miércoles, julio 06, 2022

Aída Holguín Baeza, Buzón

Yo defiendo al INE

Que el INE se ha dedicado a obstaculizar la democracia en lugar de promoverla, dice Andrés Manuel López Obrador.

Que el INE ha claudicado a su responsabilidad constitucional de respetar los derechos políticos de los mexicanos, dice Mario Delgado; que el INE no ha privilegiado el interés superior de proteger la democracia y la Constitución, dice Claudia Sheinbaum; y que el INE busca impedir el libre ejercicio del derecho a la democracia de los mexicanos, dicen los 17 gobernadores de Morena.

O sea, según sus razonamientos, el INE, ese que aprobó el registro de Morena como partido político, que declaró la validez de las elecciones en las que los candidatos de Morena resultaron electos y que les entregó las respectivas constancias de mayoría, actúa en contra de la democracia.

Lo que pasa en realidad es que, como era de esperarse, cuando el INE cumple con su deber sin que éste los favorezca, inventan “complós” en su contra y se victimizan para manipular al “pueblo bueno y sabio” en contra del INE, quesque en nombre de la democracia. Y así, con ese modus operandi, es que ahora nuevamente buscan desacreditar al INE.

No es novedad que López Obrador y compañía busquen desacreditar, deslegitimar o descalificar los pocos organismos independientes y autónomos que quedan, como es el caso del INE. Y he ahí el meollo del asunto: precisamente porque la independencia y autonomía del INE ha logrado sobrevivir a pesar de los embates -pasados y presentes- de López Obrador y su ahora maquinaria de la 4T.

Pero bueno, son de esas ironías de las que las democracias en desarrollo no se salvan. Y es que como bien lo dijo Kofi Annan, esas democracias y las más nuevas son mucho más susceptibles a las tácticas de los populistas y demagogos. Irónico es pues que, las tácticas populistas y demagógicas de López Obrador hayan tenido cabida gracias a instituciones que, como el INE, han cumplido con su deber.

¿Que el IFE era perfecto? No, no lo era. ¿Que el INE es perfecto? No, no lo es. Sin embargo, eso no es motivo para que en menos de un sexenio destruyan todo lo que, en materia de democracia electoral y participación política, se ha logrado construir, apuntalar, estabilizar y robustecer a lo largo de tres décadas. Y que Morena le haya pedido a los legisladores de su partido impulsar y acelerar el proceso de juicio político en contra los consejeros del INE, es prueba clara de que quieren destruir al INE o, por lo menos, exterminar su independencia y autonomía.

El asunto es que, ante las campañas de desprestigio, difamación y hostigamiento por parte de Andrés Manuel López Obrador y su maquinaria de la 4T en contra del INE, el deber de todo ciudadano libre y responsable es defender al INE, y por eso yo defiendo al INE.

En esta ocasión, concluyo citando lo dicho alguna por el teólogo y politólogo estadounidense, Reinhold Niebuhr: Hay situaciones históricas en las que la negativa a defender la herencia de una civilización, por imperfecta que sea, contra la tiranía y la agresión puede tener consecuencias incluso peores que la guerra.

Aída María Holguín Baeza
laecita@gmail.com