domingo, agosto 07, 2022

Deportes

Warriors vapulea a los Celtics 107-88 en espectacular tercer cuarto, para empatar la serie a un triunfo

El equipo de San Francisco iguala en casa la eliminatoria en el segundo partido de la final (107-88). El tercero se jugará el miércoles en Boston.

Fieles a su estilo, los Golden State Warriors enderezaron el rumbo del segundo partido de la final de la NBA en el tercer cuarto. Hasta entonces, la cosa les había salido más bien espesa, pero llegó, como siempre, Spephen Curry, y como a veces, Jordan Poole, y se acabó la discusión a base de triples.

El último lo anotó Poole sobre la bocina y casi desde el medio campo. Total, que los Boston Celtics acabaron 21 puntos abajo, y al término del partido el marcador (107-88) hablaba este domingo por la noche con elocuencia.

El último cuarto confirmó la debacle para el equipo entrenado por Ime Udoka que, desde el banquillo de la impotencia, hasta se llevó una falta técnica por protestar a los árbitros. Enseguida el abismo se ensanchó en el marcador hasta los 29 puntos, y los Celtics poco menos que bajaron los brazos.

Pero lo cierto es que eso tampoco hizo justicia a su desempeño; los de Boston en realidad habían sujetado el marcador con determinación en la primera mitad del partido. Por un momento, pareció que iban a lograr lo (casi) imposible.

Solo dos equipos en la historia de la NBA, los Chicago Bulls en la temporada 92-93 y los Houston Rockets de dos años después, ganaron los dos primeros partidos de la final (y, spoiler, tanto unos como otros se acabaron llevando el anillo).

Tras dar la sorpresa el jueves pasado derrotando en campo enemigo, el reluciente Chase Center de San Francisco, a los Warriors en el primero de los siete asaltos, los Celtics regresan ahora casa con la eliminatoria igualada.

Junto a Jaylen Brown llevó el peso de su equipo en el primer cuarto; juntos marcaron 26 de los 30 puntos de los Celtics en los 12 minutos inaugurales, que acabaron con los visitantes un punto arriba.

Luego, Brown decidió darse de baja, como Al Holford, el primer dominicano que se ve en esta tesitura en la historia, que en realidad lo traía decidido de casa: marcó 26 puntos en el primer encuentro, y en este segundo, solo dos (los mismos que otros de los que se esperaba más: Marcus Stuart y Robert Williams III). Tatum, en cambio, siguió a lo suyo. Acabó el partido con 28 puntos y fue el segundo máximo anotador. El primero, con 29, fue Curry.

El siguiente asalto de la final de la NBA será el miércoles en Boston, una ciudad deseosa de que el baloncesto vuelva a casa. Los Celtics son ese equipo legendario que sigue confiando demasiado en la memoria de sus aficionados. Tienen 17 anillos en sus vitrinas, pero solo han ganado un campeonato desde 1986. Fue en el lejano 2008. La historia de éxito de los Warrriors está mucho más fresca. Han jugado seis de las últimas ocho finales. Tres de sus seis anillos los lograron desde 2015.