEP para sus gestiones laboral-profesionales, impulsar aumentos salariales sustanciosos, así como pugnar por la INCORPORACIÓN de SOBRESUELDOS de EMERGENCIA al SALARIO ORDINARIO.

Desde luego, como ha siendo siempre, el magisterio interesado en la actualización y perfeccionamiento de su desempeño docente y comunitario, solicitó la creación de un Centro de Capacitación para Maestros no Titulados, y la apertura de otras instituciones que periódicamente preparan al gremio en aspectos de carácter de desarrollo comunitario, social, político, científico y cultural que elevasen y enriquecieran su labor  pedagógico-cognoscente.

Amplia, rica y ejemplar es la historia del magisterio de los EUM, desde la construcción del MÉXICO INDEPENDIENTE, pasando por la REFORMA, por la edificación de la REPÚBLICA, por la etapa armada de la REVOLUCIÓN MEXICANA, hasta nuestros días. Luchas revolucionarios en que tuvieron fuerte presencia destacados e ínclitos  profesores como el propio Hidalgo, Morelos, Valentín Gómez Farías, Ignacio Ramírez “El Nigromante”, Otilio Montaño… En tal virtud y dada la limitante del espacio, pasaremos a los siguientes aspectos de la vida de todo sindicato obrero y de los  trabajadores en general, especialmente en el ínterin electoral-sindical de las Secciones 8 y 42 del SNTE.

Debe reconocerse que en las filas del sindicato magisterial que tiene como muy ponderable lema: “Por la Educación al servicio del pueblo”, aun cuando se ha  tenido  como “líderes” o “dirigentes” a pseudosindicalistas, corruptos y traidores, la auténtica  base magisterial ante la amenaza de grupos o grupúsculos politiqueros y reaccionarios o ante los abusos profesionales, laborales y escalafonarios del “patrón-gobierno”, brazo con brazo, integrados en un solo cuerpo, salen a la defensa de su SINDICATO en total unidad.

Todo ello considerando los dos aspectos de la Unidad Sindical: UNIDAD DE ACCIÓN y UNIDAD ORGÁNICA.

Probablemente las “nuevas” generaciones de profesores sindicales ignoren que connotación tienen ambos conceptos. El maestro e investigador Américo González, en una de sus obras: “OPORTUNISMO Teoría y Práctica del Movimiento Sindical Mexicano, asienta lo siguiente:

“Por unidad de acción, comprendemos la lucha de los trabajadores por objetivos concretos que les unifican e interesan a todos, a pesar de pertenecer a diversas corrientes dentro del sindicato, a pesar de pertenecer a diversas centrales de trabajadores; partidos políticos o a pesar de estar pulverizados en pequeños grupos o facciones.

“El triunfo,  la victoria de los trabajadores en las consecución de sus demandas comunes, tras salvar diferencias personales y desconfianzas mutuas; tras una o varias luchas de esta índole, quedan puestas las bases para que los trabajadores entiendan con nitidez la necesidad de unificarse en u sólo organismo, que garantice una mayor fuerza y mayores posibilidades de éxito para plantear sus demandas al sector patronal o al Estado.

“Visto lo anterior, la UNIDAD ORGÁNICA, será la unidad de todos los trabajadores de la educación pública, de todos los trabajadores de la fábrica, de la industria, de profesión determinada, de los obreros agrícolas, bajo las banderas de un solo sindicato, de una sola federación, de un solo ORGANISMO defensor de ls intereses colectivos de los agremiados”.

Obviamente, la unidad de acción y la unidad orgánica no pueden estar al margen de la DEMOCRACIA SINDICAL en aras de la LIBERTAD y JUSTICIA de todos y cada uno de los miembros activos, pensionados y jubilados del SNTE.

En el Artículo 3º de la CPEUM, en su párrafo II, inciso a se establece: [El criterio que orientará a la educación…] “Será democrático, considerando a la democracia no solamente como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo”.

Que yo recuerde, desde 1957 en que inicié mis servicios como maestro, en la Sección 40-42, no ha llegado a la dirigencia estatal  una respetable compañera. Para estar a tono con la primera gobernadora con otras dos  altas funcionarias del Poder Legislativo y Judicial, ha llegado el momento de votar por Wendy Elizabeth Luján Torres. 

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.